SALVOS POR GRACIA

JESUCRISTO VENDRA ESTES PREPARADO O NO
La mayor parte de los evangelios hablan al pueblo Judío, tienen profecías de futuro para el pueblo Judío. A la iglesia se
le habla que esté vigilante, porque va a recibir a su esposo; en cualquier momento en un abrir y cerrar de ojos, la
Iglesia tiene que estar vigilando en todo momento, todos los días. Lo esperes o no lo esperes, él vendrá, estés
preparado o no, él vendrá.

Las  circunstancias ya están, éste es el tiempo, el punto de referencia es la iglesia, porque Pablo dice: que el
anticristo no entraría en acción  (hijo de perdición,el inicuo, el falso dios) hasta que no viniera la apostasía. La
apostasía más terrible la estamos viendo ya.

2 tesalonicenses 2:3-4

El día y la hora nadie lo sabe, pero si se puede percibir el año.

A los discípulos Jesús les dijo no os toca a vosotros saber el tiempo y las ocasiones, ellos querían saber cuándo
vendría Jesús como Rey.
Jesús cuando vino, no vino como rey; vino como cordero, como redentor, como mártir. En la segunda venida si
vendrá como León, como Rey; pero la segunda venida no es el arrebatamiento. En el arrebatamiento él estará arriba,
y la iglesia subirá. Después de los siete años de la gran tribulación, vendrá. Porque sino Israel no viviría.
Hay Ángeles poderosos preparados para venir a luchar contra los demonios, al final de la gran tribulación.
Los demonios que salen de las personas que son liberadas, están en el aire; deseando un cuerpo seco, sin vida
espiritual para morar en él, pero si tienes poder de Dios los puedes echar al infierno, él único que puede echar los
demonios al infierno es  Jesús.

Dios envía espíritus engañadores, para que el que no crea a la verdad, crea a la mentira y no se salve.
Por eso hay mucha gente que no cree en el rapto, porque están siendo engañados.

2 tesalonicenses 2:11-12
"Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que
no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia."

2 Timoteo 4:8
"Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a
mí, sino también a todos los que aman su venida."

Cuando Pablo habla de su venida, no habla de la venida de Jesús en la gran tribulación, (ése es el día del Señor, día
de conflicto, y espanto). Nosotros esperamos el día de Jesucristo.

Israel, rechazo al Padre, cuando rechazaron a Juan Bautista, porque él vino por mandato del Padre, para hablar del
que vendría detrás de él, a Jesús lo rechazan en la cruz; y al rechazar a Esteban, rechazan la última oportunidad que
da Dios a los Judíos, es entonces cuando el Señor saca el rebaño que tenía escondido, y empieza una nueva era con
los gentiles. Hasta hoy los Judíos no aceptan a Jesús como Mesías. Hoy los Judíos rechazan a Jesús, porque la
iglesia católica mató a muchos Judíos acusándolos de haber matado a Jesús.

La iglesia ecuménica es la que dará la bienvenida al anticristo. La tierra quedará devastada después del rapto, y
él restaurará todo; por eso la gente lo aceptará, quitará todas las biblias, y  empezará la persecución a los que
profesan fe.

Cuando Jesús hablaba, los discípulos no comprendían, como mucha gente hoy no comprende que Jesús viene, y
niegan el rapto. Hoy se vive en un campo magnético de pecado, donde el pecado te absorbe. Tenemos que velar,
estar preparado es velar; estar consciente que vendrá como ladrón, a la hora que menos lo esperas, eso es velar, y
no dejar de reunirce, sin poner excusas, porque a Jesús no le valieron las excusas. Si empiezas a excusarte no te
marchas en el rapto.

En el antiguo testamento la gente se salvaba por las obras.

El pecado es tan grande que tú no te lo ves, y quieres restaurar y corregir a otras personas que son más perfectas:
pero dice la Biblia, que no debemos hacer nuestra propia justicia, solo hay uno justo; Jesús. Si te crees tan justo para
juzgar a otros, es que has quitado a Jesús de su trono, y te has puesto en su lugar. La religión no te salva, ni te
redime, nos reunimos para velar, y para que encontremos propósitos en Dios, sino tienes propósito no glorificas a
Dios. La gente busca ganar para su propia gloria.
Dios se glorifica en las personas que saben que sus recursos no son suficientes, y no son prepotentes.

No puedes ignorar el rapto, porque ignorarlo es ignorar la santidad, y tu
preparación. Si eres una persona prepotente, no se te podrá decir las cosas, y menosprecias a los demás.

Mateo 5:29-30

Por eso es mejor vivir ignorándo que vives, que ves; ésto se llama abstenerse, resistir.
Jesús sudó sangre en el huerto de getsemani, porque estaba combatiendo el pecado de la desobediencia de Eva, en
el huerto de Edén.
Jesús podía ver el mundo invisible, él podía ver los demonios burlándose.

La gente que se quede en el rapto, buscarán a aquellos que le negaron la fe, para recriminarles.

En la gran tribulación le harán cosas tan terribles a las personas que se queden, que dijo Jesús: nunca a
habido ni habrá un tiempo como ése.
No debes dejar de reunirte, para que ése día no te sorprenda. Te puede sorprender viviendo  desordenadamente, en
brujería, te puede sorprender en muchas maneras.
Dios es único, y tienes que empezar a desmantelar cosas de tu vida, si creés que ése día se acerca, te das prisa,
corres.

Cuando vino Jesús nadie podía cumplir la ley, pero él si la cumplió. Por la gracia cumplimos la ley, no la de Moisés,
sino la del Espíritu.
Por la gracia de Jesús, intercede por nosotros y nos limpia con su sangre, por eso velar es para marcharnos, para
poder salir y recibir al Esposo. Nuestra lámpara tiene que estar por encima de la mitad. El Espíritu viene a través de la
palabra, y la palabra viene a través del Espíritu.

Para el rapto tienes que tener algo más que llamarte cristiano. La gracia es, el que creyera en él será salvo; no es una
creencia religiosa, sino una creencia de vida; la religión no tiene vida. Por eso muchos se esconden detrás de una
creencia falsa, la creencia es de fe, y la fe es acción, el justo vivirá por la fe.

Lucas 18:18-30

Éste hombre era un hombre importante, Jesús era Dios, pero éste hombre no lo reconoce como Dios.
Jesús no deja pasar nada, sino velas no te dejará pasar, velar con el propósito de irte al cielo, no te puedes tomar la
confianza; puedes tener muchas cualidades humanas, pero no estás cualificado para irte en el rapto.
Una novia no deja para prepararse el último momento, la boda viene ya con un año de preparación. Se necesita el
fuego del Espíritu, y no justificarte.

La palabra que Jesús trajo era para las ovejas pérdidas de Israel, Jesús aplicaba el evangelio de las obras, cuando
vamos a las epístolas encontramos el evangelio de la gracia, pero a los Judíos Jesús les pedía todo. La salvación les
venía por obras.

Zaqueo se hizo rico a costa de los demás, cuando él entendió ésto dijo: a los que les cobre de más, le
devolveré cuadriplicado; Jesús dijo: hoy ha llegado la salvación a está casa. A los ricos les costaba mucho dar ése
paso.

Hoy Jesús no nos pide lo material, nos pide el corazón, es fácil comprar el cielo con dinero, lo difícil es entregar el
corazón. Por eso hay tantos ladrones, que piden dinero, casas, coches a cambio de milagros, porque no siguen a
Dios, siguen a los hombres.

La salvación nos viene por oír, hoy mucha gente no oye, no se prepara. La fe viene por oír, y sin fe no te salvas.
Nuestro tesoro tiene que estar en el cielo, tenemos que darlo todo desde el corazón.

Jesús sabía que le estaba hablando a gente cotradictora, él sabía que lo estaban rechazando desde que vino a está
tierra.
El joven rico se entristeció, cuando Jesús le pidió todo; hoy mucha gente se entristece porque no ha
entregado su corazón a Jesús, sino le entregas tu corazón no puedes cambiar, no puedes tener la manifestación
del Espíritu.
Si el rico hubiera dicho: Jesús por ti lo vendo todo, seguro que Jesús le hubiese dicho que no, porque Jesús quería
ver su corazón. Él se entristeció, y se alejó de la salvación, y prefirió el infierno.
Si las riquezas te controlan, y eres duro de corazón, no podrás entrar al reino de los cielos, tienes que cambiar hoy;
no hay otra oportunidad.

Hay muchos tipos de riquezas: ricos en malicia, en maldad etc. Tu corazón tiene que ser rico para Dios, y no hacer
tesoros en tu mente.
Tenemos que mirar dentro de nosotros, y sacar todo aquello que es maldad, para poder comprender las escrituras, y
poder ver a Dios; a Dios lo vemos con los ojos de la fe, si no hay fe no hay Jesús, no hay evangelio, sin fe nadie se
salva.

La fe no viene por la música, la música hoy está creando enfriamientos, la palabra trae fuego al corazón.
Necesitamos equilibrio en nuestra vida, el evangelio hay que vivirlo.

En el tabernáculo había sólo un fuego, los hijos de Aarón cogieron fuego extraño y murieron, nosotros no podemos
tomar fuego extraño de otros altares.
Una cosa que no es para ti, no la toques, porque luego lo lamentarás.

Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios, sin Jesús es imposible salvarse, pero por él todo es
posible. Pedro le dijo: nosotros lo hemos dejado todo, porque para seguir a Jesús había que dejarlo todo, él probaba a
las personas.

Antes se tenía que demostrar que creían que él era el Mesías, por eso fueron pocos los que le siguieron.
Hoy estamos bajo la gracia. Pablo dice: manda a los ricos que hagan bien, y sean ricos en buenas obras. La iglesia
gentil, no tiene las mismas condiciones que Jesús le aplicó a los Judíos.

Muchos dejaron todo por Jesús, él les dijo que les daría cien veces más. Cuando dejas algo no lo dejas para el
hombre, lo dejas por el reino de Dios; pero si alguien te quiere sacar lo que tienes( tu casa, tu coche etc) entonces no
es para Dios, es para el diablo, en ésto no tienes que ceder.
Podemos pasar por muchas pruebas, pero si estamos en las manos de Dios, las pasamos con gozo. Dios prueba el
corazón.

Deuteronomio 8:2

Hechos 16:30-32

Cuando el carcelero pregunta a Pablo: que debemos hacer para ser salvos? Él responde: cree en el Señor Jesucristo
y serás salvo tú y toda tu casa. Después de la resurrección de Jesús, se prédica el evangelio de la gracia, Jesús
podía pedirlo todo, porque es Dios; los apóstoles predicaban el arrepentimiento de pecado.
Cuando oyes el evangelio estás más cerca de Jesús, que los que no escuchan; pero tienes que escucharlo sin jugar,
escuchar con un propósito, uniéndose al ministerio.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER A ESTUDIOS BIBLICOS