IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LA OBRA DE CADA UNO VA A SER PROBADA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Las obras espirituales permanecerán
Hoy no se enseña el evangelio de los frutos y de las obras del Espíritu Santo, solo está en manos de personas íntimas con
Dios. El evangelio te enseña que si eres fiel en lo poco te pondrá sobre mucho. Estamos en alerta y sobre aviso, y no sorprenderá a
los que lo esperan incondicionalmente.
La espera produce fruto. Hay que saber vivir en la espera porque esperar sin vivir no tiene valor.
Hay que vivir en la espera y tener paciencia, y no caer del árbol. Esto les pasa a las
personas que empiezan a predicar con sus ideas y revelaciones propias, tienen
conocimiento literal pero sin el Espíritu.

Dentro de la Iglesia de Corinto estaba la falsa y la verdadera, y esto ocurre en todas hoy
día porque hay gente que le espera condicionalmente, y les cogerá de repente sin
esperarlo, porque no viven en la espera. Cogen la apariencia pero no es la realidad.
Aparentan lo que no tienen. Las apariencias son muy malas y engañosas pues el diablo
es apariencia. Así que lo que no eres no quieras aparentarlo. Hoy son los días en los que
muchos van a aparentar lo que no son.

Cuando Dios trae prueba a los seguidores natos y puros, luego les da el doble. La gente
quiere que se les rían las gracias, éstos buscan a los ciegos y sordos porque no saben
discernir el peligro. Es difícil encontrar gente que vea bien y claro. Dios reparte conforme
al don de su gracia, y sus cosas van por niveles, por medidas. No dejes que la
preocupaciones te dañen el alma.

Vigila que no dejes tu lugar y obedece a la palabra. Dios no puede transformar a las
personas que no aman su palabra, que no la obedecen y la practican. La adoración en
espíritu y verdad te proporciona más Espíritu. Dios te da el Espíritu para que se derrame,
es como el aceite. La vida natural no es la vida real, la vida es la que Él crea, la vida
natural es para morir.

Las moradas en el cielo son proporcionales a las obras del Espíritu Santo que
estamos haciendo en la tierra. El Señor nos castigará si adulteramos el evangelio, la
revelación, la palabra. Corremos peligro de perder valores en Dios, debemos tener el
máximo respeto, orden y atención.

1 Corintios 2:6,7,8.

La sabiduría de este tiempo es conocimiento humano, el conocimiento bíblico natural
de tinta no te hace espiritual. Debes leer la palabra aportándole el Espíritu y no leerla por
leer. La sabiduría espiritual no es el conocimiento bíblico. La sabiduría espiritual es
revelación de Dios. El misterio es cuando se te revela lo que hay oculto en la Biblia. La
sabiduría verdadera es la que está oculta en tu espíritu, que no ha llegado a tus ojos, es la
revelación que proviene de un sabio, un pastor que está pegado a Dios.
Cuando comemos palabra inspirada en el Espíritu, que es la revelada por Dios a través de un vaso lleno de Él, se convierte en
gloria. Para conocer a Dios debes hacerlo a través de la escritura en el Espíritu, no de letra literal. La Biblia no es para que crezca tu
conocimiento natural, es para crecer e ir al cielo.

La Biblia le dice a satanás maldito eres por tu orgullo. El orgullo te hace maldito, en Gálatas 3 se ve como Dios te puede redimir
tu orgullo. Sino tienes frutos es por la maldición de tu orgullo. El infierno salió del mismo satanás, de su mismo orgullo. Si tienes
orgullo le estás dando poder al diablo porque él se encuentra en ti, debes sacarlo. No permitas que satanás levante dentro de ti otro
templo, echa fuera todo ocultismo de ti.

Tu cuerpo físico es el templo del alma, y el alma que eres tú es el templo del Espíritu Santo.
En la apariencia no hay realidad. Si escuchas y tienes frutos las puertas del cielo son amplias y no caerás jamás. Envejecemos
porque el tiempo pasa por nosotros, pero en la eternidad no hay tiempo y allí nadie envejece, siempre tienes 30 años, no hay nada
humano. Pero aquí estamos en el tiempo y tocamos el pecado.

¿Qué necesitas para que Jesús obre en todas las regiones que hay en ti? Tus obras prosperarán en función de cómo tienes tu
vivienda. La clave está en no moverte de las escrituras, no la adulteres. Vivimos días desastrosos, y el diablo lo que quiere es que
vivas en apariencia.

1 Corintios 3:11,12,13,14,15

Aquí vemos las obras, que serán proporcionales a lo que podamos conseguir. No te quiere más el que más te lo dice. El que más te
quiere es el que te lo demuestra con la verdad vivida, que vive la escritura. El fundamento es el evangelio de Jesucristo. No se trata
de hacer méritos sino de vivir en dignidad. Jesús dijo: “el que no lleva su cruz no puede ser mi discípulo, no es digno de mi.” El que
no lleva su cruz no tiene obras no puede ser digno. Si rechazas la palabra estás rechazando a Jesús, estás haciendo como Pedro,
lo estás negando.
Pedro aparentaba ser lo que no era, era muy rudo, y sin embargo, tenía mucha sensibilidad.

Cuando no oras te secas, y la oración es parte de la obra. Orar es estar vivo y consciente, no se trata de hacer gestos. La
oración es no pecar. Uno no es sano porque no ha atendido a la palabra.

No pongas prótesis a lo que Dios trae y pone. Según tu obra te toca una morada. Según la prueba que vives se quema lo que no
vale, y después hay un cambio y un aumento de fruto. Pero sino se quema lo malo irás para atrás. Las moradas de Dios son una
cosa y la morada en los reinos es otra. Tú tendrás una morada en su reino. Ahora estamos sobreedificando para allí, te conoces por
como es tu vida. Y entonces recibirás recompensa.

La obra empieza por la obediencia que te va a dar forma y moldear. El no tener el gozo de Jesús, y no experimentar su
presencia es ya sufrir pérdidas. Nadie se va al cielo porque lee solamente, sino debe tener obras espirituales.

Apocalipsis 3:4,5,6, 11

Sino llevas cruz no eres digno, sólo te quedan cenizas. Los que viven y hacen vida de mártires en la Tierra, pero que no se quedan
en sus casas con su autoestima son dignos. La palabra que sabe a miel y es dulce es el amor de Dios. Debes amar a Dios con
toda tu alma, fuerzas y toda tu mente. La mente es el campo de batalla espiritual. La gente que paga el precio se ve, porque dejan
de ser ellos.

Los extremos son malos no se puede ser ni liberal ni legalista, debes estar en el medio, en el equilibrio. Cuando uno está
pagando un precio no hay barreras ni impedimentos. Dios ama el trabajo voluntario. El trabajo voluntario durante la semana tiene
que ver con los lugares celestiales, miremos a Tabita Dorca. Dios permite crisis para que veas que Él ha estado contigo.

O Estas sobreedificando o estás restando. La dignidad son las obras más altas. El pecado más alto es la autoestima y las excusas.
Si eres tibio ya no hay vuelta atrás, no te salvas.

Apocalipsis 3:11

La obra empieza por la oración. La gente que no participa en la oración ya está restando. Orar para que seáis tenidos por dignos de
escapar. Sino buscamos a Dios en oración no volamos. Se ora con sinceridad, con el corazón, con arrepentimiento, pero todo esto
no vale sino hay obediencia. Ser servicial, voluntario, son las obras. Debes ser sufrido y con amabilidad. Todo sea hecho por amor.
El servicio es algo esencial en un cristiano. Debes sacar el producto con tu propia vida, has de retener lo que oyes porque con eso
va la vida, no sirve sólo leer. Leer, venir a la iglesia es parte de la obra, pero va acompañado de más cosas. Debes ser más
provechoso para Dios que para la sociedad. No te quiere el que más te lo dice sino el que más te disciplina con amor.

Las ofrendas a Dios también son obras. Las crisis son necesarias para bajar nuestra vanidad, para quitarte mundo, para darte
cuenta que sin Él no eres nada. Sino hay crisis no te purificas. Muchos no saben lo que es llevar la cruz. La cruz es simbólica pero
hay gente que adora la cruz; lo importante es lo que Él hizo en esa cruz. La cruz es para hacerte espiritual, pues te hace morir. Las
huellas que vas dejando te hacen ver la cruz que llevas. La cruz es para que no te deleites en el pecado. La cruz es para recordarte
lo que Él hizo por ti.

La obra es pasión, llamamiento alto. El clamor te llama. No seamos sólo oidores sino hacedores de la palabra. Dios te enseña a
que ministres al que está a tu lado con el don que tienes. El que ha oído tiene que hacer, la obra no se hace sola. Muchos no hacen
porque no oyen.

Ganas más de Dios por perder más de ti. Tómate en serio tu lugar, que nadie te lo robe. A Dios no le gusta la gente independentista
y solitaria, por eso vemos que Jesús siempre estaba con los suyos. Todas las crisis y pruebas vienen para enseñarnos, son
necesarias para humillarnos y perder toda altivez de nosotros.

El amor de Dios es un amor que se derrama, te quema y te hace apasionado. Por eso Jesús pudo morir porque tenía pasión. Come
de una sola boca para no confundirte.

La adoración también es parte de la obra, pero a Él no a los ídolos, y la palabra es tu principal obra. Porque Él mora en nosotros por
la palabra, hemos sido redimidos por la palabra. Para el hambriento todo lo amargo es dulce. Te rejuveneces por la palabra si eres
dado a oír y practicarla.