IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

SE CONSCIENTE DE DIOS EN TI

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Tienes que ser consciente de Dios todo el día
Venir a la iglesia frenado no existe, no sirve un cristiano entrecortado.
Deberíamos cumplir los sueños de Dios: no puedes tener tu vestimenta limpia sino has echado de tu vida el pecado y el mundo. Ser
un cristiano de grado es ser un cristiano de honra, y puede alcanzar un grado cualquier persona, no se trata de ser intelectual.
Los religiosos, fariseos, escuelas y sectas predicaban que el Mesías vendría, conocían la
palabra pero cuando vino Jesús no le conocieron a Él en la palabra. Así que, conocían la
palabra, como hoy conocen la palabra en las escuelas bíblicas y universidades, pero no le
conocían a Él. Llegó Jesús que es la palabra y no lo conocieron. Y hoy Jesús si pasase
por en medio de ellos tampoco le conocerían.

Ser consciente es en tu mente espiritual; con mente natural no puedes ser consciente
de que tienes una relación con Jesús. Muchos pueden orar día y noche y no son
conscientes de la presencia de Dios, de su existencia. Creen que por orar ya está, lo
hacen como algo mecánico.

Dios separó las tinieblas de la Luz. Todo era un caos de la creación hasta que Él decidió
darle orden bajo su palabra. Así que el verbo, la palabra hizo que todo se pusiese en
orden.

Se tiene que pasar mucho tiempo buscándolo, días y días, no sólo en el culto sino una
continuidad en mente y corazón para poder ser consciente de su presencia. No se trata
de hacer métodos o sistemas para ser consciente de su presencia. El que es consciente
no peca más, porque bloquea su ser sólo para Dios.

Nunca sabrás como es tu ser hasta que no vivas en esa conciencia. El método de orar
sin cesar no se trata de mover solamente la boca, sino ser consciente de Él que te rodea,
te sigue y te observa. David era consciente y sabía lo que a Jehová no le gustaba.

No puedes ser consciente a menos que tengas la palabra morando dentro de ti.
Entonces Dios te preparará un rocío celestial, una lluvia y te mantendrá en su
pensamiento. Se pueden hacer libros pero quien lo vive realmente está atrapado por Dios;
los que son hijos de Dios son guiados por el Espíritu.

Los religiosos conocían la palabra, pero ellos no le conocieron a Él. Hoy el pueblo
evangélico conoce la palabra, la Biblia con el conocimiento natural pero no le conocen a
Él. No son conscientes de su presencia. El que no renuncia, Dios no puede hacer nada
con él. Y si no se niega así mismo no se puede acercar a Dios interiormente. Si quieres
que Dios te trate y te cuide, debes renunciar y negarte a muchas cosas.

No existe el adorador con queja. El adorador verdadero es el que no se queja. Puedes
saber mucho pero no conocer la vida interior con Dios.
Todo lo que no proviene de fe es pecado, y el que sabe hacer lo bueno y no lo hace peca. Que clase de cristianos somos? Como es
tu vida con Dios? Puedes cantar muchas canciones pero, vives lo que cantas? Sólo el poder de la palabra rompe las cadenas.

Cuando tú eres consciente de lo que le pides a Dios o qué le das, no pones ninguna cosa fea ante Él. Puedes orar 24h, has hecho
un método religioso de la oración pero no eres consciente de Él en ti, de que te observa. Si tienes cadenas cortas la relación con
Dios. No es lo mismo un cristiano superficial, que no es real, de uno que su interior es real a con Dios.

Somos fáciles de engañar, así que no somos tan cultos como nos pensamos. Jesús dijo: “… si bien viniere otro en mi nombre
le creeréis, y vengo yo en nombre mi Padre y no me creéis”. Cuando una persona es consciente siempre tiene los ojos clavados en
Jesús, en la palabra. Está atento. En Lucas 4 también dijo: “el Espíritu de Señor está sobre mí”. Se fue de Capernaum, y cuenta
todas las maravillas que hizo. Una vez en la sinagoga, el ministro o sacerdote, que es el pastor, le da el rollo a Jesús para que lea, y
justamente lee en Isaías: “el Espíritu del Señor está sobre mí”. Y dijo: “ hoy se ha cumplido esta palabra entre vosotros”, y aún así no
le conocieron.

Jesús era el único que sabía cuándo habría de morir porque estaba escrito en la escritura. Dios no puede estar ni conectar con
personas que no viven conscientes de Él. Dios ama a los que están a la puerta de su casa esperando que Él salga. Cuando eres
consciente, eres un águila que tienes vuelo, tienes visión. Pero el que es un pollo está en el corral y no tiene visión, y esto no es por
conocimiento sino por ser consciente de su palabra.

Muchos piensan que no deben vivir en santidad porque Jesús ya nos santificó; pero, sin embargo, la escritura dice que vivamos en
santidad, y esto implica lavarse continuamente. Con el avisado está la sabiduría. Niégate a tu estilo de vida, esto es negarte a tu
hombre natural, no puedes vivir como les demás mortales.

Para poder ser consciente debes subir grados, hasta ser consciente las 24 h de Él. La comunión íntima con Él es con los que
le aman. Se necesita amor, te tienes que negar a tus deseos, incluso hasta los buenos deben estar delante de Él. Cuando te vacías
de ti para dar a otros con el corazón, Dios te bendice sin que lo esperes. Cuando predico es cuando soy más consciente de Él.

¿Cuando seremos conscientes de lo que estamos escuchando?? En 2 Timoteo 4 dice que adoramos a nuestro yo, a nuestro ego. Y
sólo se sale de ahí renunciando a ti mismo, a tus deseos, negándote. Nadie puede acercarse sino se niega a sí mismo. Con la
palabra puedes ayudarte a aborrecer a tu yo. A destronar tu yo, pues has hecho un rey de tu ego. El culto es que seas consciente de
tu acercamiento a Él, de tu romance con Él. Dios te dio un espíritu nuevo, una conciencia nueva y una nueva psicología que tiene
que ver con el discernimiento de espíritu, de saber quién tienes en el corazón, qué pensamiento tienes y qué clase de persona eres.

Los siervos son valorados por su sufrimiento no por sus dones o su intelecto. Miremos a Jesús, y luego a Pablo como su
sufrimiento hablaba. Nuestro acercamiento es a través de tu consciente. Eres consciente del daño que haces? No has sido llamado
a hacer mal.

Dios te moldea y te hace como Él ha querido, y hoy en Cristo eres como un bloque de mármol que te va puliendo poco a poco
según tu propia naturaleza. E interiormente te hace más bello que otros. Guarda tu corona y tu lugar porque Él siempre tiene a
alguien mejor. Niégate, no te puedes acercarte a Él hasta que no seas consciente. A medida que te vas negando Él va haciendo, y
te vas acercando a su semejanza. Éramos carne de su carne y ahora somos espíritu de su Espíritu.

Puedes llegar a agradar a Dios y escuchar cosas cuando te niegas y eres consciente de su palabra en ti. A Jesús no te
puedes acercar sino lo encuentras, sino eres consciente. Esta es la Palabra que le dijo a la samaritana antes de su muerte. Las
personas que se acercan a Jesús se hacen valientes, pero cuando se alejan se hacen cobardes. Pedro se hizo cobarde cuando
negó a Jesús, su consciente le hablaba y le decía: “traidor, traidor.....”

Los que son conscientes, cuando hacen algo mal, el Espíritu rápido les toca, y quieren meterse con celeridad en agua, en la
palabra, para purificarse, porque la palabra limpia. El que dice que está bien no es consciente sino inconsciente, las obras de tu
alma son como trapos de inmundicia.

Porque vengas a la iglesia no te hace más cercano, te hace cercano la sangre de Jesús que está caliente y cuando entra en ti te
quema, sino serás como los religiosos que conocían la palabra pero no le conocía a Él. Jesús mora dentro del corazón. La gente
consciente es la que camina y su cabeza cae sobre los hombros su Amado. Nunca digas que estás bien de tu interior, no vayas de
sobrado. En Gálatas 4 dice que un niño necesita tutor, pues así estamos en la iglesia necesitamos al pastor que Dios nos ha
puesto.

Lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. Jesús murió en debilidad. Muchos evangélicos han hecho de la Biblia una bola
como los adivinos, vendiendo la salvación. El que renuncia y se niega sufre, como sufrió Abraham en obediencia para sacrificar a su
hijo. ¿Dónde está la firmeza y el fundamento? ¿Donde está el saber en quien has creído? No hagas de tu vida una rutina, no seas
un neófito, no vivas en un programa elaborado por el hombre o por ti mismo. Para conocer a Dios tienes que sufrir y negarte, para
saber lo que duele. El consolador viene cuando todos te dejan, cuando por su causa has dejado cosas y te has negado. Nos hemos
hecho niños malcriados.

Cuando estás bajo un trato de Dios, déjate, no hagas nada, renuncia y aborrece tu yo y egoísmo. Echa fuera tu avaricia.
Cristo no llevaba espada ni cuchillo, su boca era la espada y la vara. Su boca era la vida y la muerte. Nos ha sobrevenido lo que nos
merecíamos. Nos hemos preocupado mucho por el exterior, hemos sido como Marta; pero, pocos hemos estado a sus pies como
María que supo escoger la mejor parte.

Nuestra mente no ha sido consciente de estar apegado a Él, pendiente de Él. La gente no es consciente del infierno. Sino no eres
consciente de Dios eres inconsciente del infierno. No tengas tus ojos en la tierra sino en el cielo. Con los hermanos de corazón no
hay secretos, son gente sensible y no hay discusiones. Nuestra ciudadanía es celestial. Él está por encima de todo.

Aprendamos que no nos estamos preparando para quedarnos. El conocer a Dios se ve en nuestra vida, en el fervor, en cómo Dios
nos marca en nuestros rostros como escultor. La oración es en el corazón, es conocer, considerar y apreciar; no tiene que ser en
gritos, es tener un Gracias.

Todo lo que no proviene de realismo es un símbolo. Cristo es una realidad. Quizás para ti sea un símbolo porque no eres consciente
de que hay una eternidad. Si Cristo es real en ti tiemblas, padeces, y no sabes dónde esconderte. La Iglesia tiene que ser causa de
enamoramiento por su amor a Jesús. Debes reflejar un cristianismo real no un símbolo. Cuando eres consciente, tus hijos lo ven en
ti y quieren imitarte y parecerse a ti porque ven virtud.

Cuanto más entregado menos descansas, porque tu interior está siempre activo, tiene mucha vida. Eli era tan inconsciente de lo
que tenía en el arca que permitió que sus hijos jugasen con el arca, ¿y como acabaron? ¿Porque no te distes cuenta antes? No has
sido consciente. Debemos seguir siendo conscientes cada día de Él hasta que podamos cogerlo. Acércate a Él cueste lo que te
cueste.

Preocúpate de que Jesús no te falte, de que te ve y este contento contigo. ¿Que vida has vivido? Sino te preocupas serás
miope y no verás sus puertas. Alcanza grados, pero sino hay renuncia, negación: no lo verás. Jesús dijo el que no renuncia no es
digno de mi. No provoquéis a ira, no os tentéis a hacer el mal, antes solícitos en guardar la Paz y la unidad.

«Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha
preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo
profundo de Dios.»
1 Corintios 2:9-10 RVR1960

1 Corintios2:11-13 RVR1960

«Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender,
porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿
quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.»
1 Corintios2:14-16 RVR1960

Dios nos ha proveído de una nueva psicología espiritual para que discernamos los espíritus y podamos curarnos. El espiritual es el
que madura y juzga las cosas, pero él no es juzgado por nadie. Nunca juzgues a un siervo con tu psicología humana.

Debes estar siempre consciente de Él, en esa concentración, sino nunca le vas a conocer. Muchos escudriñan las escrituras pero
no le conocen a Él, están muy preocupados sólo por la lectura y los estudios bíblicos pero no por su relación interior con Jesús, no
son conscientes de la persona de Jesús delante de ellos. Ser consciente de Él siempre en ti, sin cesar, en tu mente espiritual.
Tienes que ser consciente, y no darás paso a nada en tu cabeza; podrás tener algún despiste pero volverás rápidamente. Renuncia
y niégate para tener su amor.

Debemos aprender una cosa: Josué no podía ser Moisés, porque Moisés estaba más alto y Josué debía estar a los pies del monte;
y muchos hoy día no comprenden esto. Arriba le toca al que Dios llamó, Marta no puede ser María, no puedes ganarte el Amor de
Dios a menos que ocupes tu lugar, por eso tienes que pasar tu discipulado. Tú decides si seguir adelante o mirar para atrás.

Sólo hay una sola muerte, así que mientras estás en Cristo no cometas el error de desviarte del evangelio. Porque corres peligro,
pues esa sola muerte o te lleva al cielo o al infierno. Pablo no era favorito en tener fama sino en muerte, padeciendo y abrazando su
cruz. Hoy mueres para vivir.