IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LOS VERDADEROS HIJOS DE DIOS SON LA SAL DEL MUNDO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Un verdadero cristiano medita día y noche
Los que son nacidos del Espíritu y andan en el Espíritu son los hijos de Dios.
Si vives los pecados de la carne NO eres del Espíritu, tu vida no está decidida. Debes preocuparte de que tu nombre esté inscrito en
el libro de la vida.
La unción del Espíritu es un flujo que se pone en la cabeza y desciende.
No te regocijes por creer que tienes poder y puedes ser profeta, más bien
regocíjate de tener tu nombre inscrito en el libro de la vida. Tienes que tener libertad en
Cristo, eso significa armonizar con la cabeza (el pastor) porque es quien tiene visión del
cielo y te trae cosas buenas de Dios, y para ello debes sujetarte, al igual que los
cimientos que aguantan la altura de una torre para que pueda mantenerse en lo alto y así
poder ofrecer la visión que desde abajo es imposible observar.

La vida cristiana es para meditar día y noche en la palabra, así podrás discernir los
momentos sublimes de Dios vividos en la congregación. Es necesario que NO te pongas
límites, depende de tus cadenas mentales te limitas. El rostro brilla cuando estás libre de
amenazas mentales y dejas tus complejos, y para conseguirlo tienes que morir y rendirte
ante la voluntad de Dios (caer como el grano en la tierra que cuando se pudre y muere
hay un silencio en el que parece que no hay todavía fruto, pero en realidad está escondido
hasta que en el momento adecuado sale a la luz y comienza a brillar).

La carrera más grande es seguir a Jesús hasta el final, si la sangre de Jesús te limpia
se van borrando tus faltas y vas alcanzando la perfección. El cielo se gana por amor NO
bajo competencias humanas, los cristianos religiosos NO se salvan. El título más grande
es ser hijo de Dios. Lo importante es ser salvo prosiguiendo el blanco hasta el final.
La corrupción se puede detener con sal. Jesús dijo que somos la sal del mundo, no se
trata de ser gracioso, es llevar gracia y marcar la diferencia. Los fariseos no entendían a
Jesús porque actuaba diferente a ellos y rompía los esquemas religiosos de legalismo,
para ellos era un choque por el amor que desprendía, llegaba más lejos que cualquier
persona.

A Jesús lo puedes ver en las obras de amor, el dijo que se manifestaría en nuestros
cuerpos y es así, pero no sólo somos llamados para recibir bendición sino para ser de
bendición, tienes que desear ser de bendición a los demás, y si te cuesta debes pedírselo
a Dios. ¿Eres sal? ser sal es llevar un equilibrio (no te pases, pero tampoco te quedes
insípido), es honradez, sencillez, calidad, la gracia... es que ayudas a los demás a que
caigan al arrepentimiento, ayudas a curar sus heridas.

El varón no puede olvidar a su mujer ni la mujer a su marido. Desde el principio
deben cultivar la unidad espiritual estando de acuerdo en el servicio, sin reprocharse
nada, llevando una armonía. La comprensión de la pareja es lo más importante. Los que
ríen primeramente con los de su casa son felices NO los que ríen solamente con los de
fuera. En el hogar es importante mantener el respeto y evitar las confianzas que llevan a
hablar con desprecio el uno al otro. La felicidad de la pareja está en ser comprensivos

La falta de gracia hace que tengas un carácter malo. La santidad es a través de sufrir, si tienes esperanza en ciertas situaciones
delante de Dios sigue y no caigas en la desesperanza, cuando pasas por la prueba no debes desesperar porque entonces es que
no confías en Dios. Siempre debe estar la esperanza en Dios manteniéndote en fe.

Dios no se fija en si tienes un día malo o bueno para usarte. Piensa que tú peor día es que pudiendo alabar a Dios no lo hagas, eres
importante cuando estás delante de Dios adorando. No sigas a Jesús sin esfuerzo, es tiempo de estar en la cubierta. Dios se fija en
tu esfuerzo.

Cuando pierdes tu humanismo carnal el Señor te llena, la santidad hace que los demás deseen estar contigo. Nadie verá a Dios sin
amor y sin santidad. Hay que vaciarse para llenarse, cuando vienes a la reunión primero debes vaciarte de ti para preparar tu vaso y
poder llenarte. Al vaciarte Dios te llena de su palabra, puedes estar receptivo para que haya cabida.

Jueces 6:11-14 - Y vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo
Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas.
Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.
Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas
sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha
desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas.
Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo?

Dios se fija en tu esfuerzo, el ve tu aceptación o desprecio. Los cristianos perdemos rápido al esperanza, no nos damos
cuenta que es importante permanecer hasta el final, Dios sabe por dónde pasas, el ve tu hambre, tu angustia. Él te saca cuando es
el momento, nuestro tiempo NO es el tiempo de Dios. Él te envía cuando te ve dispuesto y preparado, tienes que aprender a
escuchar su voz, pero confía que Él es tu escudo ante la dificultad. La predicación del pastor es para sacar al pueblo de la
inmundicia y prepararlo para ser usado.