IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LA SANA DOCTRINA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Si alguien predica su propia doctrina busca su propia gloria
Dios antes de la Eternidad era luz y Voz “sólo existía Él”. A si mismo se repartió en tres; Padre, Hijo y Espíritu. Son
tres personas y los tres tienen rostro. El Padre y el Hijo llegan al “acuerdo” de ser Hijo y siervo a la vez. El Hijo decidió
llegar al sometimiento de siervo sujeto, pero sin llegar a ser Dios. Jesús era la gran magnificencia y se dejó tocar por
los hombres. Toda su vida fue un testimonio del lugar de servicio que debemos tomar nosotros. Los discípulos al ver
a Jesús directamente recibieron de Él un llamado. El llamado no es solo a través de un método. Puede ser a través
de imposición de manos o mediante la revelación a un apóstol. Tener un llamado no significa obligadamente ser un
apóstol. Hay multitud de lugares o puestos de responsabilidad que sin un llamado es imposible llevarlos a cabo.

Alguien con llamado tiene la palabra en su corazón encarnada, mediante la fe. 

“Si alguien predica su propia doctrina este busca su propia gloria”

Escudriñar las escrituras es un deber como cristiano, que nos ayuda a advertir todos los detalles. 
De traducirla del latín al castellano se encargaron dos monjes católicos (separados de la Iglesia Católica). Lo hicieron
en una cárcel mientras cumplían condena, hacían la traducción en el secreto.

La sana doctrina te deja en libertad. Cuando uno deja de ser siervo, deja de ser libre. Un líder que no es siervo,
deja de ser alguien en Dios. Siendo esclavos de Cristo disfrutaremos su verdadera libertad.
Nada de lo divino es posible conseguirlo por dinero. El dinero o las riquezas son un suplemento para hacer posible la
predicación del Evangelio. Para Zaqueo le alcanzó la salvación cuando se desprendió de su dinero. El joven rico no
reaccionó de la misma manera. Su amor al dinero lo llevaron a la condenación.

Ser fieles a Dios es mucho más importante que serlo a cualquier hombre. Un creyente que menosprecia la orden de
prohibición de mirar atrás no es digno de trabajar en su obra. Un creyente que ante todo no vive en humildad no es
digno tampoco. Israel que es la higuera, nos está hablando de como corren los tiempos finales.

Los requisitos para ser una persona fiel son muy altos. Pedro habló en la carne (yo moriré por ti) y por esto
mismo le negó tres veces. En la carne no podemos confesar fidelidad a Dios o al Pastor de la congregación. La duda
me deja sin confesión en el Espíritu.

Tenemos que vigilar muy cerca las cosas que habla nuestra boca.
Pedro tuvo que ser lleno del Espíritu de Dios para poder prometerle a Dios desde su espíritu.   No todo el que le dice
al Señor Adonai, Adonai, entrará. Si lo hace desde la religión del alma será desechado de los reinos. Del alma salen
los becerros. Todo lo que le decimos a Dios por la carne tiene muerte y condenación. A un espíritu hambriento no hay
que decirle donde está la palabra de vida, sino que la discierne de lejos.

La letra mata cuando es palabrería. Por el espíritu puesto en el centro de las escrituras recibimos vida abundante.
Todo lo que viene del cielo es gratis, salvación, gracia, palabra de revelación, etc. Pero si en mi hay menosprecio, el
Padre mismo me lo demandará.
Pedro se volvió inseparable de Jesús y por eso pudo pasar a prometerle fidelidad y a cumplirlo. Jesús se fió del Pedro
transformado. 
Él quiere encontrar hermanos de una sola palabra, fe, confesión y fidelidad.

El Pastor es la “vieja Noemí” y la congregación es la Rut que busca esa protección divina que poseía su suegra.
El cariño viene con el roce. Cuando dejamos de reunirnos en ese roce de amor, se levantarán aquellos rencillosos
que buscan destruir.

Si tenemos que llorar, hemos de hacerlo con aquellos atribulados para que Dios conteste su oración. 
Dios nos de entendimiento para conocer los pasos que debemos dar.