IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LA CORRUPCION DE TU ALMA ES LA PUERTA AL INFIERNO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Tenemos que vivir en humildad
Cuando te resistes a la humildad, Dios te resistirá también, y te pondrá la mano sobre tu cabeza de forma que no podrás
levantarla. Por eso debemos obedecer a Dios y ser sumisos a Dios; los profetas aprendieron a decir: ¡como tú digas Señor! La
humildad no es una imposición a no ser que Él te la imponga porque tiene un plan para ti, entonces te aplicará hornos muy fuertes
que te queman. Pablo decía que si no predicaba el evangelio, no podía, porque se lo había impuesto Dios.
Pero Dios no se lo exige a todos, si no tienes el espíritu de servicio, no te lo puede pedir
porque no estás preparado; no eres una persona de entrega y de vivir en el Espíritu.
Porque vivir en el Espíritu es humillar la carne.

Sin humildad no vas a salir del paraíso, como dice en Romanos 12: … presentando
nuestros cuerpos en sacrificio vivo que es el culto agradable a Dios. Por eso hay
cristianos de clase como oro, plata o bronce; pero heno, madera o barro no es de clase.
Lo dice claramente la Biblia.
Un poco de humildad es mucho, pero sino la conoces te ríes de Dios y te burlas de todo y
te vuelves como Simón el mago que quieres comprar el don de Dios.  Y las parcelas de
Dios en el cielo no están en venta.

Los cristianos, los judíos no quieren una tumba mirando el norte, debemos mirar al
levantamiento de la mañana, al Este que es donde se levanta el sol por la mañana. Los
que están inscritos en el libro de la vida , Dios los llamará por el nombre y te dirá sube
acá, y nos juntaremos con las almas que vienen del paraíso alineados, y nos juntamos
todos como un cuerpo y subimos.

Somos redimidos por la sangre del evangelio , por la palabra. Somos un pueblo que
nos llamaban los perrillos, así que no éramos pueblo.

Corrupción es deslealtad, pero hay una que es podrido como cuando se pudre la carne,
y los alimentos. El alma también se pudre. No podemos ser humildes por nosotros
mismos, debemos caminar junto a un pastor. No puedes ser sabio por ti mismo, para ello
debes caminar con el sabio. Debes estar caminando al lado de una persona que te
ayude. La corrupción viene por querer caminar sólo y no someterte.

El amor eros viene de Sodoma, cuyo pecado se llamaba sodomita que eran los que se
echaban con varones, los afeminados, que dice la escritura que no entran en el reino de
los cielos; e igualmente las mujeres. Esto debemos tenerlo claro sino te quieres quedar
aquí. Los que reciben todo esto son los que prestan atención, estos son los que se están
entrenando.

Los años no salvan, salva la sangre de Jesús. Y luego que estés sometido al que te
instruye. En proverbios vemos que nos dice que por no inclinar mi oído al que me instruía
ahora me veo así.
Si no estas atento al que te instruye te estás perdiendo.
Hoy hay personas que niegan el rapto, niegan hasta Jesús, niegan los dones del Espíritu Santo, niegan las lenguas espirituales e
incluso los milagros. Si el Espíritu Santo entró sólo para el primer siglo, entonces también Jesús hubiese entrado sólo para el primer
siglo, y no hubiese dicho que Él tomaría de lo suyo. Tenemos el evangelio de la salvación no una librería judaica. Hay que tener
mucho cuidado.

La circuncisión debe ser espiritual, del corazón. El mayor premio y titulo es ser hijo de Dios, porque eso es ser salvo y
mantenerte siempre en la fe.

Este pastor te está amonestando siempre para que tu oído sea espiritual y puedas tener fe y crecer.
La gente tiene mucha fiebre de carne pero no espiritual. Así que negaran el rapto, los frutos, la fe y todo lo dejan en yo creí yo soy
salva, y tienen pastores que se  guían a si mismos y no son guiados por el Espíritu Santo ( Romanos 8).
Las señales que vemos en los evangelios no son para la iglesia, para la iglesia la señal es Israel, la maldad y la ciencia. Estás son
las señales que anuncian su venida. En Mateo 24 y Lucas 21 nos aclara el tiempo que está destinado para un diluvio nuclear. El
diluvio de Noé fue la gran tribulación por la corrupción, pero primero se llevó a Enoc. Así también será en este tiempo. Hoy está todo
lleno de corrupción, por tanto, el rapto está aquí ya.

Al Espíritu Santo se le concedió el sustituir a Jesús en cuanto a hablarnos pero no en ocupar el lugar de Jesús en la cruz. Negar el
pacto de la sangre de Jesús es lo peor que le puede pasar a los creyentes. Y sin fe no podemos ir al cielo, porque sin fe no
podemos agradar a Dios y no nos podemos transformar. Por eso necesitas al pastor que a través de la palabra produce fe en ti.

No eres libre a menos que vivas y camines en la palabra, para que ella sea el guarda de tu alma.  Cuando vives la vida de Jesús
ya no te acuerdas de la vida de la calle, pero has de vivirla como debes. Así caminas hacia la perfección. Si eres un ser espiritual
sabes que has echado la plomada a tu vida, pero sino tu vida está torcida como una pared mal hecha.

La religión te lleva directo al infierno, porque debes entrar por la puerta estrecha, y si hay mucho pecado no puedes. El pecado
engorda el alma tanto que no cabes por la puerta que es Jesús, y sino pasas por esa puerta no te salvas. Muchos pretenden entrar
pero no la hayan.

Oseas 9:9
“Llegaron hasta lo más bajo en su corrupción, como en los días de Gabaa; ahora se acordará de su iniquidad, castigará su pecado.”

En Romanos 7 también nos dice: .. quien me librara de este cuerpo de muerte. Y en Zacarías dice: …está dentro de ti el gusano. Es
lo mismo que ve la gente cuando va al infierno.

La diferencia entre el pecado de Nínive y el de Sodoma y Gomorra está en que Sodoma era una nación totalmente
corrompida. Era una nación llena de demonios, mientras que en Nínive no era a nivel nación. En Sodoma era un pecado reinante en
toda la nación. Y Nínive se arrepiente porque se puso todo el mundo en ayuno, incluso los animales. Pero en Sodoma y Gomorra era
muy difícil porque ese pecado estaba extendido de tal forma que no podían escapar de él. La mujer de Lot vivía en el consentimiento
de ese pecado.

La única forma es el arrepentimiento, y es muy difícil cuando está muy arraigado en ti superarlo. Antes de que la gente se arrepienta
el demonio les juega malas pasadas y hace que la gente se suicide, como tantos famosos han hecho en nuestro tiempo.

Los cristianos dependemos de la santidad.

Si dices que no tienes nada por lo que arrepentirte te estás armando de una mala conciencia, y tirando piedras a los demás; vas
derecho al infierno y mueres como el matrimonio que engañó al Espíritu Santo. En el único sitio donde no hay pecado es en el cielo.
Pero aquí hay pecado en cualquier punto, y  que a veces ni eres consciente, por eso debes estar atento a la instrucción. Porque uno
a sí mismo no se ve la corrupción, pero eres carne y la carne habla porque tiene corrupción.

Miremos la diferencia de la corrupción que había en Sodoma y en Nínive, entre nosotros mismos también hay diferencia, pero
cuando ya huele a podrido en tu alma Dios no va a poder hacer nada, por eso le hizo hacer un arca a Noé, debían morir todos para
poder hacerlo todo nuevo.

La corrupción hace que tu casa sea como un desierto.

Hay tres partes: corrupción, corrupto y corrompido. Sino te apartas de ella a tiempo puede ser muy tarde. Por eso la escritura
nos dice haced pues morir lo terrenal en vosotros, poned la mira en la cosas de arriba y no en lo terrenal. Pero, si la corrupción ha
entrado mucho tu carne se puede en gangrenar, es carne podrida, y hay que cortar y cortar hasta que te queda casi nada. Y en
aquellos días de Noé estaba el planeta corrompido por eso tuvo que enviar el diluvio, e igual pasó en Sodoma sólo estaba en
santidad la familia de Lot pero no todos, sólo Lot, su mujer estaba en el límite y no lo consiguió. Así estamos hoy día, está todo
corrompido y Dios tiene que llevarse a su iglesia. Así que lo único que puede hacer que Dios te salve es la santidad.

Llegar a los más bajo es corrupción. Quien esté predestinado para ir al infierno no tiene solución.

Levíticos 18:24,25,26,27
“En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante
de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores. Guardad, pues, vosotros
mis estatutos y mis ordenanzas, y no hagáis ninguna de estas abominaciones, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros
(porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de aquella tierra que fueron antes que vosotros, y la tierra fue
contaminada)”

Dios castiga a Sodoma y Gomorra pero en Nínive no muere nadie. En los días de Noé mueren todos, Dios dijo: los raeré de la
tierra, y sólo queda la familia de Noé. Tu vida es lo que llevas dentro, los reflejos son muy importantes, no te cojas la confianza,
hazlo todo con respeto.

No hay cosa peor que ver cómo se pierden los que habían sido rescatados por escuchar a los que llevan demonios. ¿
Porque Dios hoy todavía no ha destruido a la tierra? Porque está la iglesia, y la tiene blindadas. La tiene guardada con sus ángeles
poderosos. El maligno viene a herir al pastor para dispersar las ovejas. Por eso debemos protegernos, y para ello debemos
guardarnos; sino te guardas no puedes guardar a otros. Nos pensamos que estamos solos, y por eso hacemos todo lo que nos da
la gana. Así que empieza a escapar por tu vida y no pienses que todo te es lícito, no todo te conviene.

Génesis 6:5,6,7,8
“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos
era de continuo solamente el mal.
Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.
Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las
aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.
Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”

Pablo decía: … mira como te conduces en la iglesia, oh Timoteo, porque es columna y baluarte de la verdad. Te puedes encontrar
muy a gusto, pero puedes dar un paso en falso y te cuesta todo. Debes buscar la humildad, y la humildad de verdad duele, produce
dolor. Dios tiene una cruz para cada uno, para que mueras a tu maldad. La cruz que Él llevo nadie la puede llevar. Unos llevan una
cruz más alta que otros, pues hay más renuncia que en otros.

Pablo manda, asociaos con los humildes, y eso no significa que te asocies con los pobres. Porque a los pobres les fue anunciado
también el evangelio. Ser rico no significa que lo seas en lo material.
Las palabras predicadas con dolor son las que forman y hacen hombres. Como Pablo con sus heridas y latigazos, y todas sus
prisiones seguían predicando.

Los que no son sufridos se rebotan, no puedes tener confianza. El siervo del señor debe ser sufrido, apto, preparado para
toda enseñanza, no puede ser contencioso. Cuando respetas las cosas santas de Dios, él te va a proteger y sustentar, e incluso
prosperar todo lo que toques.

Los espirituales captan enseguida la maldad, y se rasgan por dentro, se redarguyen, y se empiezan a corregir rápidamente. Esto
debe ser diario, cada día muero y me entrego. Cada día descubro cosas malas y buenas y quiero mejorar. No todos valen para
proteger y guardar, por eso Jesús se valió de tres.

Sino caminas con el cuerpo estás más perdido de lo que te imaginas porque necesitas la comunión del cuerpo, de tu hermano y
hermana.

El mundo está bajo la corrupción, y la iglesia católica no es el antídoto al pecado, sino que es la puerta del infierno. Por eso en 2
corintios, dice: … pueblo mío salgan de ahí de todo esa corrupción.

Los sabios son los que dicen a tu órdenes Señor. Quieren ser santos en toda su manera de vivir, y quieren tener su tiempo ocupado
en todo lo bueno, e huir de lo malo. Así que debemos vigilar de mantenernos en su gracia que nos capacita, y no seguir viviendo en
el pecado. Dios te ha restituido por gracia, y Dios da gracia a los humildes, pero no los naturales sino los espirituales porque los
naturales juegan y son guasones. La humildad es lo mejor que te puede pasar, te hace un hombre especial. Los dones que pone en
ti incluso hace pensar a los demás de otra forma.

Pablo dijo por la gracia de Señor soy lo que soy, así que nadie tenga más alto concepto de sí mismo que el que deba tener. Dios da
y Dios quita. Dios muchas veces tiene que quemar o estropear algo en nosotros para que podamos ser rescatados, pero no actúa
por nuestra lógica, o por el conducto que pensamos. Él lo hace a su manera. Dios no nos manda cosas para que pequemos, Él
contesta las oraciones para glorificar su nombre no para nuestros deleites. Él contesta legalmente, y muchas veces con dolor y
humillaciones para que le estés agradecido.

Así que Dios tiene su forma y su estilo de como volvernos a Él. La comunión del Espíritu es que ores, y estés en comunión y
conexión con la palabra. Orad para seáis tenidos por dignos de escapar de la hora de la prueba. Sino oras te apagas, te vuelves
tibio, no tienes comunión y no sabes hablarle.

Salmos 16:10,11
“Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tú santo vea corrupción.
Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.”

En el salmo 110, dice que David  cuando murió vio corrupción, olía su cuerpo, pero Jesús no olía. Nadie olió corrupción en su tumba,
Él tenía un cuerpo de gloria. Fue el primer resucitado con cuerpo de gloria. Y nosotros lo podremos ser también, pero debemos
portarnos bien. El evangelio no es un libro de ilusiones es un libro de hechos. Debemos vivir con gran temblor porque la salvación es
de gran precio. Él nos compro son su sacrificio. Debemos empezar por ahí.