IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LOS TEOCRATAS OBEDECEN A DIOS

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
A veces Dios no te permite que le desobedezcas
Dios tiene un estilo y una forma de hacer las cosas muy diferente al nuestro, y esto lo podemos apreciar cuando Jacob fue a
bendecir a Efraím y Manases, y Dios le cruzó los brazos a Jacob, y delante estaba su hijo José que quiso influir según el orden del
primogénito; pero Dios lo quiso así. Según el hombre, su propia teología, la bendición le pertenecía a Manases, y José intentó
corregir o manipular a Jacob que era el profeta de Dios. Pero cuando es Dios quien quiere hacer las cosas nosotros no tenemos
nada que hacer. No podemos decirle a Dios lo que debe hacer, grave error.
Hay veces que cuando Dios da una orden un día no te va a permitir que lo
desobedezcas, como a la mujer de Lot que se quedó  hecha una estatua de sal. Dios no
te va dejar pasar algo cuanto te lo ha prohibido.

Hay gente que devora la Biblia en cuanto a su idealismo, y eso acaba en un fracaso.
Satanás hechiza a la gente cuando hay crisis, porque faltan cosas y la fe decae. La gente
se deja llevar por locos y no ve los frutos de otros que  han conseguido a base de
sacrificio. El diablo estropea a la gente para que no vean lo bueno que se ha conseguido.
Debemos tener espíritu para discernir los espíritus. Mejor es estar con la gente buena que
con la gente mala. Lamentablemente, siempre tenemos la tendencia de salirnos de casa
y echarnos malas juntas que nos van a corromper. Pero llega un día en el que nos damos
cuenta como el hijo prodigo dónde teníamos lo bueno.  Cuando pierdes el norte, te sientes
vacío, echas de menos tu mundo que viviste, y el diablo quiere verte perdido y podrido.
Antes o después lo pagas igual que Adán y Eva.

Nadie puede tener una gracia especial a menos que se arrepienta y reconozca su
pecado. A Dios no le convence nada cuando es fingimiento y no es de corazón.
Llorar en el espíritu no es un llanto de hijo prodigo sino de agradecimiento, de que no
puedes pagarle a Dios, y sólo le puedes decir gracias.
El trabajo de un pastor consiste en que a veces para unir debe romper, no todo es coser,
hay un proceso laborioso. El primer agente es Cristo, el segundo es su Sangre y el
tercero es su Palabra. Estamos en un tiempo en el que el no hace nada por salir, Dios ya
no va a hacer nada. Solo responderá a los que claman de verdad.

Cuando tu estilo de vida es idealista te crees tus propias mentiras.
Israel solo ha tenido el reinado de David como teócrata, quiere decir soberano, que todos
amaban de corazón a su rey. Donde Jesús es el rey de la iglesia se ve el fruto, y no que
sean dirigidas por denominaciones de hombre poderosos.
Para ser teócrata primero debes vivirlo en tí mismo, esto quiere decir, que Jesús tiene
que ser el Rey soberano en ti y en tu vida. Y esto son personas que lo demuestran por su
celo y por su amor, dan la vida por Él.

Satanás pone cebos como la prosperidad para que te olvides de la palabra y te
salgas de ella. Israel dejo de ser teócrata porque empezó a vender la tierra. Y Dios no
quería eso.
La iglesia debe ser teócrata, que mande y controle sólo Dios, y  no que manden los
hombres. La iglesia verdadera es aquella donde Él es Señor de todo. Él es Señor de su
manada pequeña que es la que le oye y le obedece. La teocracia en la iglesia empieza
con un pastor que es obediente a Dios, que hace todo lo que Dios quiere.

Dios sólo caminará con gente que hagan lo que Él quiere.  No caminará con gente que está al 25% o al 50% con Él (son vasos de
madera). Él lo hará cuando estemos al 100%. Él te entrenará cuando estés al 25%, y te seguirá entrenando cuando estés al 50%,
pero no serás un enviado para cosas especiales. Te seguirá entrenando. Los vasos que están al 75% ya son metales (plata o oro).
Pero cuando estés al 100% estarás en tal estado de felicidad con Él que no temerás mal alguno, pues estás al 100% de confianza
con Él.

Por predicar que Cristo viene no significa que estés preparando a la gente. Preparar a la gente es prepararla para sufrir, para
pasar la prueba del escape que superaron Lot y sus dos hijas, pero la mujer quedo hecha una estatua por no obedecer.
Vivir y andar en el espíritu es estar al 100%, y significa teócrata. Dios te presenta como un príncipe.
Daniel y sus amigos fueron apartados para recibir una preparación para el servicio de Nabucodonosor, pero ellos no sabían que eso
los iba a transformar, y servir al reino de babilonia. Eran vasos que servían en el reino, y Daniel era un vaso de oro, era un teócrata.
Porque él no adoraba a nadie que no fuese Dios. No le importó lo que le pudiesen hacer (fue al foso de los leones). Por mantenerse
firme en la fe y servir a Dios al 100% pasó de estar a filo de la muerte a ser un príncipe, el segundo de babilonia, porque el decidió
servir a Dios al 100 %.

Debemos trabajar para la iglesia porque es la lanzadera que te va a llevar al cielo. Pero si no eres parte del cuerpo no vas a
subir en el rapto con esa lanzadera.
Dios me ha dado un cargo para preparar a un pueblo bien dispuesto, y esto es por el espíritu. No debemos preocuparnos por lo que
debamos decir, porque si estás en el espíritu en la misma hora vendrá el Espíritu Santo y te pondrá palabra en tu boca. Esto viene
por gracia y por obediencia. Está todo escrito pero no está todo revelado, la revelación viene por el Espíritu Santo. Él busca al que
vive en servicio, adoración y predicación. Siempre buscando este orden tripartita.

La gente que se reía de Pedro quería torcer sus palabras. No podemos crear confusión porque estamos en la hora del rapto, no
podemos provocar cosas que no provienen del Espíritu. El hombre pretende manipular el poder del Espíritu.
El punto de la verdad está en Él y no en nosotros, no deseemos grandezas del mundo o fama de buenos predicadores, debemos
ser teócratas que es buscar y hacer la voluntad de Dios. David fue el único rey teócrata bueno, los demás que se imponían eran
reinos de dictaduras por la fuerza, que obligaban.

Dios lo que mira es la palabra en el corazón, no los libros que tengamos en nuestro intelecto. Quiere ver la palabra hecha carne
en nosotros, que la practicamos, y no se va. Si la palabra se va es historia. Los verdaderos eran los que hacían historia
obedeciendo, y morían por Jehová.
La gente se hace dioses  de dones, del trabajo, de sí mismos, de cualquier cosa pequeña. La gente más peligrosa está en la
gradas, más que los propios leones de los circos romanos, porque son envidiosos como con Daniel que los adivinos le tenían
envidia y querían matarlo.

Dios probará toda palabra que haya entrado en tu corazón (Lucas 8). Cada vez que digas que te humillas tendrás persecución,
porque Dios se quiere asegurar si lo dices en la carne o lo dices en el espíritu.
Lo que vives en el espíritu no es lo mismo que  lo que vives en la carne, no puedes mezclarlo, no sirve. Has perdido tu norte como el
hijo prodigo, recupéralo humillándote. Para recuperar debes estar vigilado por un teócrata que no te va a dejar pasar una.
Si el aspirante a teócrata vive un 25% te dejara pasar el otro 75 % y lo mismo al contrario, pero si vives al 100 % no te dejara pasar
nada. Estará en condiciones de corregirte, y ayudarte a transformarte , y a prepararte.

Jesús siempre hablaba directo, en vivo, en el Espíritu, según las circunstancias que tenia alrededor de Él. Y el que es el
trompeta y atalaya de Dios (pastor) debe hablar por el espíritu para poder despertar al pueblo que duerme y que estén preparados.
Si deja pasar cosas entonces no tiene nada de teócrata. Cuando el atalaya toca la trompeta y el pueblo se apercibe, no hay
problema. Por tanto, si el predicador está bien , el pueblo estará bien.

En Proverbios nos enseña que el que tiene oídos para oír: su rostro y su personalidad es diferente. Los que no tienen
oídos para oír tienen que esforzarse más. Y en esta iglesia tenemos una escuela que prepara.
Los regalos de Dios vienen por obedecer en el espíritu. Una persona hambrienta se lo come todo. El buen alimento es para
apreciarlo, y Dios esta con el apreciador. Jesús desde pequeño apreció como humano, y la Biblia nos enseña que era un buen
apreciador y conectaba con todos.

Romanos 16:19 RVR1960
“ Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabio para el bien,
e ingenuos para el mal”
Estamos viviendo los días del lazo,  a Jesús lo esperan bíblicamente pero no saben la fecha ni el año, pero no lo esperan
espiritualmente.

Obediencia es conducta. Entramos por el arrepentimiento. Si hay obediencia, hay colirio.
Hoy vivimos en la iglesia de Laodicea, que ni es fría ni caliente y vive de los sentimientos.
En la tierra no hay felicidad, la felicidad es obedecer a Cristo. Como dijo Jesús mi felicidad es hacer todo lo que al Padre le agrada.
El anciano Gayo se gozaba de que sus hijos obedecían a la verdad. Este anciano fue prosperado por su obediencia. Y Pablo
reconoce a un sector de una Iglesia de Éfeso.
Cuando tú vigilas el pecado no te manipula.
No descanses sobre papel sino sobre la roca que es Cristo. Agárrate a la roca que es Jesús.

2 Corintios 9:13 RVR1960
“Pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la
liberalidad de vuestra contribución  para ellos y para todos;”
El corazón de Dios es tan sensible que oye la caída de un gorrión. Los sensibles entienden la dureza del corazón de los duros. Por
eso no contienden con ellos, y no responden. Jehová paga a cada uno según sus obras.
Los que son de Cristo ha crucificado su carne, no entran en el estilismo del mundo. Los hombres intelectuales y muy bien
preparados han entrado en las iglesias, y no quedan teócratas. Como Elías, que dijo sólo yo he quedado. Los profetas son los que
traen la mejora a nuestras vidas.
El teócrata es el que no quiere saber nada que no sea de su Dios.