A menos que seamos verdaderamente espirituales, no abandonaremos el protagonismo. Para ser un adorador no se debe vivir para uno mismo. Por el contrario, los legalistas se mueven según sus estados de ánimo. Estos exigen cumplimientos de estatutos para sentirse ellos importantes pero en realidad, sus vidas no son sinceras ante Dios.
Hay otro tipo de creyentes que: ni son legalistas, ni son espirituales, estos son los que se hacen dioses a si mismos. Dentro de este último grupo están los: cantantes, predicadores “estrellas”, intercesores “internacionales” etc.
Lo más importante es tener un corazón receptivo a la Palabra de Dios. La verdad de la Palabra nos hace libres. Si tenemos una reacción positiva cuando notamos la inspiración de Dios, sabremos entender su revelación.
Hay creyentes que le piden a Dios con miseria: “Señor dame migajas” y estos también le dan al Señor migajas.

Isaías 53:2 …

53:2 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.

Jesús haciéndose carne tomó nuestro nivel para que le deseemos. Un predicador auténtico no hace el énfasis en su lenguaje, ni en su potencial humano, sino en que Jesús se vea reflejado en Él. Dios desfiguró el lenguaje de Moisés para que el pueblo se fijase en Javeh.
En el huerto del Getsemaní, Jesús fue molido en su cuerpo y en su alma. Ninguno de los discípulos estuvo allí para apoyarle. Nadie podía llevar su muerte en su cuerpo.
Jesús tenía agua y un verdadero banquete, pero solo es para los que tienen hambre.
En la parte del calvario que mas nos puede asombrar y enseñar es allí donde dice que enmudeció. Su silencio fue majestuoso dentro del temblor de la muerte.
Nadie entrará en el reino si no se vuelve niño. Es Dios quién pone condiciones a diario para poder entrar en su reino.
Somos insuficientes con nuestra oración para que el Señor nos guarde. Él debe enviar su ángel para que nos sostenga.
Jesús ha invertido su sangre en su Iglesia (en Samaria como congregación también).
Que Él haya invertido su sangre quiere decir que se fía de nosotros.
El enmudecimiento de Jesús en la cruz, nos debe enseñar más de lo que pensamos.
Las enemistades que podemos tener entre los hermanos, le siguen hiriendo todavía.
Si somos su linaje escogido debemos nacer de nuevo en aquel huerto. Nacidos en su  muerte, para que de nosotros no se levante ningún área opositora a su señorío.

COLOSENSES 2:12

2:12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

El Espíritu Santo es quien nos revela auténticamente a Jesús. La religión enseña teología, enseña letra que adormece a los creyentes, pero el Espíritu Santo nos constriñe, nos acerca al Padre. La adoración en el Espíritu ha de hacerse conforme a sus enseñanzas. El cuerpo se somete al alma y esta se somete al Espíritu.
Dice Pablo en estas escrituras de
Colosenses 2, que también participamos en su muerte, para participar en su resurrección. Debemos contar como desaparecidos, pues nuestro destino es caminar con Dios. Él es celoso y apasionado de lo que es suyo.
El mundo busca tenernos con él, pero el Señor anhela tenernos desaparecidos para el mundo y así figurar para Dios. El Espíritu que Dios nos ha dado, nunca va a morir. Por lo tanto, debemos caminar como resucitados para Él.
Si Jesús nos ha dado vida, nos la ha dado con Él. No tenemos vida para vivirla fuera de Él. Él es nuestra vida.
Hay un rio que pasar en nuestra vida, pero debemos pasarlo a base de  pruebas, pero con gozo.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

JESUS NUESTRO HEROE

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Predicas cristianas, mensajes y sermones, bosquejos cristianos, Palabra