IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

OBEDECER SIN CUMPLIR NO VALE

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Dios nos dió voluntad para que le elijamos
Dios creó al hombre con voluntad, y le dijo que podía hacer lo que quisiera. Pero después de la caída ya no conseguiría la
salvación por sí mismo. Sólo a través del sacrificio de Jesucristo y de un arrepentimiento sincero podemos ser salvos. Y si además
entregas tu voluntad a Dios, te hará más rico en el cielo. Pero esto es a base de aguantar. Queremos hacer las cosas a nuestra
manera, a nuestra lógica, pero Dios hace las cosas a la suya.
Las piedras son testigos de que Jesús estuvo en la Tierra, pero no las tenemos que
amar. Su Espíritu está en los lugares que estuvo. Ha dejado huella.
Es tiempo de humillarse y bajar. Lo único por lo que nos debemos dejar llevar es el amor
de Dios. No puedes recibir gloria de Dios sino pagas el precio. Vamos de una gloria a
otra.

Dios no comparte su gloria, es suya. Pero se glorifica en nuestros corazones. Dios nos
da dones, y si ese don no lo has trabajado y dejado que Él lo encamine, pues pierdes
cosas.

Pablo decía he terminado la carrera, he peleado la buena batalla de la fe. Dios tiene cosas
preciosas pero debemos pagar el precio y dejar el gallinero y volar como las águilas.
Debemos creer, y no vivir de excusas y justificaciones. Si Dios te está dando la
oportunidad de estar en esta iglesia no la pierdas. ¿Cuanta gente querría estar aquí?

El alma de Jesús se puede escuchar en nuestro interior cuando estamos dentro, en su
Espíritu. Y nuestro espíritu llora con canciones y clamor. El Espíritu es el que ayuda. Nada
tengo y nada soy hasta que no venga el Espíritu. Él tiene toda la información del cielo.

Jehová sostiene todo lo que El quiere sostener.

Por la boca de Jesús salía su sabiduría y se derramaba su gracia. Hoy la gente no se
deleita con Jesús y quiere otro evangelio que está muerto. Hay que buscar a Jesús que
es el dador de todas las cosas.

Salmos 145:1419
"Sostiene Jehová a todos los que caen, Y levanta a todos los oprimidos. Los ojos de todos
esperan en ti, Y tú les das su comida a su tiempo. Abres tu mano, Y colmas de bendición
a todo ser viviente. Justo es Jehová en todos sus caminos, Y misericordioso en todas sus
obras. Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de
veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los
salvará"

El pastor vela por darte comida, la palabra, en el tiempo y día adecuado, pero debes
ser un hambriento de Dios; sino eres un soñador del alma que no vas a ninguna parte
porque son sueños tuyos. Pero si eres un soñador de Dios, Él vela por tu alma.
La carne de Dios es entendimiento, es fruto, es fe, es lo que sale de Jesús.
¿Cuantos regímenes de vida hay? Pues son cuatro:
1. La vida espiritual (que es la de Dios que tiene la Iglesia verdadera)
2. La vida humana
3. La vida animal
4. La vida vegetal

Lo que debemos es clamar misericordia. No podemos exigirle a Dios. Hay que creer con los que creen. No creas con los que no
creen, pues te quitarán lo que crees.

Dios nos escogió para darnos vida en el hombre nuevo, nacido de Él, nacido del Espíritu. Te da vida para tener más vida, no para
morir. Porque Él dijo: "yo he venido para daros más vida, y vida en abundancia.

Debemos arrebatar las palabras antes de que salgan por la boca. Eso es porque hay vida de Dios, porque estás lleno de su palabra.
Cuando a alguien no le sale la palabra y se encalla debes estar pendiente para decirla tú.

El cristiano vive como en un concurso haciendo ejercicios espirituales, practicando la Biblia. Es un libro de pánico, de terror
y de angustia. Y es necesario que todo eso pase para hacerte un oído útil.

Nosotros tenemos la vida humana y la espiritual, y ahí es donde tenemos el problema. Hay 4 tipos de amor: el de Dios, el humano, el
del mundo y el eros.

En Samaria estamos escuchando palabra de universidad no de colegio. Nuestra redención está cerca, así que no hay tiempo de
mirar atrás.

La sabiduría de Dios no es animal ni diabólica es divina. Así que estamos en peligro si mezclamos. A Dios no le agrada que
comparemos sus cosas con las del mundo.

Necesitamos salir del desierto, y nuestra vida deber ser únicamente para con Dios. Estamos recibiendo los últimos datos del
sistema informático divino, y los envían los ángeles mensajeros de Dios para poder moldearnos, y que nuestro yo muera.

Morir es guardar silencio delante de Jehová, y que sean perfectos tus caminos delante de Él.

Nehemías 4:12
"Cuando oyó Sanbalat que nosotros edificábamos el muro, se enojó y se enfureció en gran manera, e hizo escarnio de los judíos. Y
habló delante de sus hermanos y del ejército de Samaria, y dijo: ¿Qué hacen estos débiles judíos? ¿Se les permitirá volver a ofrecer
sus sacrificios? ¿Acabarán en un día? ¿Resucitarán de los montones del polvo las piedras que fueron quemadas?"

Obedezco pero no cumplo. Aparentemente obedeces pero luego no cumples. Debemos machacar la aceituna y sacar el aceite y
empezar a nutrirnos porque Dios tiene mucho más. Yo camino con los planes de Dios no con los míos, y eso ocurre cuando no te
conformas y buscas el reto. Dios es grande, y lo que viene cada vez es más grande.

El que vale, Dios lo pone aparte como con Gedeón que de 30000 hombres escogió a 300. Y le dijo: "¿no te envió yo? Vete a
pelear.

Sean pocas tus palabras delante de Dios, pide misericordia. Pues de las muchas palabras viene la voz del necio.

Hay dos vidas en ti, pero no puedes vivir las dos a la vez: la santidad y el mundo. No vale.
Mientras tú te consideras que vales y eres fuerte, y que vas a hacer grandes cosas es cuando menos le vales a Dios. Sin embargo,
cuando eres débil en ti, es cuando le vales a Dios, cuando dices siervo inútil soy. Cuando edificas el muro te enganchas en la
oración y en el clamor unido como pueblo, y se producen cosas. Debemos clamar todo el tiempo.

No pedisteis opinión para nacer y tampoco podrás pedir para morir. Te trajeron y te sacaran.

¿Cuando vas a creer? El día de después? Debemos digerir todo lo que estamos recibiendo.
Dios todavía no ha apretado las tuercas y ya nos estamos quejando. Así que calla que entonces te va a apretar de verdad. Más vale
que no te quejes.

Lo único que yo pido es misericordia. Porque nos merecemos más castigo de lo que nos han hecho por nuestros pecados y
errores. Con una actitud así, la cosa cambia y Dios te va a mirar. Dios quiere oír lo que hay dentro de ti, que arrancas de dentro
clamando y pidiendo misericordia, reconociendo nuestros errores.

A Uzías le vino cólera por su queja. Siempre estamos diciendo: porque yo no me lo merezco, mira lo que me han hecho, etc.
Gente muy allegada a Dios fueron al infierno; gente que reconoció a Jesús y que estuvo cerca de Él se fue al infierno, porque no le
creyeron.

La palabra de Dios se ha de cocinar para poderla dar, y eso lo hace el pastor con los dones de gracia que Dios le da. La gracia de
Ester enamoro al rey, pero ella vivía humillada y sometida al pastor que era su tío Mardoqueo, y eso la transformó. Dios nos ha dado
Espíritu de autoridad. El éxito del cristiano está en morir. Como dice Pablo para mí el morir es ganancia.

La gente obedece pero no cumple. La gente dice con boca grande: Nada tenía y ahora tengo. Sé sabio y dilo de la manera
correcta: por la gracia de Dios tengo lo que tengo, y no tengo nada, por su misericordia me bendijo. Cuando aprendas a hablar,
sufrir, caminar, cantar con humildad es cuando Dios va a bendecirte. Pero no poniendo cara de como si fueses humilde, sino que lo
seas de verdad. Porque sinó, es como si oyes las órdenes pero no las haces. Obedeces pero no cumples.

Debemos derramar las rodillas del corazón que son las que no se ven. La iglesia, Dios la levantó de lo débil, y la hizo fuerte. Así fue
como levantaron el muro de nuevo. Débil viene de sensibilidad. Lo débil de Dios es más fuerte. Si no tienes sensibilidad Dios no
puede usarte.

La obediencia se aprende amando y no respondiendo mal por mal.

Lo que Dios comienza lo acabará como Él diga, estamos en sus manos. Debemos estar listos hoy, preparados, sino te quedas.
Seamos misericordiosos, generosos, dadivosos y hablemos siempre con la palabra de Dios. Estamos viendo que la iglesia se está
perdiendo metida en la apostasía y Cristo viene.