IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LOS PENSAMIENTOS DE TU ALMA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Nos tenemos que centra en escuchar a JESUS
Para los Judíos Jesús era un misterio porque no le veían la realeza Divina, tan solo permitió que le vieran así tres discípulos:
Pedro, Juan y Santiago, los cuales pudieron verlo Divino en el monte Tabor, tal cómo era Él antes de estar en la tierra, lugar donde el
Padre les dijo: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia, a él oíd (Mateo 17:1-5).
El Padre dejó claro que tenían que centrarse en escuchar a Jesús, por eso es
importante no dejarse llevar por otro tipo de libros escritos por personas con maldad que
preceden a Jesús, tienes que tener discernimiento del bien y del mal porque todo es un
comercio. Tienes primero que leer la Biblia, pero si no vienes con fe la Biblia no habla,
tienes que pedirle a Dios que te hable, Él te habla de muchas formas cuando vienes con
fe.

Puedes estar mucho tiempo intentando acercarte a Jesús y todavía no conocerle
(Juan 14:7-10). Tienes que hacer las obras de Jesús para reflejarlo, incluso podrás hacer
mayores obras como él dijo (Juan 14:12). Lo que te dice el Espíritu Santo que hagas eso
debes hacer, el Padre es fiel y pone la palabra en tu boca.

Jesucristo es el Señor y tienes que vivir a tope sin límites, pero debes entrenarte
mucho y encajar en los niveles espirituales. Si no estás en un nivel de madurez y todavía
necesitas biberones no podrás tener la palabra en tu boca guiada por el Espíritu, no
tendrás el don de Jesús. Los dones del Espíritu son para edificar la iglesia y sostener a
los que son más débiles. El débil no puede socorrer al fuerte porque todavía es un bebé.

Cuando NO crees equivale a crucificar a Jesús, la vida cristiana se basa en
preparación, en amar la obra de Dios y tener sed de servir, nunca creyendo que eres un
ángel haciéndote ver que eres algo y pensando que puedes gobernar en alguna cosa.
Cuidado con la levadura de algunas personas, hay mucha mentalidad de pensarse que se
hacen bien y en realidad se está actuando mal, si no tienes discernimiento puedes ser
una piedra de tropiezo, Pablo persiguió a los cristianos creyendo que lo hacía bien y
pensando que tenía razón defendiendo la Ley, hasta que Jesús se le presentó para
corregirle. Quien tiene que sobresalir siempre es el nombre de Cristo, la obra no es
nuestra.

Jesús dijo a los judíos: ¿por qué me rechazáis diciendo: somos hijos de Abraham? si
fuerais hijos de Abraham me hubierais reconocido, me hubierais amado y seríais mis
amigos, Abraham conoció mis días (Juan 8:39-58). Dios no mira los palacios mira tu
interior dentro de tu corazón, tu fe y amor por él como lo hizo Abraham. No hay nada
imposible para el que cree.
El que cree puede estar hundido, pero se levanta y sigue adelante como sea, Dios
hará que nadie se ría y se avergüence de ti, mantendrá tu lámpara encendida y lo que Él
ha empezado en ti lo acabará, eso es la fe, Dios siempre llega en el momento justo, no
dejará que tu mente se vaya.
Confía en que Él no dejará que desmayes y pierdas el conocimiento, si eres fiel en lo poco te pondrá por mucho. De nada
servirá que empieces con mucho y acabes con nada. Si empiezas bien con Dios acabarás mejor, pero si empiezas sin tenerlo en
cuenta terminarás cayendo de la gracia. Hay personas que se les corrige y no reaccionan, es porque son obstinadas y es como si
estuvieran hechizadas, les da igual y piensan que están por encima de la ley, del pastor, de la gracia… prefieren escuchar otras
enseñanzas persuasivas (Gálatas 5:4-18).

El día que Cristo llame a su iglesia para llevársela está predestinado, nadie sabe el día y la hora (el apocalipsis empezará
cuando se vaya la iglesia), ahora estamos viviendo una preparación de lo que acontecerá, tan solo es un pequeño reflejo de lo que
sucederá. La iglesia está preparada para irse y el enemigo prepara al mundo para quedarse en la gran tribulación, así que hay dos
preparaciones, está en ti decidir qué preparación escoges. Si escoges a Jesús tienes que permanecer en guerra espiritual con la
iglesia, los que guardan las buenas costumbres no dejan de reunirse, no vienen por costumbre de forma religiosa sólo por temor,
sino que asisten como si fuera el último día con intensidad porque desean reunirse con su redentor Jesucristo.

Los que conocemos a Jesús también conocemos su venida. Los que tienen hambre se enamoran, el rapto proporciona
enamoramiento espiritual. Eres la habitación de Dios y el está dentro de ti, Jesús está protegido de los pecados de tu alma, pero si
corrompes tu espíritu mueres y Jesús ya no puede morar en ti de forma que pierdes la salvación (Hebreos).

Tienes un atrio que es tu cuerpo y mente, los judíos tenían un patio en el templo muy grande y había un altar donde se ofrecía a los
animales (bueyes, tórtolas, machos cabríos…) una vez al año, según el pecado de cada uno ofrecían un tipo de animal u otro como
sacrificio, pero Jesús terminó con todos los pecados mediante su sacrificio en la cruz mediante su sangre. Jesús está junto a
nosotros cada día y su sangre te limpia y te vigila para hacerte santo, debes tener un respeto a su sangre. Los sacrificios de los
animales no limpiaban la conciencia del alma porque es invisible, pero la sangre de Jesús sí.

Tu alma y tu mente es pensamiento, voluntad, emoción... es el conocimiento que tienes, lo que hay en tu alma pasa a tu mente.
Según sea tu mente así es como está tu corazón, si tu alma está mal no prosperas, no puedes servir a Dios con un corazón malo y
mal pensado. El limpio de corazón es el que guarda la semilla, si tu tierra es buena, llevarás buen fruto. Dios se agrada de la buena
conciencia.

Si sientes que la palabra te ha molido y te hace daño es que tienes algo que cambiar y debes demostrarle que te arrepientes.
El evangelio es un misterio revelado, es una enseñanza única que se reveló a Pablo por el Espíritu, quien disfruta el evangelio dentro
de él nacerá una estrella. Para muchos no existe el hombre interior y están perdidos, la señal del hombre interior es la nueva vida en
Cristo, si NO eres seguidor de la nueva vida eres como una pared sorda. Una persona muy espiritual en Cristo es un imitador de Él.

El don celestial es Cristo, tienes que gustar de la carne espiritual, no debes estancarte convirtiéndote en la hierba que no le cae
agua, la cual al secarse es echada en el fuego. Se debe ir a la Biblia porque tienes hambre, no por curiosidad. La palabra es el pan
de vida, Juan era un hombre que caía en el pecho de Jesús, entendía sus gestos y palabras, tenía un don de misericordia y de
piedad, tuvo que cuidar de María cuándo Jesús subió a la cruz. Jesús no vino a traer una nueva religión sino una nueva vida. Cuando
tienes esa nueva vida deseas escapar de tu vana manera de vivir.

Ahora que has sido llamado como ciudadano del cielo no puedes llevar la vieja vida, no te conformes a este siglo, renueva la
mente de tu espíritu. Eres coheredero con Jesús, pero eso cuesta tu muerte carnal, quitarte esa forma de vida que no cambia, tu
forma de pensar es la misma que hace muchos años atrás, sigues siendo ese niño que hace las mismas preguntas de siempre,
fluctuante y religioso que no avanza. Los que aman son los que avanzan, no intelectualmente, a Dios hay que atraerlo a nuestro
interior, entrarle con júbilo y alegría, suéltale una sonrisa. Tu interior debe tener ansiedad por Él.

1 Corintios 15 habla de los misterios del arrebatamiento. Experimenta a Dios, no podrás si no llevas disciplina, el Espíritu Santo es
disciplina pura, cumple las primeras fases y verás que creces dejando de hacer lo que hacías antes.

Tenemos que protegernos los unos a los otros, sin darte cuenta sólo tienes ojos para ti y puedes arruinar tu familia por no vivir
conforme a las Escrituras, conforme a la predicación de Cristo. No escuches a tu alma carnal, escucha al Espíritu Santo que le da
testimonio a tu espíritu. El pecado es dulce y parece que estás bien, pero no te fíes. Discierne el pecado que hay en tu alma, no des
por bueno de repente lo que te parece correcto. Examina primero tu corazón.

Tu interior lleva un blindaje espiritual, si eres suyo vendrá a darte destino, sentirás que te separa para usarte y el ministerio te lo dará
a través de la cabeza de la Iglesia. Se verdadero hasta el final, se fiel y agrada a Dios no a los hombres. En Cristo no puedes ser
bueno y malo a la vez, no puedes levantar una raíz de amargura en tu corazón por resistirte a la entrega, lo que más cuesta es
entregar la vida a Jesús, lo que tienes es porque Dios te lo ha dado. Si eres un hijo que le agrada a Dios Él estará por ti en todos los
detalles.

Las muchas preocupaciones te roban la concentración y no serás guiado por Dios, deja de llevar tú el control y déjaselo a
Dios, ríndete.

No te equivoques cuando amas. La palabra amar es muy delicada, significa NO te voy a traicionar, sin necesidad de decirlo. Amar
es cuidar a otra persona, quien traiciona es que no ama. Cuida a tus mayores y ancianos, a tus pastores, sujétate y estate bajo
su cobertura. Corremos mucho sin amor, sin gracia y viviendo la vieja vida donde no perdonas, te resistes a amar y aborreces a
aquellos que te han ayudado. Al que te honra hónrale, tienes un peligro si no honras a quien te honra. Vivimos una generación
maligna, que en vez de restaurar y cuidar menosprecia y coloca más enfermedad en quien la tiene.

Es muy feo humillar a quien lleva el ministerio de Dios. Hay que aprender a saber dónde están las superioridades espirituales,
aquellos que son espirituales son vasos honra. Si no honras serás aborrecido por los demás. Vive honrando para que cuando vayas
a la gloria Jesús pueda repartirte esa honra que has dado. Si eres fiel en lo poco se te verá, si eres un buen perdedor serás un buen
ganador, eso es humildad espiritual.