IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

SATANAS TROPIEZO A LAS NACIONES

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Satanás perdió la salvación
Daremos cuenta delante del Señor de las palabras de revelación que a través del pastor hemos recibido.
Las palabras de este último tiempo son específicas para los que pertenecen al Rapto.
La “Iglesia Novia” debe tener un conocimiento amplio del Rapto. A través de escudriñar las escrituras obtenemos la
justa dirección del Rapto. Sin la sangre de Jesús no podemos  emprender en el camino de la santidad.
Cuando se practica el pecado voluntariamente si debemos tener una gran preocupación, porque la paga de ese
pecado es condenación.

Muchos dejan a Dios para lo último; quiere decir cuando llego a un limite, cuando entro en temores  etc: pero la
realidad de un hijo de Dios es que su Dios será la luz de su camino todos los días de su vida. Un secreto
importantísimo sobre este tema es: saber ser mi mejor amigo.

Satanás perdió la salvación. Se sublevó en el cielo y peleó contra el orden celestial, haciéndose a si mismo más que
Jesús. El Señor dice: si caminas con vestiduras de santidad aquí en el tierra, entonces caminaremos por uno de mis
reinos en mi gloria.
Lucifer lo tenía todo en el cielo, “era el sello de la perfección” y teniéndolo todo, se dejó llevar por su ego y esto lo
empujó a la destitución de su cargo y la muerte.
Satanás desde aquella hora se centró totalmente en conseguir que todo ser doblase sus rodillas y le adorase;
incluyendo al Hijo de Dios.

¿Que trabajo tiene Satanás ahora en este tiempo? Pues es el trabajo de acusador. Continuamente esta
murmurando, acusando, criticando y levantando falsos testimonios. ¿Con que finalidad? Pues, invalidar el triunfo de la
Cruz y de la Sangre del Cordero.
La guerra esta en el aire desde aquella caída de lucifer. ¡Por favor! no ignorar esta gran realidad. Debemos estar
continuamente velando para que el Príncipe del Aire no haga mas daño en las mentes de los seres humanos.
El segundo cielo es la frontera con el tercer cielo y allí es donde tiene toda su actividad Satanás.
El primer cielo y tierra, cielo visible etc, pero el segundo cielo está tomado por los espíritus diabólicos siervos de
Satanás.
Los hijos que no pelean ninguna batalla, no les esperará ninguna corona en los cielos.

Como Satanás discierne los creyentes que no tienen convicción, los toma y los zarandea de mil maneras. Jesús no
es un sueño, la muerte y resurrección de Jesucristo es auténtico y esos conceptos quiere Satanás borrarlos de
nuestras mentes. La maldad se encuentra o se esconde en la mente. Si Satanás no halla un amor fluido en la mente
y corazón del cristiano, entonces inyectará de su maldad hasta donde pueda.

Jesús dijo: “Orad en todo tiempo, para ser tomados por dignos de ser arrebatados” Estas son palabras
mayores. Es imprescindible tener una vida de oración; oración constante y de clamor.

Isaías 14:12… ?Los ángeles que abandonaron su lugar de dignidad no volverán jamás a recuperar su sitio. Estos
ángeles caídos están repartidos por el segundo cielo y ahí operan bajo las órdenes de Satanás.
Dios envía una respuesta o una bendición a un hijo de Dios y desde ese momento Satanás envía a sus ángeles para
que se interpongan y así impedir que se ejecute esa bendición. Cuando Satanás decía “subiré al cielo” ¿por qué decía
subiré si ya estaba en el cielo? Quería subir a la parte del  cielo donde se encuentra el trono para ocupar el lugar de
Jesús.
Satanás por todos los medios quiere interferir en la vida que Jesús a venido a darnos.

Ezequiel 28:13 ?Todo lo que puede embrutecer nuestra mente es la maldad que sube desde el corazón.
Nadie puede llegar al cuarto nivel, “Plata” teniendo aunque sea una pizca de maldad en su corazón. Dios deshecha
de su lado a todos aquellos que encierran envidia u otro tipo de maldad.  Satanás ahora quiere destruir las moradas y
a la moradora, que es  “La Iglesia.”