IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

RECUPERAR LAS VESTIDURAS BLANCAS QUE DIOS NOS DIO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
La biblia es el único libro espiritual divino
Vivimos tiempos de maldad y amargura. Pero los que van de gloria en gloria son los que caminan en la perfección. Que nunca
pierden, van siempre ganando. Es como en el fútbol ir ganando todos los partidos.Todos los cristianos verdaderos que no tienen
careta, son los que van caminado de esta forma. Hasta que no te arrepientes Dios no puede darte el vestido blanco. Es ir
cambiando y transformándote. Es ir de poder en poder, y esto significa yendo en humildad. Porque para subir hay que bajar.
La gente de la calle sino estás arriba no te quiere. Hoy te quieren pero mañana sino
estás arriba te recriminan. Ser cristiano de primera, no de boca, es ser reconocido por el
Hijo. Necesitas al Espíritu Santo que venga y opere en tu vida.
El reino de los cielos es un reino de códigos que se activan en los dones que tenemos. La
palabra iglesia viene de la voz griega, transliterado como ekklesía y vía del latín ecclesia, y
significa comunidad, asamblea, un mismo cuerpo.

La dimensión del Espíritu viene cuando alguien te dice: ¿crees en Jesús y lo que hizo por
ti? Y te arrepientes y lo reconoces como el salvador de tu vida.
Dios es un Dios de códigos y claves, y hace lo que quiere con los átomos y moléculas. Él
tiene el control. Dios se ve en los niños, porque no hay maldad, ni pecado, ni altivez
en ellos. Se aman y perdonan. Con el roce viene el cariño humano, pues cuanto más, si
caminamos con Dios nos viene el cariño de arriba. Dios no puede ser visto o tocado
según Pablo, pero sí podemos palparlo.

Estamos como en los días de Noé, la gente de burla de que el Señor vendrá a
buscar a su pueblo. No les interesa, pero así vendrá. En los días de Magog Dios se va a
glorificar (Rusia, y Gog el líder ruso) como está escrito en Ezequiel 38.

La iglesia de los días de hoy no tiene vida y se ha secado, sólo queda la iglesia
verdadera que es la que oye su palabra, la guarda y la práctica. La verdadera iglesia
siempre ha sido la que ha descendido de los apóstoles que Jesús formó, y sigue los
evangelios y los practica.

El problema es que la fe está en obras muertas, y debería estar dirigida hacia Jesús
que fue quien murió por nuestros pecados. Era el único que podía redimir el alma. Sólo si
crees en Él y le sigues serás salvo, pero nada de religión, idolatría, hechicería y
paganismo. La iglesia no es un club. Dios dijo: “Sino te guardas, y guardas mi palabra
perderéis la tierra que os he dado”, tal como lo expuso a Moisés. Y no creyeron y Dios
cumplió su palabra, estuvieron fuera 70 años, y luego los saco 18 siglos (en el año 70 ,
Tito viene y esparce a Israel). En el siglo VI vienen los musulmanes y colocan la cúpula de
la roca, y se apoderan de los lugares santos, de la roca de la vida, y Israel lleva ya 14
siglos sin ella. Todo esto será el motivo del conflicto que se desencadenará en la gran
tribulación.
La gente empieza a creer que viene el fin porque también lo está diciendo la NASA, pero ¿
que ocurre con la iglesia? ¿está creyendo? Según Pablo está entrando en una etapa de
coma, porque está profetizado, como en la iglesia de Laodicea.
La Biblia es el único libro espiritual divino. No hay ningún ser en la tierra que sea divino. Sólo el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Nosotros podemos movernos en la santidad, y hemos sido creados a su imagen y semejanza, pero no somos divinos. Nuestra
naturaleza humana está enferma y se muere; sin embargo, la naturaleza espiritual nace, y dependiendo de la Iglesia donde estés, si
es que te lleva de gloria en gloria, irás ganando.
Las iglesias no deben competir entre ellas, eso no es de Dios, nuestra fe es para competir contra todo aquello que no nos deja
avanzar y pasar, y conseguir lo imposible.

Dios nos permite pruebas de dolor para entrenarnos para acontecimientos que nos tiene preparados. Si quieres ir de gloria
en gloria debes deshacerte de toda tu vanagloria y entrenar. Sino estarás en el banquillo. El problema de muchos cristianos es que
se salen de la puerta estrecha y angosta que es el caminar con Cristo. Entonces Dios te quita las vestiduras blancas y te devuelve
el equipaje que llevabas antes. Y hasta que no te arrepientas con un corazón sincero no puedes volver a recuperarlas. Los que
dejaron de oír la Biblia se murieron y fueron llevados a Babilonia.

Ezequiel 37:16
"La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.
Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en
gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre
estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar
espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré
en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová."

El Valle es el mundo de pecado, las iglesias que están llenas de mundo son las que están secas y llenas de religiosidad que brillan
porque satanás imita y las hace brillar. La nueva fórmula divina que Dios estableció para sacar a las iglesias de los valles de muerte
fue el nacimiento de la nueva iglesia en la cruz del Gólgota. El Centro nuevo espiritual se produjo allí.

¿Que les está pasando a las iglesias? Han dejado de predicar que Jesucristo es Dios, y que vino para prepararnos un nuevo
nacimiento. Para que crean y se los lleve. Estamos a las puertas de irnos, y esto significa que los huesos no se van, se va lo
espiritual. Cuando eres un hueso duro no puedes sentir el dolor de los demás, la amargura de los otros. Dios no puede sacar la
costilla de ti porque está seca de los duro que eres, y no puedes darle a otros.

Eres tú quien debes sorprender a Dios, no Él a ti.

A Dios le sorprende la gente de fe. Para llegar a lo más alto debes estar dispuesto a morir y renunciar, ¿estás dispuesto? Los
hombres de Dios son los que Él hace, no los que ellos mismos se hacen. Una persona seca no puede darle vida a nada, es un
esqueleto. Cuando el corazón se cierra es un bloque, una pared que ha perdido el afecto natural. Son amadores de sí mismos.
Dicen: “¡Esto lo he conseguido yo! ¡lo he ganado yo! Gracias a mí, a mi esfuerzo y méritos” Son personas que van con chulería, y
se creen los amos de la iglesia, y que todos deben de agradecerles su esfuerzo.

Pero nosotros únicamente somos los conductos por donde pasa el agua, pero no somos el agua. El agua es el Espíritu que pasa a
través nuestro para su servicio. No somos nuestros somos de Él.
Jesús decía: “El que come mi carne halla la vida , no morirá jamás”. La carne es la palabra, comer su carne es oír la palabra de
Dios con fe.

El Espíritu no entrará si somos duros de corazón. El Verbo no entró en María hasta que ella no dijo sí. Ella dijo: “no conozco
varón”. Entonces este misterio comienza cuando dijo: “hágase con tu sierva como quieras”, y al instante el rayo de luz entró, y Dios
hizo. No traía ADN humano.

Con Adán entró la muerte por el pecado, y con Cristo entró la vida por el sacrificio.

La Voz formó todo el universo, y renunció a su trono. Verbo es Espíritu. Y es la voz, y el Espíritu habla.

Nos creemos que somos salvos, y no sabemos si llevamos el traje de luz. Nadie estará en las bodas si no lleva el vestido de bodas.
Para llevar el vestido debes mantenerte puro y sin mancha, y dejar todo el estilismo del maligno que opera en el mundo, y
transformarte. Y decirle al maestro, ¿donde vamos a ir si tú tienes palabras de vida? Debes mantenerte en la iglesia yendo de gloria
en gloria.
El pastor es el entrenador que te esfuerza para que no decaigas, y te anima a que sigas.
Sin dolor y sufrimiento (esfuerzo y renuncia) no hay ganador, triunfo o victoria.