IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

SOMOS ALTAR EN LA MEDIA NOCHE

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
No existen excusas para dejar descuidado nuestro altar
Las personas que no sienten nada estando en la misma presencia de Dios, quiere decir que su altar está
totalmente destruido y en ruinas.
Muchos mueren antes de tiempo porque sus vidas que son sus altares están cayéndose a trozos. Vivir más es por
si somos útiles. Más tiempo aquí es si vamos a subir de nivel en las coronas que Él tiene preparadas.
Mediante tormentas y desiertos es como aprendemos a ser agradecidos. Las pequeñas cosas que nos da Dios, no lo
son en realidad, sino que son muy valiosas en el reino.
Cuando las cinco vírgenes emprendieron para recibir al esposo, lo primero que hicieron fue, adquirir aceite.
Un buen líder es aquel que tiene su Altar bien cuidado y perfeccionado. En el Altar de Dios somos hallados dichosos
por los sabios. 
Un Altar de profundidad tiene un precio muy alto.
La corona de un mártir no es la misma que la de un vagabundo espiritual.

1 Reyes 18:30
Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Jehová que
estaba arruinado.
Satanás se frota las manos si consigue que un hijo de Dios levante un altar a los “baales”.
Ganarse el hecho de que Jesús ponga sus ojos sobre nuestra vida es muy difícil. Lo bueno que sabemos hacer
debemos hacerlo para que no nos lo demande.
Manasés trajo una ruina muy completa al volverse en pos de los falsos dioses de concupiscencias. El Altar dentro de
mí, es mi vida espiritual. Comprender el valor que tiene su Altar en mí, me llevará a una purificación que incluso nos
puede doler el corazón.

Mateo 25:5
Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
La verdad nos hace libres y de lo primero que nos debe liberar es de nosotros mismos. Un arma poderosa en estos
últimos días de su Iglesia es la distracción de Satanás a los llamados sabios y entendidos. Los púlpitos tienen que ser
lugares de proclamación de que Cristo viene YA. A la altura de la media noche el Espíritu Santo nos insta más que
nunca a que le sigamos pero bajo la santidad.
Dios tiene muchas clases de regalos y ser desagradecidos con uno por pequeño que sea, es un problema grave. Si
nos volvemos necios menospreciando la dádiva de la Palabra seremos sacados fuera de su vista.

Para los consiervos, su Pastor se convierte en un manual útil para enseñar y dirigir sus vidas. Obedecer con
toda una vida de consagración es la mejor forma de invertir nuestra vida. Es el Espíritu Santo quien unirá allí en Gloria
lo que aquí en la tierra ha sido obediente y sumiso. Elías quedó solo en medio de su generación y por eso tuvo que
restaurar el altar caído para que se reanudasen las ofrendas a Jehová. Elías provocó a los suyos mediante una
actitud de consagración cien por cien.
Si creo que estamos en la media noche mi rostro debe estar erguido para recibirle.

No sirven las excusas para dejar descuidado nuestro altar. Descuidar las lámparas de las cinco vírgenes quiere
decir descuidar el Altar que ha de recibir al esposo. El aceite de los altares no es transferible, lo primero que se ve del
altar es la luz que desprende. Sin la llenura del Espíritu Santo no tendremos el aceite para alumbrar. Aunque en el día
final, día malo nos vengan “hermanos” a comprarnos el aceite, no debemos consentir en estos hechos, sino
guardarnos por completo.
La Iglesia no es una organización del hombre sino que es posesión del Espíritu Santo.

Gálatas 6:12
Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer
persecución a causa de la cruz de Cristo.
Los sabios de Dios entienden el día Grande de Jehová y se purifican a sí mismos no dejándose engañar por los
altares extraños. En el Altar de Jesús estaba la perfecta voluntad del padre.