IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LOS CRISTIANOS VERDADEROS DE ALIENTAN UNOS A OTROS

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Alentemonos con su Venida
Dentro de la iglesia verdadera hay tres tipos de creyentes: los calientes, los fríos y los tibios. Es necesario alentarnos unos
a otros con sus promesas y su venida. Todo lo que sea favorable a alentarse es lo que te ayuda a seguir esa espera de su venida, y
no desfallecer.
Todo lo que le das a un niño luego se lo tienes que sacar, debes ver el fruto de ello. No límites a los niños a reunirse, necesitan
recibir el calcio de la Palabra. De esta forma se les enseña el camino de la salida.
Mi trabajo como pastor es avisar, pues con la cordura está la sabiduría, y hoy en día el
joven menosprecia la enseñanza. Si no la aceptas no vas a alcanzar nada en Dios. Si
aprendes sólo el camino de los gentiles, ves el ir a la iglesia como algo religioso.

Jesús siempre pasaba el rodillo para romper la dureza del corazón. Y decía que el
que no dejaba cosas por Él no podía ser su discípulo, no era digno de Él. ¿Quien es digno
de recibir la bendición que cae aquí? Los que se esfuerzan.

El conflicto en todo el mundo cada vez está más cerca, lo podemos ver en los
informativos, un ejemplo lo tenemos en Siria en la cual ya hay ocho naciones
interviniendo. Todo tiene mucho que ver con el gas, porque en Israel han encontrado gas,
y hasta ahora quién tenía era Rusia y Pakistán. A Rusia no le gusta que Israel pueda
vender gas a Europa, pues los rusos tienen el monopolio en Europa. Y todo esto podría
crear una tercera guerra mundial.

Como dice la palabra nos acercamos a los dolores de parto, a los principios de dolores
donde las familias se van a separar por los conflictos. De hecho, ya está sucediendo en
algunos países pero todo va en aumento y extendiéndose.

Las naciones están que se quieren salir, pero la evidencia es que hay ocho naciones ya
en Siria. Ahora Israel ha hecho la paz con Damasco para poder poner gasoductos que
vayan a ellos y a Europa. Así que el gas podría ser la explosión o el detonante.

Luego tenemos que la iglesia no es fría ni caliente, se ha vuelto tibia. Una persona
fría es una persona religiosa, no tiene sentido su vida, todo es expresión externa, es de
labios. Y esto no le llena, por tanto acaba volviéndose tibia y va a ser vomitada por Dios.
Todo está llegando, la hora se acerca, la medianoche esta ahí. En el cielo están ya los
sonidos y el Señor ya va a actuar. No se puede vivir de sueños, sino de la palabra que es
la visión y el sueño despierto, es soñar despierto.

A la vida no le das importancia hasta que un familiar muere y se le echa de menos y
lo lloras porque se le ha querido mucho. Pero debemos saber que estas cosas se
complican.

Mucha gente no entiende a Dios, y quieren que Él les entienda y es al revés.
Dentro de la iglesia verdadera hay tres tipos de creyentes, dos tipos son creyentes pero
entre comillas. Así que, igual que en Lucas 8:4-15 tenemos estos tres tipos:
1.Las ovejas, que son las que oyen y le siguen. Son receptoras y están pendientes, pero también las hay torpes y las pueden
engañar. Por eso deben oír bien la voz, y deben mantenerse calientes con el fuego del Espíritu (Juan 10:11-19), para ello necesitas
escuchar la voz de Dios en la iglesia a través del pastor.

2.Los burros, que tienen orejas pero no oídos. Vienen a la congregación, se sientan, oyen pero no entienden. Ellos no entienden
pero hablan todo lo que quieren. Para moldearlos se deben dejar tratar y normalmente es complicado; además, requiere mucho
sacrificio porque son muy aparatosos y muy sentimentales pues viven de las apariencias. Son los necios, tardos para entender y
escudriñar las escrituras. Este es el problema de los burros. No tienen oído para oír al Espíritu. Son los que se quedaran en la gran
tribulación. Jesús les dijo: "...Oh necios, tardos para entender y escudriñar las escrituras..." Este es el problema de los burros son
fríos.

3.Y las cabras, son los que están junto al camino pero fríos, los que son simpatizantes, pero no son salvos porque son tibios. Serán
vomitados y no se irán en el rapto. Las cabras se defienden atacando. Son incorregibles y no se les puede tocar, por eso dice el
Señor que tengamos cuidado en arrancar la cizaña porque puedes arrancar el trigo y que se mueran todos. Le comen la cabeza a
otros y los trastornan, son cizañeros.

Así que a la derecha están las ovejas y a la izquierda las cabras, y los burros son los que estarán en la gran tribulación, porque
las cabras se van al infierno. Debemos hacernos análisis a nosotros mismos para saber dónde estamos con urgencia.

Existe una corriente que está transformando a los miembros engañándolos a base pactos para que les den las llaves de los coches,
después los cargan en camiones y se los llevan como pretexto de que su fe aumentará y tendrán uno mejor. Y se están
enriqueciendo a costa de engañar a los miembros, incluso a otros les piden otro tipo de posesiones como sus casas. Todo esto es
hechicería e hipnotismo. Aquí en España también están actuando, así que avisados estamos y que Dios nos guarde de todo este
sistema.

La Biblia no dice que Dios tenga que hacerte rico, sino que a cada uno Dios le ha puesto en unas condiciones para vivir.
Nadie puede presentarse a Dios como que es rico y poderoso en algo, por la carne. Así lo vas a tener muy lejos, además que así ni
te mira, serás el más bajo cuando intentas presumir delante de Dios. A Dios hay que acercarse con un corazón roto, quebrantado y
humilde. Nunca te presentes diciendo mira todo lo que tengo porque hoy mismo puedes morir. Así que nadie se haga ilusiones y no
se gloríe en si mismo, si alguien se ha de gloriar gloríese en el Señor. En cambio, nadie se jacta en sufrir por la causa del evangelio.
La gente está muy mal, no está preparada.

Cuando se te puede ver la gracia y el brillo de Dios es porque estás muriendo y renunciando. Si eres burro no estás dentro,
te quedas fuera y si eres cabra eres vomitado.

No hay peor necedad que creerse una cosa que no tienes, y creer tus propias mentiras. Es más fácil hoy irse detrás del que no cree
(porque así no tienes que pagar un precio) que detrás de alguien que cree, ya que no vas a despojarte tan fácilmente de tu viejo
hombre. Sino te despojas de lo que a Dios no le agrada no sirve. Hay que ser más de hechos y menos de palabras.

Los secretos son de Dios pero los misterios son para la iglesia.

La palabra alentaos es la palabra más importante que nadie practica, equivale a consolar, te habla de promesas, de esperar, de
esperanza de su venida. En la espera es donde la fe fructifica. Esto quiere decir la palabra alentaos, la espera, esperanza de su
promesa. Ser un hijo de luz es que entiendes que debes estar aferrado a la escritura con el Espíritu Santo, como los marinos que se
amarran al palo del barco para salvarse de no caer al mar en las grandes tempestades. En la iglesia hay mástiles para que te
puedas agarrar. Todo lo que sea favorable a alentarse es lo que te ayuda a seguir esa espera de su venida, y no desfallecer.

El pastor es el que te trae el entendimiento y con la ayuda del Espíritu Santo te abre el entendimiento. Es como el móvil
que está bloqueado y se debe desbloquear con una clave. Hay claves de Dios que son de mucha eficacia. Así que alentaos unos a
otros que su regreso está cercano. Ten confianza.

Alentar es que la persona recupere la confianza que perdió, pero una persona que vive para ser visto, no tiene entendimiento, y no
va a recuperar nada. Tienen el entendimiento entenebrecido, viven para sí mismo, es un hechizo en ellos. Te vuelves una cabra que
peleas y te vuelves callejera.

Así que Dios dice:"...el que tenga oídos para oír oiga". Éste es el que se ha ejercitado y ha renunciado a sí mismo y vive para Dios, y
está atento a su palabra. Cuando entras en santidad te rindes en tu interior.

Dios revela misterios, los secretos son de Él.

Dios va a probar a todas las iglesias para ver lo que hay en el corazón. Para oír a Dios debes estar primero preparado, es
decir que haya disciplina en ti: has rechazado y renunciado al mundo. Pablo sabía muy bien que se iba con el Señor, no por la mente
sino por confirmación en su espíritu del Espíritu Santo.

Hay una diferencia entre los pollos y las águilas: los pollos terminan en la olla pero las águilas están en las alturas esperando a
Jesús, porque se han transformado. No es por tus habilidades y saber aplicar tu inteligencia sino por tu esfuerzo de transformarte.
Las llagas son las debilidades y enfermedades internas, por el personaje que te has hecho y necesitas el aceite que suaviza y cura,
que es la palabra que te trae el pastor.

La buena fe se queda y se recibe para poder marcharse con el Señor. La Biblia dice que el que creyere y dejare, ese me servirá.
Debes esconder tu rostro todo lo que puedas para que se pueda ver a Jesús en ti. Cuando el pecado es tu rey, no se puede ver al
Señor en ti.

«Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en
Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos
en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con
estas palabras.»
1 Tesalonicenses 4:16-18

Jesús fue arrebatado para su Padre, en la ascensión, y fue al trono con el Padre.
Dios descenderá, pero no a la tierra, sino que se quedará en el aire. Así que nosotros estaremos en las nubes esperándole a que
nos reciba.

El frío de la calle se puede combatir cubriéndote y tapándote con abrigo, pues de la misma forma el frío del interior también se debe
cubrir, pero con la justicia.

Los tres vasos de honra no están en el paraíso sino más arriba, en los reinos. Sabemos que hay cuatro reinos, y estaremos en ellos
según nuestras acciones de justicia. Los siervos de Dios son los que ayudan y sirven, no deben ser contenciosos sino que deben
ser amables, benignos, sufridos, que nadie se entere cuando actúan. Pablo en la Palabra nos enseña: Sufre penalidades como
buen soldado de Jesucristo, y no vayas quejándote siempre. Cuando Dios puso a la iglesia no puso ninguna ventanilla de
reclamaciones porque todo es por gracia, así que no puedes reclamar porque no te van a contestar. Alguien lo hizo, se quejó y dijo:
"Señor, mi hermano siete veces ha pecado contra mí y yo lo perdono, pero, ¿hasta cuanto debo seguir perdonándolo?" Jesús le dijo:
"...hasta setenta veces siete en un día debes hacerlo". Esto nos aclara que no existe ventanilla de reclamaciones.

Nosotros no podemos cambiar el destino de Dios, sino que es Dios quien puede cambiar el nuestro. Solo Moisés pudo razonar con
Dios, porque Él vio su amor por el pueblo, pero luego Dios los destruyó ya que dijo: "...no pasará esta generación" Porque hay
burros y cabras.

La carne es pecado, así que no pretendas salvar tu cuerpo. No dediques todo tu esfuerzo para él. Otra cosa es que lo hagas por tu
salud, pero no lo hagas por hacerle culto a tu cuerpo.

No somos dignos de lo que Dios nos da, pero Él cuida a sus hijos verdaderos.

Los judíos cuando danzaban no hacían pensar en el baile como algo obsceno, cuidaban sus movimientos, así que en la iglesia
debemos evitar ciertos gestos.
Para concentrarse en la adoración no puedes moverte porque sino pierdes la concentración. La adoración es en espíritu y verdad,
no intentes adorar con los ojos abiertos, no es carne ni es intelecto. En la mente no hay corazón, sino que está en el espíritu. La vida
humana está en la mente, la vida del Espíritu está en el corazón. Necesitas concentrarte en la palabra.

La cuarta dimensión es donde Dios creó el cielo y la tierra, es en el Espíritu. Y Dios separa cielo, tierra y los cielos de los cielos.
Una persona que se concentra, es tan dulce que no quiere nada, no piensa en nada ni nadie.

Dios nos está dando tiempo para que nos arrepintamos, por eso no ha venido todavía. Hemos vivido como queríamos y no
respetábamos a Dios, ahora tenemos tiempo de descuento. Vigila tu boca, y tu lengua, te has de concentrar y perseguir el blanco.
Para lograr la ayuda asistida de Dios debemos empezar a entender todo esto. Morimos para aprender, y esto se consigue con
sacrificio. Cuando Dios te empieza a tratar, te trae cosas que no esperas, e incluso te bendice con sorpresas que no esperas.
Los que son de Dios de verdad no van nunca enalteciéndose, sino con humildad. Dios tiene que pintarnos en nuestra cara su paz.
Sin embargo, cuando las rodillas están endebles, es porque hay pecado, eso es por causa de la desobediencia.

«Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los
demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se
embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la
esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro
Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual,
animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.»
1 Tesalonicenses 5:5-11

Debemos alentar a nuestros familiares a que vengan a la iglesia y busquen a Dios, porque los hijos de la noche se pierden. O
bien, que se congreguen en una iglesia donde predican el rapto. Si eres hijo del día, se te ha de ver la luz. La predicación del rapto
es justicia y está lejos de todo entendimiento de la carne. Si amas al mundo tendrás a Dios por enemigo. Así que no saques a los
niños de la Iglesia. Dios quiere que nosotros reflexionemos.

«Muchos pastores han destruido mi viña, hollaron mi heredad, convirtieron en desierto y soledad mi heredad preciosa. Fue puesta
en asolamiento, y lloró sobre mí desolada; fue asolada toda la tierra, porque no hubo hombre que reflexionase. Sobre todas las
alturas del desierto vinieron destruidores; porque la espada de Jehová devorará desde un extremo de la tierra hasta el otro; no habrá
paz para ninguna carne.»
Jeremías 12:10-12

Porque te llames pastor no significa que los seas, por los frutos se conocerán. Eres cristiano por tu forma de vida, porque no es de
este mundo. Tu estilo de vida es diferente. El que oye con las orejas no puede reflexionar pero el que oye en el Espíritu si lo hace.

Dios está esperando que la iglesia en este principio de dolores se transforme para venir a buscarla. Debes sacar la cáscara para
comer el fruto. Tenemos un reto de reflexionar para poder corregirnos, y arreglarnos.