IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

TU ALMA DEBE ABSORVER LA LUZ

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
La autoestima de aleja de Dios
Honrar es que la gente te recuerda con lágrimas de cariño. Irán al cielo los que están en luz. La plancha es para el alma para
estirar y quitar el pecado. El alma es tu identidad para entrar en el cielo.
Estamos aquí para dejar una huella de que estamos sirviendo y que hemos respetado a nuestro pastor en lo espiritual. Debes
hacerlo con el corazón , y esto significa venir consagrado.
Los cristianos con autoestima, que se aman a sí mismos están lejos de tener luz.
Donde no hay luz hay tinieblas. Los hijos de Dios tenemos que cruzar el segundo cielo
que fue donde estaba la morada de Adán y Eva, y de donde fueron expulsados a la Tierra;
y satanás se quedó allí, ya que es el príncipe del aire. Toda alma de luz, por tanto, cuando
se separa del cuerpo todo lo que le rodea es oscuridad del maligno. No es un espacio
terrenal, y no puedes subir directamente sino que te llevan dos ángeles, pues tienes que
cruzar un área donde hay guerra y ángeles con espadas que te defienden.

Por tanto, si tienes luz eres escoltado para poder atravesar ese segundo cielo, que está
ocupado por el príncipe del aire. Los ángeles están esperando a un ejercito para echar
fuera a todos esos espíritus malos pues allí se deben celebrar la bodas. Y para ello
primeramente ese lugar se debe limpiar. Así que, si cuando un alma se despega del
cuerpo no ve a dos ángeles a su alrededor, y no se ve su propia luz que es dada por Dios,
ya que es la luz reflejada por Él en nosotros, eso significa que no irá al cielo.

Dios se mueve por justicia y por amor, y no porque tú le digas a Dios que te dé.
Todo lo que pidas debes hacerlo en el nombre de Jesús, quien fue a la cruz. Para
entender debes estar atento, con concentración en el espíritu. Cuando estás en la carne
no funciona, haces oídos sordos, y si te quejas contra Jehová, Dios te apartará y
levantará un pueblo nuevo que hará lo que Él quiere.

Tenemos que controlar nuestras emociones, son peligrosas. Muchas personas se
echan a perder porque no saben beber. Jesús habló muy claro pero no entendieron su
vocabulario porque el corazón de la gente estaba enfermo, era pura llaga. La garantía está
en estar sometido, y no hay más.

La gente no se cree que hay un lugar de tormento hasta que no está allí, hoy se
vive en una esquizofrenia espiritual. Por eso debes pedirle a Dios misericordia porque la
vida cristiana es la de las escrituras, de la fe, del amor y de la sujeción.
Hay una gran diferencia entre amarte y amar. Donde no hay luz hay tinieblas. Así que si
no ves luz en ti hoy es porque no estás sujeto. Jesús estaba sujeto al Padre, y decía yo
hago los deseos de mi Padre. Dios te pide que te esfuerces, y que no seas tinieblas y
oscuridad.

Dios cuando nos creó lo hizo con un alma absorbente. Así que un alma que no tiene
a Cristo está constantemente absorbiendo tinieblas y pecado, ya que el alma está
hambrienta y entonces se llena de maldad y se alimenta de pecado.
Pero cuando uno viene a Cristo, Dios dice ahora tu alma va absorber luz que no es nuestra sino suya, y si dentro de nosotros hay
hambre y pasión empezarás a absorber y llenarte de luz. La luz y la gloria son sin límites, somos nosotros los que se los ponemos.
Por eso debes estar sujeto a las autoridades establecidas por Dios: naturales y espirituales porque sino te quedas sin luz. Cuando
percibes que tu pecho te duele y no es por un infarto, sino que sientes una presión es por el pecado porque no estás bajo la
cobertura espiritual.

Jesús se separó de sus padres por 3 días, y estos lo buscaban con angustia. ¿Nosotros, cuántas veces hemos buscado a Jesús
con angustia? Cuando Dios te da algo cuídalo. Así que si te sujetas al posadero que ha puesto Dios estarás bajo su cobertura. La
sujeción es lo principal. Si estás suelto cualquier demonio te puede pillar, torcerte y acabarte de perder.

Tienes la huella, la identidad del alma, la luz para irte si te mantienes. La sumisión debe ser de amor y de paz, de creer. Dios te trae
a la iglesia para que te sujetes, y si rompes este lazo de amor vas a tener problemas muy serios porque tu alma va a ir perdiendo
luz, irás apagando el espíritu y no vendrán dos ángeles para llevarte y atravesar el aire. La sumisión y la sujeción es espiritual.
Cuando Jesús acabó su trabajo después de pasar tres días sus padres le hallaron, y Él se sujetó a ellos, y nunca más se apartó,
sólo lo hizo en las bodas de Canaán.

Dios antes de llevarse a la iglesia trae juicios a aquellos que no han obedecido su palabra y la han torcido. La gente que
sólo quiere conciertos y diversión pero no la iglesia está en apostasía. Y  además hacen creer que no hay rapto. Todo esto sucede
por falta de sujeción y sumisión a la palabra. Hay una insumisión terrible. Jesús dijo: "el que me ama mi palabra guardará". La
juventud esta hoy día que no se puede contener, pero si los propios padres los indisciplinan y no les están dando ejemplo, ¿que vas
a decir?

No amar a Jesús es convertirte en tinieblas, por eso dijo cualquiera que ama más a padre o madre que a mí no es digno. Cuanto
más luz más verdad hay en ti. Disimular es mentir, pierdes luz, hay contradicción en tus palabras. Si te haces amigo del mundo te
conviertes en enemigo de Dios. Por eso van a venir juicios. Ser protagonista es el mismo diablo. Debemos aprender de Jesús y del
pastor, imitar su fe, pero no mirarlo en la carne sino en el espíritu, imita la fe espiritual.

¿Porqué no recibimos? Porque hemos interpretado erróneamente "pedid en mi nombre" como algo dirigido a todos, pero Jesús se
lo dijo a esos apóstoles que estaban sometidos. Dijo no recibís porque pedís mal, porque pedís para vuestros deleites y no
conforme al Espíritu Santo. Pues el Espíritu produce el querer y el hacer.

Hay que ir en busca de la luz no de las tinieblas, y no te lo creerás hasta que no vengan dos demonios y te lleven para abajo. Sino
absorbes luz, no te irás con Él. No podemos crecer por causa de la incredulidad, absorbes crisis en vez de luz.

Si Dios te trajo aquí (a esta congregación) es para que te sujetes y te sometas, tienes que absorber luz y tener los oídos bien
abiertos y atentos. La salvación es de gran precio. Los frutos son espirituales, no los hagamos como algo natural. El deleite en Dios
es espiritual no es una sensación carnal. Jesús debe ser tu delicia.

Todo lo que se hace con el corazón bueno Dios lo premia, te abre camino y te ayuda. No es por nuestros méritos. Samaria
tiene un mensaje creíble por el testimonio, por las bases y por la sujeción.

Tu propia verdad no es la verdad que Dios quiere como testimonio y luz, Él te debe purificar y someter a prueba. No puedes ir
por tu cuenta, debes estar sujeto. Santiago lo dice claramente: “el que se hace amigo del mundo se hace enemigo de Dios". La
mujer de Lot quiso mirar para atrás y se quedó. Dios es el que decide y este es su tiempo, ahora es tiempo de escapar. Él no te
quiere con amargura sino dulce, y que le ames. No puedes dirigirte a Dios como a alguien de tu familia o un amigo, no, Dios es más
que eso.

La adoración es la plomada de quien ha aprendido de Él, e imita la fe de su pastor.
Todo está corrompido, estamos dentro de una corrupción horrible. Tu alma debe absorber luz que es vida, y la vida es Jesús. Si
estás escuchando y no recoges entrarás en crisis y no saldrás de ese circulo vicioso porque no te has rendido a Jesús. Estar
rendido a Jesús es humildad, es decir nada soy, no tienes vergüenza y es no ser complejista, es decir por ti Señor he perdido cosas
y he de perder por ganarte a ti.

El juicio de Dios ha empezado ya en serio sobre los apóstatas, aquellos que se han apartado después de haber tenido fe, los que
han vuelto al vómito. Cuando uno ve los juicios de Dios, el hombre aprende. Si te apartas de Dios se te va la luz y te viene
oscuridad. No es lo mismo que siempre te esfuerces a que fluyas.

Es necesario estarle sujetos por causa de la palabra, del testimonio. Ahora sino comes carne y todavía estas con biberones
no lo entiendes. Esta revelación sino la recibes es porque estas en la carne, en lo natural, y no eres espiritual. En el cielo todos
seremos espirituales, y ahora es el tiempo en que los verdaderos adoradores, que son los predicadores, lo hagan en espíritu y
verdad.

Hay dos demonios que te están esperando a que metas los pies en el infierno sino te has arrepentido del mal que has hecho a los
ministros de Dios. La gente no escarmienta y hacen negocio de la iglesia. La iglesia verdadera no es ser evangélico, ¿que nombre
tienes que tener? Los miembros de las iglesias se quedan por ser apóstatas. Juan no predicó la prosperidad del dinero sino del
alma. Jesús dijo buscad primero el reino de Dios y su justicia, y lo demás os será añadido. Por tanto, la prosperidad es del ser
interior.

No cuestiones de la fe sino acéptala, acepta la palabra, que es la verdad y te hará libre. Tú tienes tu dios que son tus ideas,
eso es tu propia prudencia, no te apoyes en ella. Hasta que Jesús no lo ensalces en tu vida con tu ejemplo, tu alma no va a absorber
luz. El reino de los cielos no es comer ni beber sino es gozo, paz y justicia en su santo amor. Pero si has convertido la palabra en
algo común no tiene efecto en ti, pues pierde su naturaleza y, es como cuando pierdes la cobertura del móvil, no encuentras la
señal. Debes estar siempre cargándolo, y el cargador es el pastor que te trae la palabra para que no pierdas la señal.

Hemos cambiado la presencia de Dios por cualquier cosa que te ofrecen de afuera, y el Señor está diciendo yo estoy a la puerta con
el pastor que te avisa. O te entregas o te mueres. Todo lo que hagas sea con entrega sino no vale. Cada uno se debe entregar por
sí mismo, no hagas oraciones de entrega para que lo vean los demás, primero hazlo tú y dale ejemplo a los demás. Muchos se
reúnen por costumbre, dirígete a Dios en espíritu y que tiemble todo tu ser.

Salmos 36:8,9

Serán completamente saciados de la grosura de tu casa, Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias. Porque contigo está el
manantial de la vida; En tu luz veremos la luz

El manantial de la vida es la palabra, y Jesús lo dijo el que cree en mi de su interior correrán ríos de agua viva. Él nos da el agua
que viene del cielo, no son aguas naturales de la mente. Un manantial dentro de un cristiano es fuego, es avivamiento, no para.

Una vez más cuando tu alma se vaya de ti: ¿es luz? Dios le corta el rio a los que no están sujetos. Cuando naces de Jesús el no
cortó el cordón umbilical. Pero cuando te separas de Él coges cosas que crees que no te van a hacer daño y que permites que se
fusionen en tu alma; así pierdes la comunión. Si cortas el cordón umbilical no tienes ríos, no tienes vida. Cuando tú confías en Dios
Él pone palabra en ti, te trae ríos. Para ser una fuente de inspiración para los demás has de ser humilde.

Eres luz porque tus sentidos espirituales están ejercitados, y Él es luz en ti. La luz que recibes no es tomada de un ángel sino que
procede de Él, es la huella, la identidad de tu alma, el pasaporte. Él nos da de su luz.

Lo que vale es lo que Jesús diga de nosotros en el gran juicio del trono blanco. Bienaventurados los que se les ven las faltan antes
de morir porque todavía lo pueden arreglar.

S. Juan 10:10

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia

Tu carne es tu carne y tu cerebro es tu cerebro, pero tu hombre nuevo no se cansa siempre está presto. El espiritual no tiene fatiga,
se rejuvenece. El hombre externo se desgasta pero el interior esta vivo. Los cultos son para que crezcamos y nos venga más luz.
El cristiano en luz se le conoce por la abundancia de luz.

2 Corintios 9:8

Como no oímos hay mucha desgracia en el mundo. Sino tienes obras espirituales te hundes. Pero los que tienen la gracia de todo
salen. Es buena la prosperidad de Dios no las de los falsos hermanos.

Efesios 3:20?

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el
poder que actúa en nosotros,

Dios no quiere hijos desgraciados quiere hijos agraciados pero nosotros nos auto desgraciamos. Dios permite pruebas de fuego al
pastor para que la iglesia tenga abundancia. No debes vivir como un mendigo cuando puedes vivir bien, no seas como los que
almacenan en sus casas basura siendo ricos y se hacen pasar como pobres por la ansiedad de tener. Teniendo un Dios tan grande
no vivas como un mendigo.

La salvación no se compra se mendiga. Dios sálvame, ayúdame… Pero como la gente ha cogido a Dios como un ser natural,
como un psicólogo, se ha vuelto loca. En este caso no puedes venir como una afición sino con humildad. Cuando uno tiene fe, de lo
que más se goza es de decir: ¡ soy salvo!! Con Dios no se puede razonar, no existe el razonamiento porque empiezas a poner en
duda todo como hizo lucifer y hacen los ecuménicos.

La salvación es por gracia. No sabes lo que te estas perdiendo: fuentes, manantiales de Dios.
Hecha en Dios toda tu fe, tus llagas, recibe su trato. Si has murmurado contra el siervo de Dios no hay medicinas ni pastillas a
menos que haya un arrepentimiento de tu corazón, no desgarres tus vestiduras sino tu corazón y tu mente se pondrá bien. Pero el
tiempo es ya.