IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LOS QUE AMAN A JESUS AMAN SU VENIDA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Amar es esperarle
Sin corrección no hay arrebatamiento (Hebreos 12). Hay personas que viven bajo la obstinación, y a estas personas Dios las
desecha, son como Saúl. Pero nosotros no podemos tomar esa actitud, somos ovejas y debemos obedecer.
Los burros son incorregibles.
Cuando una persona es incorregible, ¿que sucede? Es como una casa que ha sido limpiada, como cuando el pastor libera a través
de la ministración a miembros, si luego no procuran cambiar y dejarse aconsejar se enaltecen y el postrer estado es peor. Te has
de quitar los velos pues muchos son intelectuales.

La iglesia no es una organización humana, eso lo practican los movimientos
ecuménicos, religiosos y sectas. La iglesia está libre de todo eso.

Al que no tiene la gracia de Dios se le ve, es una persona separatista que incita a los
demás. Hay que tener cuidado, no puedes poner por encima de lo espiritual lo carnal.
Tienen una carcasa y de ahí no salen, y nosotros no somos mejor que ellos sino
cambiamos. Para poder cambiar si tienes un comportamiento agresivo todo el tiempo,
debes empezar por no defenderte.

Así que la casa una vez que es limpia, ¿que sucede? Te liberas a través de escuchar al
pastor, tiene autoridad sobre los espíritus, enfermedades, demonios que le ha sido dado
por Dios. Si el justo me reprende me hace un favor. Pero si no eres fiel en lo poco, donde
te va a poner Dios, estarás con los infieles, bajo el poder mental y eso es como
hechicería.

Todo lo que crea adicción, es droga. Y la mente está drogada cuando permitimos el
pecado de continuo en nosotros sin arrepentirnos. Está claro que dejaremos de pecar
cuando estemos en gloria, pero aquí pecamos por el pensamiento, por tus hechos, por
tus ojos, etc. Como Jesús no tenía ningún pecado, los discípulos se iban limpiando por la
palabra que recibían cada día Él.

Oramos a ti Señor que nos des sabiduría porque muchos tienen los oídos cerrados, que
abran su entendimiento.

Los cristianos somos espíritus, y según Romanos 8 debemos estar ocupados en las
cosas del Espíritu. Nuestra mente es engañosa, Dios no te hace apto por tus orejas sino
por tus oídos.

La prosperidad real es en Dios, y luego Él prospera otras áreas, pero si sólo lo buscas
el domingo para ti la iglesia es una organización, una pasarela para que te vean.
Los primeros cristianos cuando se convertían al poco tiempo eran llevados por los
romanos a los circos y los leones los mataban. Pero ellos salían al circo alabando a Dios,
y con este gesto muchos más se convertían. Ellos entendían que la conversión real era
morir. Esta era la forma de convertirse a Dios; sin embargo, hoy la gente vive en un mar
de dudas, están pensando en su vida, sus posesiones... pero necio no sabes que hoy
pueden venir a pedir tu alma.
Se te aguanta tu forma de actuar porque hay misericordia, pero tienes un orgullo herido, altivo que es como un animal herido que no
está muerto y quiere vengarse. Estás muy lejos del arrebatamiento.

Así que Dios nos ha puesto el rapto para poder librarnos de todo el tormento, pero cuáles son los requisitos del rapto: el que
se humilla será exaltado. La exhortación es para arrepentirse y buscar a Dios de corazón. Si quieres que todo te vaya bien debes
buscar a Dios. El que busca halla, el que llama se le abre y el que pide se le da, pero eso sucede en su viña que es la iglesia.

Dios me ha enseñado disciplina tanto física como espiritual, he pasado pruebas sufriendo y esperando que Él me libre o pase
página, esperando su misericordia. Y Dios cuando ve que le amas y no te quejas te saca de todo. Y luego viene a bendecirte.

No pongáis la mirada en las riquezas injustas, Dios es el dueño de todo. Sino crees a Dios tienes un problema, y más la gente que
lo maldice. No puedes exigirle nada, busca primero el reino del cielo y los demás te será añadido. Pero si pones tu mirada en el
futuro, todo se te pasará. La generación se va, todo se está cumpliendo, Jesús ya viene.

La mano de Dios siempre ha estado al lado del que lo busca, así que, no hay cosa peor que una persona se crea que es
inteligente porque así no consigue nada de Dios. La Biblia nos aclara que los inteligentes y sabios son los que buscan y escogen a
Dios.
He tenido pruebas muy duras pero siempre he buscado el reino y su justicia. Los años en el Señor son buenos si los aprovechas,
pero si tu mente está entenebrecida todos los años que llevas en Dios no te sirven, porque no te has transformado.

A Dios no le convenció su pueblo que eran los más sabios de todo el mundo, porque su sabiduría era mala. Siempre
encendidos de rabia, sus ojos enfermos y envenenados de ira.
Si tu ojo es malo arráncalo porque te va a llevar a la perdición. La iglesia es espiritual no un ente orgánico, por eso la gente que
entiende sabe que debe hacer. Así que, si dos o tres están, se ayudarán pero si estás solo…¿ quien te ayudará?

Tenemos una iglesia que todavía tiene pañales, imaginemos un hombre grande con pañales, huele a caca, hay pecado. Este mundo
de tecnología avanzada es lo que está matando a la gente. Competir y competir, afán de tener y avanzar pero eso no te hace el
futuro, sino el buscar primeramente a Dios.

Hace 42 años crecía en el Señor con muy poco materialmente, pero Dios me daba muchas bendiciones y experiencias, siempre iba
con mi guitarra para adorar, no participaba de conversaciones que no edificaban. Y siempre tenía cerca a dos o tres para adorar a
Dios.

La iglesia verá el principio de dolores para que muchos puedan reaccionar y se escapen de la ira venidera, pero los que son tibios
no se van. La iglesia tiene una generación contada hasta que Israel cumpla 70 años, y sólo le queda un año. Así que todo está cerca
pero no sabemos ni el día ni la hora. Tu orgullo es un impedimento para que creas esto.

Hoy tenemos predicadores que primero no han buscado el reino de Dios sino su futuro y prosperidad. Debemos tener fe y
pasión.

¿Quien se va en el rapto? ¿Que dice San Pablo, cuál es el requisito? El que ama a Jesús ama su venida. No puedes amar a
Jesús sin la venida.
La iglesia es la novia que se va con el Señor. Si Dios nos da el poder de liberar los demonios, ¿como nos va a permitir estar con los
demonios en la gran tribulación? Por eso se lleva a la iglesia. Si Dios limpia la casa de los santos, ¿como va a dejarnos en la gran
tribulación para que los demonios nos posean?

La letra es lo que reina actualmente en el mundo intelectual, es literatura. La Biblia leída sin el Espíritu es letra. La gente se
hace riquezas de saber mucho con libros, muchos predicadores tienen la Biblia como un libro de historia y nada más. Pero la Biblia
es un libro espiritual, es un libro de dimensiones.

Para Dios la perfección no es el cuerpo, el hombre es imperfecto, será perfecto con un cuerpo de gloria que Dios nos dará en su
presencia. Te vas perfeccionando en la obediencia.

Sino se te queda nada de la predicación es que tiene orejas grandes y nada más, no tienes oído. No seas amante de ti mismo,
porque habrá muchos amadores de sí mismo. Los vicios te los puedes quitar pero para quitarse estos espíritus de vanagloria es
imprescindible escuchar la palabra, incluso de rodillas si es necesario. Porque Él admira los que aman su palabra.

La Biblia es el verbo de Dios, es el principio y el final. No importa lo torpe que seas, sólo que ames a Jesús y ames su venida. Y para
eso tienes que guardarte, no puedes estar bajo cadenas de opresión.

Los ministerios están bajo el ministerio del pastor, él es quien delega.
En un gobierno el presidente pone a ministros para que cada uno realice una función. En la casa del Señor es igual, Dios pone a el
pastor para que delegue y haya orden. Nadie puede hacerse dueño de su ministerio, te ha sido dado por el pastor, y por encima del
pastor está Dios. Así que debemos dar cuenta al pastor de lo que hacemos, y a los que son obedientes les brilla la cara, duermen
tranquilos.

En Hechos 13:1, estaban ayunando y orando, y el Espíritu Santo viendo a estos atletas espirituales les dijo: “…Apartadme a Bernabé
y a Saulo para la obra que les he llamado…” del ministerio, el ministerio entonces era Pedro. Nadie puede saltarse a los ministerios.
El que trabaje bajo un ministerio delegado, hágalo con alegría, sin quejarse. Por eso el siervo de Dios no puede ser contencioso sino
amable y sufrido.

Dios bendice el alma, esta es la prosperidad que Dios haga prosperar tu alma. Pero no te quieras apropiar de “tu” ministerio, debes
sujetarte al pastor y no puedes enseñar nada que no sea lo mismo que enseña el pastor, porque sino tuerces lo derecho. Así que el
que siembre, que mire como siembra.

No cambiamos porque la palabra entra y sale y no le damos la importancia que merece. Como tú consideras y reconoces a los
demás así te harán a ti. El bien que quieres que te hagan hazlo tu primero. Debes acercar a la gente y no alejarla.

Los futuristas vienen del ocultismo, dependen de la suerte de la calle. Los discípulos echaron a suerte quien sustituía a Judas,
pero no debían haberlo hecho, debían haberse esperado porque el sustituto escogido por Dios vino más tarde, era Pablo.

El capítulo 3 de 2 Corintios es uno de los capítulos más queridos por mi, me ayudó mucho a hablar con revelación, con palabra de
vida. Porque una cosa es predicar y otra es dar trigo, y que la gente coma. Y leer sólo es literatura, debe ir acompañado del Espíritu.
El Padre nos envió al Hijo para que lo disfrutemos.

«el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el
espíritu vivifica.»
2 Corintios 3:6

Luego Dios separa a Pablo de Bernabé, y lo convierte en el hombre más perfecto sobre la tierra. Un pastor tiene que ser
competente, entregado en cuerpo y alma, con sacrificio. Predicar sin el Espíritu es hacerlo con el conocimiento y intelecto humano.
Si antes no se busca a Dios es que hay un orgullo malo.

En la mente tenemos la vida humana y la del espíritu. Los efectos milagrosos de Dios son maravillas de Él. Él viene a darnos vida,
pero por desgracia solo hay un pequeño remanente.

En Isaías 35 nos dice que debemos fortalecer las manos cansadas y enderezar las rodillas endebles. No podemos ir con
lástima. Como pastor no doy por perdido a ninguno, pero algunos, ellos mismos se dan por perdidos. Si yo, por ejemplo, no hiciese
gimnasia estaría en una cama postrado, y me ha ido bien, pues de lo contrario hubiese caído en una depresión, pero esto es fe. La
vida de Dios te produce entusiasmo. Debemos limpiarnos y sacar todas las toxinas de nuestra alma. Deja los jugos y bebidas del
hombre, bebe del agua de vida.

La vida espiritual no es tenerla, es mantenerla, ya que cuando sales a la calle la pierdes porque eres contencioso y crujes los
dientes. Igual que como los judíos hicieron con Esteban, él no les provocó pero su luz era tan superior a ellos que la envidia les hizo
matarlo. La envidia es asesina, mata.

La vida mental metafísica no vale, no es fe. Y todo lo que no proviene de fe es pecado, te quedarás solo. Creed a vuestros
profetas y seréis prosperados, y estaréis seguros, Dios os guardara.

El cristiano para humillarse debe esconderse. La humildad es un trance. Para irte al cielo no tienes margen de maniobra, y no
tientes a Dios porque te quedas fuera como la generación de Israel en el desierto. Así que hermanos santifiquémonos, limpiémonos
de toda corrupción, entremos en el reposo del rapto. El pueblo de Israel que no cruzó el Jordán fue la vieja generación porque no
tenían fe. La palabra que oían de Moisés no la acompañaron de fe.

El que ama al Hijo ama al Padre, nadie puede amar a Dios Padre sino ama a Cristo. En 2 Corintios 6:14 nos dice que no somos
nuestros, hemos sido comprado por precio muy alto que es la sangre de Jesús en el cruz. Así que los que aman a Jesús aman su
venida. Él gano la corona de justicia, no puedes llegar ahí sin pasar por la prueba de la humillación.

La palabra de oídas no sirve, no tiene valor sólo como oreja, tiene valor cuando la acompañas con fe. Como pastor os estoy
alentando continuamente, os digo lo que debéis quitaros para iros con Él, y lo que os hace quedaros aquí. Lo que cuenta es que
estés caminando para ir al cielo.
A los que no conocen el Espíritu está palabra les es un palo duro, pero lo dice claro: “… la palabra mata más el Espíritu vivifica”.

Jesús lo dijo: “…mi palabra es vida”, debían adaptarse a Él, no Él a ellos. Así la iglesia debe adaptarse a la palabra del pastor y no al
contrario. La palabra cuando la entiendes y la prácticas es un relajarte tremendo, es prosperidad. La vida del Espíritu no mata sino
que vivifica. Necesitamos ese relajante en el alma, pues la prosperidad del alma no es la material. Pensemos en los primeros
cristianos como eran sacrificados en los circos romanos por su amor a Dios.

Dios permitió pruebas en mi casa y en mi vida para que aprendiésemos humildad, y cuando llegó el tiempo Dios trajo todo lo que no
tuvimos antes. Así que de toda palabra ociosa que el hombre dijere se su boca dará cuenta el día del juicio en el trono blanco.

«Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el
rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer,»
2 Corintios 3:7

La Luz de Dios refleja gloria. Nosotros nos alimentamos de los demás, pero no de las mentiras. En los Salmos nos dice : “…sean
gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti...” Y en Efesios capítulo 3 nos dice claramente cuál es el
pacto que hizo Dios con nosotros: el de conocer su Amor que excede a todo conocimiento.

«¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más
abundará en gloria el ministerio de justificación.»
2 Corintios 3:89

Un gobierno sin ministros no funciona. El dinero mal usado es peligroso, te pierdes, se vuelve en codicia. Lo primero es buscar a
Dios y luego es que la palabra te vivifique en tu alma. Primero busca lo espiritual y lo demás vendrá si Dios quiere.
La fe buena es por buena conducta, por santidad, por amor, por buena conciencia, por lavar los pies de tus hermanos, que es
reconoced que son superiores a ti.

«Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el
régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.»
Romanos 7:6

La Biblia te dice que no ames ninguna señal, sin embargo te dice que nos alentemos con la esperanza de su venida. El problema
del hombre está en su cabeza es que se cree que no necesita el ministro de culto, el pastor. Así que cuida tu mente.

Estamos en el fin, sólo los espirituales lo entienden y se gozan, los espirituales son los tesoros y piedras vivas de las iglesias.