IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LA VERDADERA DOCTRINA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
A los que se salen no les va a ir bien
El profeta es el pastor que predica la profecía escrita: La Biblia. La Biblia es un Libro escrito por los profetas inspirados por
Dios, es un Libro Profético. El Templo en el Antiguo Testamento era Jesús, una revelación de la Trinidad.
Ahora nosotros somos el Tabernáculo, somos Sion aunque no está perfeccionado todavía pero está dentro. El último día antes del
Rapto podemos quedarnos, el hombre no está libre de esto, el sabio guardará su alma y tendrá que cuidarse de un factor muy
peligroso: un espíritu de amargura, que incluso puede matar a otros, porque crea divisiones.
El verdadero cristiano es el que anda conforme a la piedad y a la justicia.

Ninguna persona que se sale del camino, le va bien, son gente fraudulenta, pero
tenemos que tener misericordia y darles tiempo.

La Iglesia primitiva tenían que probar a los que se decían ser y luego no lo eran, hoy es
más fácil engañar a la gente con la Biblia pero con otra letra, retocada.

Pacto y voto es parecido pero no es lo mismo, podemos hacer votos: “no voy a hablar
mal” “ voy a dejar ese vicio”, pero no podemos pactar con Dios, Dios hizo 7 pactos en el
Antiguo Testamento, pero el último pacto terminó con la Sangre de Jesús. Ahora hay
votos o promesas, pero si prometemos algo no tardemos en cumplirlo.

Es mejor llegar al Cielo lleno de piojos y pobre, antes que irse al infierno lleno de
industria y millonario, escojo mejor la necesidad antes que desbordarme y perderme.
El diablo trata con las mentes débiles, y engaña para que la gente crea que no hay
infierno.

El rico fue al Señor y le dijo que él guardaba todos los mandamientos desde su
niñez y el Señor le dijo que lo diera todo y sería salvo y el rico se quedó seco, hay cosas
en nuestras vidas que no estamos dispuestas a dejarlas, aunque Jesús lo amó dice la
Palabra, pero que el Señor que es un Dios de amor nos ame no significa que seamos
salvos.

Los salvos querrán parecerse a su Maestro, como su Maestro sirvió a su  Padre con toda
sujeción, y esto no lo tenemos porque a la gente no le da la gana, porque hay falta de
respeto.

Los demonios creen y tiemblan pero no se salvan por eso nosotros tenemos que
temblar más que los propios demonios, hay gente que no quiere ni oír la Palabra,  que se
levanta a media reunión y se va, es porque Jesús no tiene cabida en ellos, porque le dan
muchos disgustos al Señor y tienen una pared, una puerta cerrada, su vida es una vida de
descomposición, porque han hecho mucho daño, y a Dios no le podemos dar disgustos.

El Pastor, tiene que pelear mucho por nosotros, somos como niños que los limpias y al
poco tiempo están otra vez sucios.
Satanás se viste de ángel de luz, de predicador, de pastor, de apóstol y lo que quiere es
llevar a la gente a un punto de amargura.
1 Timoteo 6:3-8
“3 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme
a la piedad,
4 está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos,
blasfemias, malas sospechas,
5 disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia;
apártate de los tales.
6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;
7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los
hombres en destrucción y perdición;
10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de
muchos dolores.”

Muchas gente ya no quiere escuchar la Palabra, están trucando la Biblia, quieren música. Las personas que enseñan otras
cosas, están envanecidas, ya se les ve, son personas creídas, son burlones, pero nada saben.

Hay que bajar y arrancar raíces, hay que humillarse para que Jesús nos ensalce, hay gente que sólo busca la Palabra que le
conviene, pero la añadidura no viene sin primero esforzarse, buscar las cosas de arriba, entregarse, aunque lo sepa todo.
El sabio carnal no sabe nada, sólo hacer daño, pero el sabio espiritual, ya sabe lo que tiene en su casa, y tiene que trabajar con eso,
hasta que el Señor lo permita.

Vive en tu secreto con Dios, Él sabe lo que hay en tu interior, tiembla cuando te des cuenta que te estás deslizando y que tus pies
se salen, tiembla cuando eres tocado por espíritus extraños. La gente hoy en día tiene mucha oscuridad.
El último apóstol fue Pablo. Jesús llamó a los apóstoles y también llamó a Pabló, aunque los discípulos se adelantaron y se
apresuraron echando a suertes quien sería el otro apóstol entre José y Matías.

Pablo no llama apóstoles a ninguna Iglesia, manda que se pongan obispos, ancianos y diáconos.
El primer apóstol fue Jesús, que tenía los 5 ministerios. Los apóstoles eran llamados para una misión.
Hay predicadores que toman la piedad, que es el Espíritu, la Gracia, la Caridad, como fuente de ganancia, son personas que hacen
pactar y meten temor para que se les dé dinero. La predicación de la piedad es rebajarse. Jesús no se llamó líder, se llamó siervo,
Él predicaba arrepentimiento, no prosperidad.

Nuestro gesto tiene que ser mirarle a Él.
A Dios no se le puede servir en la carne sino en el corazón, cuando trabajamos para el empresario, lo tenemos que hacer como
para el Señor, con mucho agradecimiento y sin hablar mal a las espaldas.

Dios nos ha dado una fe de competición, la fe no es para apagarla, es como un atleta que tiene que salir a correr y competir, la
competición a la que Dios no ha llamado es a la de la Fe, no a la de ojo por ojo, envidias…
Tenemos que estar contentos, porque el Señor nos ha dado la Salvación que es el tesoro más grande, Dios no nos ha dado cosas
para que tengamos tesoros en la tierra, sino en el Cielo.

Dios es el que nos da la riqueza, no el hombre con ganancias deshonestas. Nada nos puede quitar el gozo. La motivación es
saber que Su manifestación está pronto, es una pena para los que su contentamiento es el mundo, hay gente que ha apagado el
Espíritu, que se pone triste cuando viene a la Iglesia.

Si tenemos sustento y abrigo, tenemos que estar contentos y tener piedad para el que no tiene.
Hay predicadores, que predican una piedad falsa que les quita a los pobres, el poco sustento que tienen.
El pastor no es responsable de nuestras ofrendas ni de los diezmos, somos nosotros, porque todo tiene que ir acompañado de Fe,
de Piedad y de Misericordia.

Dios dice: Si vives y caminas en mi Palabra, no tendrás temor a tu futuro ni a nada, estarás confiado como león.
Los profetas son ahora los que predican ungidamente la Palabra porque la predicación es profecía bíblica, no inventada.
El pastor profético tiene la unción de la Revelación de las Escrituras.
Las personas que no buscan al Señor viven bajo la adivinación, y dicen que el Señor les está hablando. Pero el hombre de Dios por
sus frutos se les conoce.

El poder de Dios es para demostrar siempre, el Poder de Dios no el del predicador, que hay  Misericordia en Dios, hay Gracia en
Dios, hay milagros en Dios, que se puede salir de lo más bajo en Dios, que Él puede sacar toda la miseria de tu casa, pero tienes
que buscarlo primero, y lo demás viene.

Tenemos que estar contentos con lo que tenemos y esperar a que venga el Señor, no pactemos con el Señor, porque no se
puede pactar con Dios, pero si hacer un voto como un esclavo porque el pacto lo ha hecho ya Él en la cruz,  porque lo que tenemos
que  hacer es caer de rodillas delante de Él como esclavos, y ofrecer votos, que no son pactos.

Hoy tenemos movimientos extraviados de la Fe, y si no hay Fe ya no hay nada más. Si pierden la Fe viene el dolor, la Fe viene por el
oír la Palabra. En el principio era el Verbo, y el Verbo es la Palabra de Dios, Cristo tiene que estar en medio, se tiene que oír SU
Palabra, el principio es Jesús.
Jesús es Dios y su fundamento fue puesto entre doce hombres, sobre los lomos de esos hombres del Cordero, estamos
fundamentados, por eso no tenemos que apoyarnos sobre el fundamento de ningún llamado “apóstol”