IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LAS PRUEBAS DE DIOS SON NECESARIAS

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Las pruebas nos hacen madurar
Si queremos estar llenos tenemos que mirar a la cruz y su calvario. Donde más habla Dios desde siempre, es
en la congregación.
En el lugar de la morada de Dios solo están los escogidos de entre los escogidos. Los que están ungidos por Dios
saben guiar a muchos al altar del arrepentimiento. Lo que peor tenemos que darle al Señor es el desprecio y
desagradecimiento.

Cualquier ofrenda de vida no es válida para Dios. Confiarse o jugar con la gloria es tan peligroso como jugar
entrando y saliendo del infierno. Solo Jesús desata el corazón de los pollinos que se dejan tocar antes de ver su
bajeza. Ante el Señor es imposible permanecer en pie. Si dices haber estado en su presencia y te has visto
contemplando impasibles su gloria, “ESTO ES FALSO”, porque delante del Dios del universo, es imposible
permanecer en pie. Dios habita en la santidad y sin santidad nadie le verá.
El pecado es muerte, y si está dentro entonces el rostro brotará de nuevo esta maldad que es lepra.

Las consecuencias de haber padecido mucho durante años (hablamos de personas que sufren en Dios) tarde o
temprano llegan. Hoy muchos cristianos están en medio de una muerte dulce (como los que mueren intoxicados por
el gas)
Nuestra vida tiene que pasar por la experiencia de la prueba, porque si no nunca tendrá cuerpo la Palabra que
predicamos.
El Señor nos escoge conforme a la capacidad que tenemos para superar las pruebas. ¿Quién deleita a Dios?
Primero, los que no se quejan. Cuando no aceptamos a alguien quiere decir que el Padre nos deshecha a nosotros.

Si traicionamos es cuando caemos en un pozo. Estar en una iglesia o una congregación no es estar en el cielo.
Las congregaciones no son el cielo. Pero el Eterno vine en algunos de los que asisten a la congregación. Estar en
Cristo es estar en cordura.
Los cristianos no somos medidos ni por el tiempo ni por el espacio. Cristo es nuestra estatura. Él es nuestra vara de
medir.
La misión más urgente es salir del pozo en el que estamos metidos. Pozo no significa solo depresión, sino bajada de
nivel con peligro a caer incluso del paraíso. La eternidad es Cristo, por eso si no experimentamos la eternidad, quiere
decir que no sentimos a Jesús.

1 Corintios 15:40
Las pruebas sirven para calcular el rendimiento que tendremos como cristianos. Los materiales que se van a
usar en la construcción de una nave espacial deben ser analizados minuciosamente para que cuando experimenten
pruebas de fuego, temperatura, presión, etc. Deben dar el mejor rendimiento.
Una es la gloria del sol y otra muy distinta la de la luna. Cristo es el sol y la iglesia es la luna. Nunca ha tenido luz
propia la iglesia sino que del resplandor que recibe de Jesús por eso brilla.
Un cristiano del primer reino ya es como una estrella. En el paraíso no hay estrellas. Las pruebas determinan las
categorías o las glorias diferentes que hay.

1 Corintios 15:53 y 54
Los que no aman no reciben, porque no hacen hallado gracia delante del Señor.
Todo el pecado que está en el alma, se refleja en el rostro y en un culto donde no hay fuego no hay santidad. No es la
misma la gloria del oro, que de la plata o el bronce.
Estar pegado junto al fuego, tarde o temprano, quemará todo lo malo de nosotros y seremos revestidos de su gloria.