IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

QUE NADIE ROBE TU CORONA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Tenemos que vigilar nuestra corona
Ni un gramo puedes cogerle de la gloria de Dios, tienes que ser muy humilde, para no cogerle al Señor nada de su gloria y llevar
una vida muy sencilla, ser muy sincero y muy sincera, no es la sencillez del mundo si no la espiritual, Dios nos ha llamado para ser
espirituales, como  Jesús es Espíritu,  Jesús es Espíritu como Dios, nosotros somos espíritus en la tierra, todavía no lo somos en la
eternidad, eso está por ver, que hacemos con la FE, en el último día.
Maldito el hombre que confía en el hombre, familias enteras se salvan y otras familias
se están perdiendo.
No escuchéis a cualquier espíritu, discernir los espíritus sabiendo que el tiempo es corto y
no juzguéis, maldito el hombre que sigue al hombre en su naturaleza pecaminosa,  en su
mentalidad pecaminosa, tienes que discernir el fruto.

A todos los que cuestionan una Palabra que viene de lo alto, les pasará como a los judíos
que serán quitados de en medio, ahora el Señor está mucho por sus ovejas.
Dice la Palabra que el que quiere ser sabio hágase ignorante, Pablo no predicó en su
sabiduría humana, y nunca presumió de ella. Hoy hacen vana la cruz de Jesucristo, por el
estilo de vida actual. Si hueles a carne los leones te comerán, pero si hueles a espíritu no
te podrán a tocar.

Nuestra honra tiene que ser de humildad, no porque queremos ser reconocidos, la
honra se la tenemos que dar a Dios, aunque te atacarán porque lo natural va en contra de
lo espiritual.

Tienes que ser valiente en lo espiritual, para renunciar, las fuerzas no vienen de lo
natural vienen de Dios, hay que poner la mirada en Jesús, que es la meta y también en
las obras, para no quedarte sólo en el paraíso, el ladrón en la cruz no tenía obras, no tuvo
tiempo para hacerlas, mucha gente tiene obras naturales pero no espirituales, pero Pablo
dijo ya no somos salvos por hacer obras naturales, sino somos usados para hacer obras
espirituales que Dios predestinó desde antes de los siglos para nuestro crecimiento hoy.
A medida de las obras espirituales que vamos haciendo estamos subiendo “ladrillos” para
construir nuestra morada en los cielos.

Dios te pide hacer justicia, misericordia y humillarte ante tu Dios, esto es para
comenzar a fabricar el cemento. Tenemos que trabajar aquí para enviar a los ángeles las
obras espirituales, y que puedan construir nuestra morada celestial.
No te niegues a hacer lo bueno, el que sabe hacer lo bueno y no lo quiere hacer se le
cuenta por pecado, cuando se necesitan voluntarios, hay que hacer el bien, trabajar para
el reino es hacer lo bueno.

Sólo con creer no vale, la salvación es un regalo, pero no te proporciona nada más, lo que
viene después viene por obedecer y vivir una vida de santificación, todo esto es
arrepentimiento no puedes ser santo sin arrepentimiento, no te arrepientas de labios, sino
hazlo de corazón.
Si pecas y te arrepientes de corazón, notarás la recriminación del Espíritu Santo, porque Él quiere que poseas cosas allí, dijo Jesús
no os hagáis tesoros aquí, no entregues tu corazón a este planeta, hazlo en la iglesia.
En las moradas de los hombres de Dios, no entran los personajes, sino aquellos que renuncian a que se les trate como personajes,
el único personaje fue Jesús, somos siervos y estamos para servir nada más, ese servicio es el material que enviamos para el cielo
para la construcción de la morada.
Dios no quiere oscuridad en ti, los pecados crean sombras o manchas, ten cuidado con las manchas del alma.
Al pastor le duele el corazón cuando hay obstinación en las almas. El diablo te quiere convertir en una momia para meterte en el
infierno. Los que se hacen los sordos y son ricos en protagonismo lo tienen muy mal para salvarse.

Si los judíos quieren ser salvos, tienen que convertirse a Jesús, porque Jesús salva a todos los que creen en Él, de toda tribu y
nación todos los que creen en Él son salvos.

No somos salvos por obras humanas, sino por la sangre preciosa de Jesús, por predicar de la Sangre, por creer en la Sangre,
por lavarnos con su Sangre, y esto no viene si no hay arrepentimiento.
Con el avisado está la sabiduría, el avisado oye la Palabra y se aparta rápidamente del mal, porque teme a Dios, la gente que no
teme a Dios es sorda.

Desde el momento en que tú adoras y amas lo natural, no has entendido el mensaje, porque no se puede amar este mundo más
que a Dios, al dinero se le dan ordenes, pero no se le puede amar, hay que tener cuidado porque crea codicia, y al final no tendrás
más que crisis.
De una manera o de otra las crisis son buenas, porque Dios permite las crisis para que estés por Él. Como dijo Pablo, si es
necesario tendréis que ser afligidos en diversas pruebas, las pruebas son crisis, porque como no aprendemos Él tiene que traer
crisis, Pablo pasó por crisis y también Timoteo.

El infierno está lleno de gente que murmura y critica, como le pasó al pueblo que murmuró contra Moisés, y se abrió la tierra y
se los tragó, la boca es un mal que te mata, Dios también castiga la envidia y el orgullo. Tenemos que pedirle a Dios que nos guarde
del orgullo. Cuando venga la crisis, no se irá con nada, hay que clamar a Dios y arrepentirse de corazón. No haciendo vanas
repeticiones en las oraciones, hay que convertir el alma cada día a Jesús, mirar a Dios.

Ten cuidado que nadie tome tu corona y ocupe tu lugar, como le pasó a Saúl, que Dios movió la corona de la cabeza de Saúl a la de
David, Dios quiere que obedezcas, obedece a lo espiritual, ¡quítese de ti la sordera!

Quítese de vosotros ira, enojo, maledicencia, pecados ocultos con arrepentimiento, lo importante que puedas salir de aquí,
necesitas fe para eso, y la fe viene por escuchar al Pastor.

ROMANOS 2:1

Los creyentes que no llevan cruz, se salvan pero no son dignos, no son amados por Dios, hay muchos creyentes que no tienen el
amor, no viven en el amor.

Jesús dio su vida, y el pastor, también tiene que dar su vida por la Iglesia, tiene que desgastarse.
Dios busca hombres que hagan vallado entre Dios y la Iglesia, la Iglesia tiene que ser prisionera de Jesús, esclava de Jesús.

Que nadie te quite de tu lugar, como a Saúl por su mal carácter Dios lo quitó del reino, también la corona de Vasti le fue quitada,
porque Vasti se hizo mundana, y desobedeció, y fue a la cabeza de Ester, una mujer humilde, mujer de oración, obediente, que se
atrevió a morir por su pueblo.

Si estás durmiendo, con tu estilo de vida materialista, ten cuidado, porque Dios no juega. La Iglesia que se duerme es la que
pierde la corona.
Tu lugar se pierde cuando no eres servicial, no eres una persona entregada, no trabajas para el reino, te quedas sin obras.
Esaú perdió su corona por la glotonería y fue a la cabeza de Jacob.
En el cielo hay muchos movimientos de coronas. No puedes jugar con tu corona.

Dios no quiere que pierdas tus posesiones sino que Él quiere darte más, pero siempre y cuando le honres, le alabes y le
digas -“gracias Dios porque no me merezco lo que tengo, pero tú me lo has dado, todo lo que tengo es tuyo-“ , Dios quiere que lo
reconozcas, pero hasta que no te arrepientes no puedes reconocerlo, y cuando lo hagas, llorarás de agradecimiento.
No te conviertas a los del mundo, sino que ellos con tu amabilidad y tu bondad reconozcan que estás mejor que ellos, pero ten
cuidado,  no te unas en yugo desigual con los incrédulos, no hagas los que ellos hacen, no te vistas como ellos visten, ni bailes con
ellos…
Guarda tu corazón sobre todas las cosas, mira que nadie ocupe tu lugar.