IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Un cristiano verdadero tiene frutos
Hay una cuarta dimensión que se llama del poder mental, y hay que tener cuidado porque eso no es del Espíritu.
El Espíritu Santo es el que nos enseña y nos toma, no el hombre.
Los que oran son los débiles en la carne, que se vacían de sí mismos para Dios.
Los apóstatas llaman apóstatas a los que realmente están preparados para ir al cielo.
El hombre no puede decir que él es el poder, que es la unción, que él lo inventó, esto
es una plaga que se está extendiendo por el mundo evangélico. Todo debe ser a través
del Espíritu Santo no del hombre. El hombre ha creado a ese espíritu que no es de Dios.
Vivimos los días de las falsas enseñanzas, y los verdaderos se reconocen por su
arrepentimiento, y cuesta encontrarlos.
Hay gente que no quiere que se les vea sus faltas o enfermedades, las quieren tapar para
que nadie se de cuenta, pero es necesario reconocerlas para poder salir de ahí. Por eso
es tan importante que asistamos a la congregación a escuchar a Dios a través del pastor
y corrija lo deficiente.

La iglesia primitiva de Laodicea fue pobre, miserable, desventurada y ciega. Tenía estas
cuatro llagas horribles, se habían enriquecido y amaban el dinero. Las riquezas del mundo
les habían cegado. Estos puntos también se ven en los rostros de los cristianos de hoy,
que no están contentos, y son desagradecidos. Lo único que les falta es que no vengan a
la congregación y ya no tengan solución.

Debemos saber en qué nivel espiritual estamos, y esto es a través de la palabra, de
lo que hay en nuestro corazón, y de lo que ponemos en práctica. No puedes llegar tarde
cuando Dios te llama; no digas mañana, debe ser ya y que no se entere nadie. Si una
persona te habla demasiado no obra; la persona que obra es callada y tiene servicio.
Nuestros problemas son una oportunidad para Dios para podernos ayudar, y empezar a
obrar en nosotros.

Dos orgullosos terminan contestándose el uno al otro y acaban mal. Usted tiene ese
problema y debe reconocerlo para que Dios pueda ayudarle, es parte de su trato. La
iglesia es una familia, es el cuerpo de Cristo; sino estás, no estás unido, no eres de Dios,
eres amador de ti mismo. Muchos aman lo suyo y no aman a Dios. La iglesia que se va
no es esa, es la que sembró y dejó que fructificara.

Las enseñanzas que están inculcando en las iglesias es que den dinero para ser
poderosos, pero eso no es lo que Dios dice, sino que Él es nuestra prosperidad, y Él será
quien añada. Se enorgullecen de los dones y eso son dones naturales: que si soy director
de tal, que eres líder de tal, y tal y tal... y que tienes más poder, más lenguas, y realmente
hay una deficiencia grande de la guía del Espíritu Santo. Todo lo desvían y tuercen, y así
tuvo que salir Pablo en la iglesia primitiva y decirles que él tenía mucho más que ellos y no
se vanagloriaba para poder corregirlos, que no exaltasen estas cosas. No se puede ir con
sentimientos y consentir.
En Apocalipsis capítulo 3, en el mensaje a la iglesia Laodicea nos dice que amó más el dinero y se quedó a la puerta. Esta iglesia la
tenemos en todo el planeta tierra hoy en día. Están disponiendo como que tienen un nuevo camino o una nueva revelación (un
movimiento ecuménico). Y Pablo dijo que él era el último apóstol. Pablo no dijo que pusieran profetas o apóstoles para que no se
desviarán, sino que se pusieran ancianos, diáconos y obispos. Debemos leer Apocalipsis capítulos 2 y 3  para ver lo que Dios le
dice a las 7 iglesias.

Si pierdes el olfato espiritual no puedes ver a Jesús, porque es una intuición que te guía y te lleva a Él. La fe viene por el oír la
palabra, que es la voz de Dios. Su voz tiene 7 formas de escucharla y una de las importantes es la fe que oye a Dios. Por eso es
importante esforzarse por congregarse, ya que te ayuda a aumentar tu fe y a unirte al cuerpo. Hay que sacrificarse, pagar un precio
para recibir de lo profundo de Dios. Los que son maduros, saben cuidarse, se curan en Dios y saben apreciar estás cosas.

La concentración y la meditación en Dios te va a relajar y centrarte en Él, y controlar los nervios. Ser un hombre de fe no es
una cosa de la carne (porque tú te lo propongas) se consigue a base de pruebas y después de que llevas muchos años y no has
cambiado, y te has mantenido firme. Los hombres de fe no son orgullosos, son sensibles, y tienen tal atracción de paz que puedes
apoyarte en ellos.

Si eres carnal no puedes conocer lo espiritual, estás en tu dimensión natural que tiene orgullos y es como una fiera que cuando la
pones en ayuno sale y se quiere comer a los demás. Esto es heredado del diablo. El orgullo, la soberbia, la rebeldía y la envidia son
los 4 pecados del maligno. Los sacerdotes crucificaron a Jesús por envidia, porque era perfecto, atraía a la gente del poder que salía
de su rostro. Era omnisciente, y decía : "...el Espíritu del Señor está sobre mi".

Dios no puede entrar donde el diablo está, así que si tu casa la habita el diablo, Dios no está, tienes una salvación fingida.
Cuando uno no está bien debe acabar acudiendo al medico que lo examine, y en este caso es a que el Pastor te ministre la palabra
que te va a sanar, porque es como una sonda que escudriña, y ve lo que hay dentro y te sondea. Si no prestas atención a una
enfermedad que ya lleva tiempo avisándote, y no acudes al médico, al final se puede convertir en un cáncer y ya es tarde para
ayudarte. Así mismo pasa en lo espiritual te coge un cáncer espiritual por no dejarte ministrar. Por eso el reunirte ayuda a ver tus
errores, y a poder ir cambiando y saneando lo que está mal.

El día que venga el Señor nadie lo sabe, pero sí los tiempos si están cerca o no. El mundo ya no puede ser restaurado sino que será
destruido, y lo único que puede ser restaurado es el alma. No puedes confiar en tí mismo porque pueden deslizarse tus pies por la
envidia, al ver que otros prosperan materialmente. Hoy comemos más por la vista que por la boca, y creemos que podemos amar lo
que Dios odia. Pablo decía: "...ojalá se mutilasen los que os perturban y no os dejan crecer, que ni entran ni dejan entrar". Ósea que
él ya era claro para que no se desviarán.

Debemos pedirle a Dios gracia. No podemos ponernos al nivel de las personas malvadas que odian, que aman el dinero, que se
excusan, y maquinan hacer daño. Debemos alejarnos de todo eso. El silencio que se produce de la maldad se puede incluso cortar
con un cuchillo , para que veamos lo que tenemos. Hasta los discípulos cuando Jesús dijo que uno lo entregaría decían: "...¿seré
yo?", y Jesús sabía qué estaban pensando. Ese momento era tenso para ellos.

El hombre que madura es el que sabe leerle los labios a Jesús.
Jesús resplandece entre diez mil dice en Cantar de los cantares. Su voz es conocida entre miles.

Un pecado escondido te crea distancia e incredulidad. Muchos no pudieron entrar por causa de la incredulidad, y no cruzaron el
Jordán, y se murieron. Así, igual, será en el arrebatamiento. Dios nos tiene que sacar de la carne para poder transformar nuestra
mente a lo espiritual. Tenemos una mente de pecado que es alma.

Existe un poder mental de los budistas que entró en las iglesias en el siglo XX, y se basa en prácticas hinduistas, y  es conocido
como el poder de Toronto. Vino de la India, y luego se extendió como una plaga por otras iglesias como "una nueva llenura del
Espíritu Santo" (hacían el perro, el gato, se reían, se tiraban por el suelo revolcándose, …). Este poder también se llama kundalini, y
vino de la India. Le llaman la nueva unción, el nuevo poder y claramente no han puesto la mirada en Dios. No tiene nada que ver con
el Espíritu Santo sino todo lo contrario, son hechicerías y ocultismo. Los miembros son cambiados mentalmente, pues se han salido
de la sana doctrina.

Si tu mente está mal de nada te sirve un buen corazón.
Las personas que son cuerdas son las que no discuten, no provocan y no contienden. Éstos son los espejos donde te puedes mirar
porque han obedecido. A nivel personal fui muy humillado en mis comienzos por obedecer la palabra. Tu carácter no puede cambiar
continuamente, debes tener una plomada en ti , un si claro.

Son pocos los que se salvan porque no son muchos los que se arrepienten.

Muchos se callan y a veces es peor por no decir lo que está mal. Nuestro rostro refleja lo que somos, si tenemos un buen nivel de fe
o no. La burla es lo que está echando a perder la iglesia, porque la queja siempre está presente. Estar en la iglesia es un gran
privilegio, no es algo normal.

Estos movimientos que se han desviado de la sana doctrina han sentado al Espíritu Santo y han dicho: "nosotros somos
autosuficientes para hacer la obra", ¿pero que obra? La obra debe ser de fe. La fórmula de Dios siempre ha sido a través de
sufrimiento y renunciar como a Pablo que permitió que fuese a la cárcel, que su barco se hundiera, que fuese azotado, y muchas
cosas más que podemos leer en 2 Corintios 12:23-33, porque así Dios hace cosas y hace crecer nuestra confianza en Él. En
cambio, muchos se están preparando para quedarse en la tierra poniéndose como los fundadores porque huyen de ese sufrimiento
que es parte del trato de Dios en sus vidas.

Si no tienes paz en el corazón no puedes ser feliz. No puedes guiar a otros a la verdad si tú no la tienes.

Dios está escondido en la Biblia, pero lo verás según tu fe.
La santificación es tan necesaria, y es la palabra que viene con fuego a santificarte.
No aguantas aquí en la iglesia escuchando pero sí en la calle con todo lo que te ofrecen. Dios te pondrá en cuarentena porque Dios
dice que dejemos que los hijos vayan a Él y no se lo impidamos. Ese mal que hacemos a nuestra familia al no asistir a la
congregación va a hacer que recibamos el azote de Dios.

«Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más
poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.»
??S. Mateo? ?3:11? ?RVR1960??????

Hoy, sin embargo, los hombres se están levantando diciendo que ellos son poderosos sin el Espíritu Santo. El poder masónico es
universal, lo tenemos por todos lados pues controla este mundo de maldad. Este poder fundacional de Baal se ha levantado en
muchas iglesias.

La palabra nos enseña que no apaguemos el fuego del Espíritu Santo, y que no lo contristemos. Tu bordería lo contrista.
Crees que eres bueno porque trabajas y haces, eso no es nada especial, es tu deber, pues para eso te casaste y da gracias que lo
tienes.

Como pastor, Dios me tiene rodeado con un aro de fuego que me cubre. Mi mente está transparente, clara y tranquila; además,
tengo unos límites que me avisan para no pasarme. Y que Dios me dice, para que quite cosas de mi, y sigo depurando y
transformando mi mente carnal.

El cuerpo es santo si el interior es Santo, si se ha purificado. El hombre viejo para saber que ha muerto tiene que pudrirse. Hay
muchos que a media carrera se convierten en espectadores. Los verdaderos creyentes son como los funcionarios que siempre
están a pesar de que cambie el gobierno.

Este movimiento kundalini ha establecido un nuevo orden en la tierra y dice que viene un nuevo reino. Dicen que el reino del milenio
ya está en marcha, y eso es falso porque la iglesia todavía no se ha marchado. Pero ellos quieren aprovecharse de todo lo que le de
la tierra, y de todos los que son débiles y no conocen la palabra.

Los espirituales entienden porque ellos no comen de la tierra. Ellos entienden la escritura en Romanos 8:1, que estamos bajo
la nueva ley de vida en Cristo. Aquí somos extranjeros, estamos de paso, somos peregrinos, nos espera la salida hacia el reino.
Sabremos el día y la hora cuando se nos enseñe pues habrán toques, revelaciones, visiones para ese día. Mirad que nadie os robe
la palabra para ese momento. Cuando se acerque nos lo hará saber.

Dios te demandará: ¿has guardado mi palabra? ¿te has guardado en los límites?
El que oye, guarda mi palabra y la pone por práctica es el que realmente me ama. ¿Has obedecido? Porque sin obediencia no hay
Espíritu. No pide una obediencia carnal sino espiritual. Despojarte de lo viejo, de tu vida pasada.

Estamos bajo el poder de la palabra que es el Espíritu de la profecía. Como dice en Apocalipsis: "...Bienaventurados los que oyen,
leen y entienden la palabra de esta profecía. Apocalipsis es un libro de época, pero lo tenemos las 24 horas del día.
Se ha profetizado en estos días de tantas cosas, de que si Obama que si Trump, no podemos depender de los avisos de los
hombres sino de los avisos de Dios, y éstos son a través de los que Dios tiene puestos como atalayas en las iglesias. El aviso es
amar a Jesús y poner su palabra en práctica, de esta manera es como ve que le amas.

Hoy hay falta de hombres y mujeres sencillas. Realmente hay más hombres sencillos porque son menos dados a ser creídos.
Ahora bien si uno guarda, práctica y obedece no hay que tener temores.

¿Sabes los requisitos para ser hijo de Dios? Es no creer vanamente sino con demostración del poder del Espíritu Santo. El
pastor es un instrumento como Juan Bautista, que es usado, pero no es él quien tiene el poder sino Dios. Debemos demostrar
valentía, orden, valor, estás cosas son las que convencen. El convencer no está en lo que hayas practicado sino el fruto que ha
crecido a través de la disciplina. Los dones no dicen que eres hijo de Dios sino los frutos son los que lo confirman. Los discípulos
fueron descubiertos de que tenían cosas como Jesús, y les reconocían que habían estado con Jesús porque se les veían los frutos.
Pero a estos discípulos verdaderos les esperaban prisiones y amarguras, y las recibían con gozo.

En el cielo no hay hombres sobrenaturales sino espirituales. El cristiano no debe tener nada natural.

El fruto es lo que te va a dar revelación. Porque el Espíritu se revela en ti. Los hacedores de maldad son los hijos malos. La maldad
no entra en el cielo, sólo los que tienen un corazón humilde y manso.

Las personas que hacen daño a otros se lo están haciendo a sus arterias.
Cuando te hacen daño por un disgusto, se lo están haciendo a las arterias de tu cuerpo, y eso queda registrado, y más tarde te
produce enfermedades. Huye de las peleas y discusiones. Quédate donde hay paz.

No te burles de la gracia de Dios paseándote como una persona que lo tiene todo, y todavía no se te ha visto ningún fruto. Ten
cuidado con tu carácter y no ataques. Cada uno debe mirar como sobreedifica. Sino tienes fe no tienes mortero para edificar. Y el
amor es el cemento que une, todo junto levanta un edificio. El amor unido a la fe es lo que nos fundamenta. Con arena y grava sólo
no podemos edificar, necesitamos el cemento y agua. Todo junto es la mezcla que permite edificar.

El orgullo es altivez, son miradas prepotentes que quieren que se vea tu personalidad.
Ser humilde no es que vayas de tonto, es ser santo en tu hombre interior. Jesús dijo que nos encorváramos, inclinando nuestros
lomos para que Él pueda sentarse en ellos y que se vea Él en nosotros y no seamos nosotros los protagonistas.
Así que el importante no soy yo sino otros que te superan porque tienen los frutos del Espíritu.