IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LA DISCIPLINA DE DIOS

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Sin disciplina no puedes ser un discípulo
La disciplina se tiene que amar, y la gente huye de la disciplina, no está hecha para ellos. Dios va haciendo trato, mucha gente
llora emocionalmente, Jesús fue el más disciplinado, Él fue único en disciplina, el ama la disciplina, Dios al que ama lo disciplina. No
menosprecies la disciplina, porque es la medicina y por ella la gente progresa. La disciplina son grados, un adorador en  espíritu y en
verdad, está dotado de unas disciplinas tremendas, como la disciplina por la que pasó José, él aprendió la conciencia, el nunca
juzgó,  ni criticó, ni condenó a sus hermanos que lo vendieron y los perdonó. Aprendemos de las disciplinas de los demás.
No se puede ser un discípulo sin disciplina,  tampoco se puede tener santidad sin
disciplina, como dice Pablo muchos se engañan a sí mismos. No tienen discernimiento
del bien y del mal.
Noé estuvo bajo disciplina 120 años, Moisés y Josué también fueron disciplinados, una
persona sin disciplina es sólo un feto, que no está formado, Pablo dijo: … sufro dolores de
parto porque no estáis formados…

Cada uno tiene que dar cuentas con Dios personalmente.
La adoración es espiritual y para ser espiritual tienes que ser una persona que vive en
santidad, no que eres santo porque Jesús te santificó sino, porque te has santificado
como se santificaban los sacerdotes para poder entrar en el lugar Santo.

Adoración no es alabar, la adoración es algo que ni lo oyes, es cuando sale de ti el espíritu
en un tono muy suave que no sobresale, la oración, la Palabra y la adoración son tres
impactos que Dios creó para impactar a la humanidad. El Espíritu Santo es como el
viento, y se mueve para bendecir a la Iglesia Universal a través de milagros, señales y
prodigios.

Los ángeles de fuego, son para los ministros, para el pastor central de la iglesia, para que
pueda ministrar el fuego, el fuego es Palabra de disciplina para purificar, para poder
adorar a Dios, se necesitan lavacros, santidad y purificación que vienen por la Escritura,
con la Biblia sabemos lo que Dios nos ha concedido, es un Libro de preparación para
subir.

Dijo el salmista: “…casi se deslizaron mis pies…” hay muchas personas en la iglesia
deslizadas, si no entras en la casa de Dios, en el Santuario y no dejas que te caiga el
agua del Cielo. Sin disciplina ni santidad Dios no te enviará agua para que puedas
germinar, la hierba pide que le caiga el agua. Nosotros producimos de nuestras propias
nubes, nos reinventamos,  pero para ello necesitamos el agua.

La mujer del flujo de sangre, era una mujer desahuciada, que pensó si tan sólo puedo
tocar el manto de Jesús… hay personas que tienen un poco de fe, que piensan si el
pastor orare… pero hoy no hay fe y las personas van corriendo al médico, no le dan
oportunidades a Dios para que les sane.

El verdadero mensajero predica para impactar, no para agradar a la gente, un
mensaje que no impacta es un mensaje para comprar a la gente y hacerse amigo de
todos,
Hebreos 10: 28 - 32

Disciplina es respeto, educación, comportamiento en Dios es ser santos en toda nuestra manera de vivir, en espíritu, alma y cuerpo,
te santificas escuchando la palabra. Tenemos que conservar la limpieza, mantén siempre tus vestidos blancos, y nunca falte la
disciplina (el perfume).
La disciplina se refleja en la vestimenta, pero no hay que irse al legalismo.

Leo para ser sabio, creo para ser salvo y las dos cosas son para ser santificado, sin esto no puede haber santidad. Te puedes
poner a orar de rodillas, pero no tienes santidad porque no tienes la disciplina, pero sin la santidad nadie verá al Señor, hay gente
que hace ayunos, da ofrendas y ora mucho, pero no tiene santidad, porque no tiene disciplina.
Los cristianos que vienen a la iglesia y no tienen disciplina, no impactan a nadie, no pueden convencer a los familiares, porque no
ven en santidad en ellos, pero cuando caminas por el camino recto y derecho de Dios, hasta los vecinos dirán: “pues sí que es una
persona disciplinada”

Si no practicas la disciplina, no puedes hacer que tus hijos practiquen la disciplina, porque no ven el ejemplo en los padres.

El Espíritu de Gracia está con el pastor, y no le podemos hacer afrenta, no comentas este error.
Un cristiano se hace mayor en Dios por medio de las purificaciones, que son para quemar al hombre viejo, para deshacer las obras
de maldad y poder santificarse.

Romanos 6: 19,20,22
“19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a
la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.
20 Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia.
22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la
vida eterna.”


1 Tesalonicenses 4:7
“7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.”

Tienes que sacrificar tu cuerpo en sacrifico vivo, cuando alguien toca un instrumento en la iglesia ya es un sacerdote, y no puede
entrar sucio de la calle y ponerse a alabar y adorar, porque a Dios no se le puede ofrecer adoración extraña.

Si no eres discípulo, no eres hijo, entonces eres bastardo y no eres salvo, esto significa que tienes que corregirte, porque te
deslizaste, otros casi se deslizaron.
Si estás muerto en la iglesia te aburres, estás mejor con la gente de la calle.
El trabajo del pastor es servir, es corregirnos y quitarnos todo lo deficiente, ayudarnos a que nos vistamos de santidad y de luz, y
nos cuadremos. 

En Cristo somos hermanos, no somos hermanos en influencia, no somos simpatizantes, somos hermanos en Él, no puedes ver a
un hermano si no ves a Jesús en Él

2 Tesalonicenses 2:13