Nadie puede verse por dentro con los ojos naturales, sino con los ojos del entendimiento.
Las personas que no se alimentan de lo espiritual, ¿Cómo podrán dar de comer a otros?

Nuestro entendimiento tiene medidas y tallas, si no damos la talla de entendimiento, no podremos comprender la obra que el Espíritu Santo está haciendo.

La visión y la revelación que cada congregación recibe de Dios, puede servir de modelo a otras, pero no se puede aplicar al cien por cien.
Dios es exclusivo y tiene una gran amplitud de dones y ministerios para repartir.

El corazón guarda y también ama. Cada miembro está puesto en el cuerpo para realizar una función.
El corazón verdadero está debajo o detrás del corazón músculo y por eso cuando el Espíritu se manifiesta a nosotros, le habla al corazón espiritual, el que es músculo se acelera y recibe un impacto.

El que es nacido del Espíritu recibe en su corazón espiritual la resonancia del corazón de Dios.

Cuando Dios nos derrama una unción fresca, Él no ve al hombre natural sino a un ser inmortal en nosotros.

Alguien que va hacia adelante es una persona “elevada” en Dios. Sin esfuerzo no hay resultados. Si estamos decididos a arrebatar la vida, seremos inconformistas con los malos resultados; millones de creyentes se amoldan a sobrevivir tan solamente y huyen de toda responsabilidad.

Nuestro pasado no existe para Dios pues al convertirnos, Él tomo toda la iniquidad de nuestra vida antigua y la enterró en el fondo del mar.
Ningún “predicador” puede desenterrar lo viejo, las historias del pasado y volverlas a levantar. Al entrar Jesús en nuestro corazón, hemos recibido la “amnistía” de Dios.

En la Iglesia verdadera no hay nadie imprescindible, solo Él es quien sostiene a su Iglesia. A los amigos Jesús les dio instrucciones, a los simpatizantes no les compartía su verdad.

Lucas 9:62

9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Hay muchas ocasiones en las escrituras que se hace énfasis en que no debemos retroceder en el Reino de Dios.

Dios hace o toma lectura del contador de nuestra vida y nos pasa factura. Abel trajo la mejor ofrenda, la más gorda, un animal que simbolizaba la ofrenda espiritual y Caín, su hermano, trajo la ofrenda de la tierra, hortalizas que simbolizaba lo natural, lo de abajo.

Al traer la ofrenda ante el altar de Jehová debemos aprender a suplicar su perdón.
En los últimos días muchos negarán la verdad de Cristo con sus hechos, aunque con su boca confiesen cosas distintas. Mirar hacia atrás es algo que Dios no puede soportar, a Él le costó todo no volver atrás.
Nos ha capacitado para no retroceder sin más.

¿Quién es auto suficiente para no acudir a Dios y pedir ayuda?

Gálatas 6:7

6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Juan 6:63

6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

El reino de Dios viene en la reunión y se hace palpable en aquellos que van hacia adelante.

“La carne para nada aprovecha” La carne es el mundo y todo lo que le envuelve.

Los creyentes que avanzan son los que saben clamar en el espíritu y gemir por dentro, pues se han entregado por completo al Señor.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

DIOS NO SE AGRADA CON LOS QUE RETROCEDEN

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Predicas cristianas, mensajes y sermones, bosquejos cristianos, Palabra