IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

RECONCILIDADOS POR CRISTO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Tienes que pensar si eres merecedor
Tienes que pensar siempre si eres merecedor, Dios tiene personas delante y detrás tuyo mejor que tú, personas con el don de
amar. En el antiguo testamento el pueblo perecía por falta de conocimiento, quien no guardaba la ley tenía que ser matado, el
Espíritu Santo aún no estaba derramado en los corazones. Cuando vino Jesús es cuando el Verbo se encarnó para manifestarse
entre los hombres. Él se tuvo que restringir y no dejaba que saliera su deidad, nadie podía hacer nada por Él, su Espíritu lo llena
todo.
Cuando Él vuelva a reinar en Jerusalén no quedará piedra sobre piedra, ya no volverá
como cordero sino como león.

El conocimiento bíblico es bueno porque aprendes y desarrollas memoria, pero sin el
Espíritu ya no es conocimiento divino, es conocimiento del alma. El Mesías fue prometido
en Génesis 3:15 donde se dijo que la simiente de la mujer heriría a la serpiente en la
cabeza, eso mismo hizo Jesús con el diablo en la cruz.

Tienes que convertir la palabra en fe con rema, que entra en tu corazón y hace pose
dentro. Tienes que escuchar con tu corazón no con tu mente. Un cristiano que no oiga al
Espíritu Santo no puede ser un cristiano. El conocimiento en el antiguo pacto te puede
envanecer y tienes que vivir en el nuevo pacto que el Padre trajo por medio de Jesucristo.
Dios es creador, hacedor y formador de maravillas y la creación le obedece por su
palabra. Por el conocimiento de la renovación en Cristo Jesús tu alma se regenera y
vences tus vicios.

Nuestro yo es el ego, es lo que tiene que morir en la cruz. En la iglesia primitiva nadie
decía ser suyo nada, todo lo compartían, todos tenían una misma forma de pensar,
llegaron a la perfección por el amor no por el conocimiento. Nuestro conocimiento e ideas
están infectadas, tu vences con el gran Yo Soy, Cristo Jesús. El pueblo de Israel crucificó
a Jesús por falta de conocimiento apoyándose en sus propias opiniones. Cuando dejas tu
yo más te acercarás a Dios, pero si lo pones por delante te alejarás. Así que Jesucristo te
compró con su sangre preciosa para que dejes tu propio yo y puedas ser su templo de tal
forma que Él mora en ti.

¿Que es lo sagrado? Las piedras y los templos no son sagrados, tu interior junto con tu
familia es lo que tiene que estar consagrado. Jesús en los días de su carne todavía no
podía entrar dentro de los corazones, Él se envió así mismo junto al Espíritu Santo, pero
ahora somos morada del Espíritu Santo y tenemos a Jesús que ha derramado su amor,
su sangre, su gracia, su perdón, su propia vida y nosotros no derramamos nada por Él.

Humo no es fuego, te deja ciego porque no ves, en cambio el fuego purifica. Los hijos de
maldición no quieren transformarse, pero los hijos de bendición se quieren transformar,
entendiéndose y respetando el lugar de cada uno, ya sea mayor, joven , niño o bebé.

2 Pedro 1:4
Según tu dimensión espiritual, tu carne deja de ser carne y compartes la naturaleza divina de Jesús. Quien está corrompido vive en
imaginaciones y pensamientos humanos, el pecado cansa, trastorna y fatiga; tienes que saber que el pecado es enfermedad,
puedes enfermar por medio de los pensamientos.

Al cristiano lo que le falta es ser glorificado, está esperando la transformación que Cristo prometió en nosotros.

Sino tienes temor de Dios, Él no te va a respetar. La salvación no se hereda por la familia, es confesándola. El cristianismo no es
una vida de ideas o una leyenda, es una realidad. Cuando dejas de pecar es como si tu carne no existiera (Romanos 5) y en 2
Corintios 5:17 nos recuerda que: “…las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. El hombre nuevo ya no tiene
historia. No debemos mirarnos como éramos antes porque ahora tenemos un hombre interior renovado, y se trata de alcanzar cada
día más estatura espiritual. Tener la estatura de Jesús es ser maduro, no es tener vejez.

Cuando no crees lo bueno te visita lo malo, pero primeramente debes centrarte en Jesús. Cristo es tu principio y tu final, cuando
hablas de Él te relajas y viene sobre ti refrigerio espiritual. Dios envía sus ángeles para socorrernos, y Él no permitirá que
soportemos más de lo que no podamos, y juntamente con la prueba vendrá la salida.

Dios sembró su imaginación en la creación por su Palabra, todo siguió su orden. Dios sigue trabajando, si Él trabaja tu debes seguir
trabajando. Lo espiritual es transferible y se rompen los mitos. Hay un peligro en hacerse mitos de uno mismo. Cuando Dios levanta
a un hombre grande lo hace para que le dé la gloria a Él. Éstos son los que tienen la revelación y Dios les ha subido el espíritu.

Dios no permitía que se acercase nadie cuando Moisés subía a su monte, no quería que le afectase la impureza porque sino
hubiesen muerto todos. Así que cómo seria el interior Moisés que pudo ver su espalda, cómo estaría de purificado para poder
acercarse. A Dios no le gusta el tono que usamos a veces con nuestro ego (como le pasó a la hermana de Moisés, Miriam, que le
entró lepra y tuvo que salir del campamento). Con lepra Dios no te acepta, ten cuidado cuando razonas y cuestionas, mide tus
palabras.

Cuando el cuerpo deja de pecar, dentro, el interior se hace como un niño, tienes una mirada purificada; pero con una mente dañada
y enferma no puedes, no has crecido. Así que has de levantarte en el hombre nuevo, y hacer que la mirada de Dios esté en ti porque
te has limpiado. Tienes que aprender a atraer los ojos de Dios a tu vida mediante tu purificación.
La abundancia de Dios poco a poco la podrás digerir, no se queda de golpe, por eso tienes que pedirle y buscarlo por la dulzura
como un niño reverente y respetuoso. Cuando te deleitas en Dios ya no quieres otra cosa. Dios te quiere aprobar pero debes
examinarte a ti mismo y dejar de buscar lo tuyo propio. Cuando tu interior se llena de su gracia ya no deseas nada fuera de Él.

Hay personas que su forma de ser es racista en cuanto que se creen mejores que el resto, tienen el yo muy inflado. Debes
tener cuidado porque para Dios no hay diferencias. No aborrezcas tu país, tu vida o tu casa, ama a los que han dado la vida por ti y
te han mantenido. Dios es bueno, sé agradecido y no hagas como el fariseo que decía yo no soy como ese publicano que, en
cambio, le pedía misericordia y se arrepentía. Dios sólo escucha a los arrepentidos y le agrada la gente sencilla. Dios no escucha a
la gente que presume de que no peca y que por orar mucho cree que lo tiene todo hecho, Él escucha al arrepentido que da golpes
en su pecho y que no se fija en los fallos de los demás sino en los fallos de sí mismo.

Dios es el que crea sus moldes, crea los patrones, pone dones y los saca para bendecir. El conocimiento humano bíblico no es
revelación, que es lo que tenían los judíos del antiguo testamento con la Torá, pero nosotros tenemos la revelación dentro del
evangelio porque tenemos el evangelio de Jesucristo.

2 Samuel 23:2-5

El justo es Jesús que es la luz de la mañana. Respiras la Luz de su presencia, es para ti el día y la noche. Él resplandece en los
corazones y se dio a conocer como el gran Yo Soy. Tienes que esperarle con pruebas, Él te probará hasta el último segundo antes
de que venga a buscarnos. Cuando tu carne deja de ser carne no hay frío ni calor, tu clima es el Señor.

Por la mañana te espera su luz y debes vivir en luz.