IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

FUNDAMENTE TU FE EN LA SANA DOCTRINA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
No te salgas de la sana doctrina
Se debe tener cuidado con los movimientos extraños que se salen de la sana doctrina.
El poder de la mente metafísica es muy peligroso, sobretodo en manos de personas complicadas que pueden hacer mucho daño.
Hay gente que, por un versículo bíblico que no aceptan, la empiezan a liar y tergiversan la palabra de Dios enseñando falsas
doctrinas.
El poder de la palabra es para respetarlo, no para abusar de él. Si quieres disfrutar a
Jesús debes ser muy reverente, la reverencia te concentra y te levantas. No es lo mismo
levantarte en la carne que levantarte en el Espíritu, el Espíritu es la educación, es el
respeto, es el don, es todo lo que necesitas. No intentes imitar los movimientos de nadie,
ten tu propia forma de acercarte a Dios.

Todo lo que necesitas es ir a la fuente de Dios, ir a Jesús para que te dé de beber de
su agua a través del pastor que te predica la sana doctrina. (1 Timoteo 6:3-5)
1 Timoteo 6:10 - Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando
algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Existen movimientos evangélicos que no tienen la palabra del camino, no saben discernir
cuándo habla Dios, se dejan llevar por sus emociones. Un pastor que trae revelación del
cielo puede predicar secretos que hay en tu corazón sin saber que estás pasando por ahí,
tan solo habla a la congregación según el Espíritu Santo le va revelando y Dios te
contesta todo aquello por lo que estés pasando.

El buen pastor NO necesita constantemente señales para predicar porque, al estar
maduro, tiene confianza y su única señal es sentir la presencia de Dios que le acompaña.
Para amar a Dios tienes que amarle con un corazón débil, bienaventurado, pobre,
hambriento y que viva para Él.

No hay nada peor que encontrarte con hermanos traidores, eso hace mucho daño al
corazón del pastor.

Tienes que huir del amor al dinero, el buen pastor te avisa que huyas de la codicia. Si
el dinero manda en ti no te da alegría ni te deja acercarte a Jesús.

1 Timoteo 6:11-12 - Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia,
la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste
llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.
Debes seguir y conseguir los frutos del Espíritu, NO los dones, pero para ello debes
luchar y pelear la buena batalla. Puede ver más un cristiano de rodillas que un filósofo de
puntillas.
A Dios le gusta que pongas mucho interés interiormente en hacer su voluntad. El reino de los cielos NO se consigue
dividiendo y restando, menguando la unción y la gracia en tu casa, sin cuidar las cosas espirituales que te llevan a sumar y unir.
Jesús  vino a sumar y multiplicar no a destruir, Él vino a unir y amontonar a su rebaño.

NO es lo mismo que sea Dios quien te haga famoso a que seas tú quien se levanta a sí mismo para intentar ser famoso.
Debemos tener cuidado de nuestro testimonio y NO contestar con ira a Dios, ni a los hermanos ni a nadie. Necesitas tener una
actitud santa, superar la provocación y las situaciones que te hacen perder los nervios.
Los que viven con piedad Dios los reserva para el rapto. En el cielo no entran los que dudan de la gracia y el amor de Dios, entran
los fieles.

Debes darle gracias a Dios por dejarte entrar por la puerta de la congregación.
Dios NO habla al pastor si NO encuentra el fuego genuino del Espíritu Santo. Él trata con gente encendida no apagada. El fuego de
Dios no es escandaloso, es edificante, consume el pecado y la maldad (al viejo hombre), y te quema para purificarte.

1Timoteo 6: 13-16 - Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena
profesión delante de Poncio Pilato,  que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor
Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el único que tiene
inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio
sempiterno. Amén.

1 Timoteo 6:17-19 - A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son
inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos
en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.

1 Timoteo 6:20-21 - Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los
argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

A los que padecen y sufren por Dios, Él le concede regalos espirituales. Jesús dio testimonio de su profesión como
predicador, con mansedumbre, no perdió la compostura. Jesucristo es lo máximo.

Jesús se mostrará con toda su majestad a su iglesia (su novia) para transformar su cuerpo. Toda la distancia que tomes con Jesús
hoy será la distancia que tendrás en el cielo, así que esfuérzate y quema grasas espirituales, ama el trabajo y la disciplina de Dios.
Si quieres estar cerca de Jesús “mójate”. Pídele a Dios que te de fuerzas de no cansarte y que la palabra sea tu deleite.
Cuando estemos con Cristo en su regreso seremos inmortales con un cuerpo de gloria como el de Jesús.

“Padre gracias por acordarte de nosotros, por derramar tu presencia, tanta gloria tuya, que podamos ser cada día mejores de lo que
somos, que aceleremos y podamos restituir y alcanzar cosas que se perdieron, que nos des la gracia de conseguir lo perdido y
poder recupéralo, esperamos en tu amor y en tu aparición, sabemos que en un momento u otro vas a aparecer, mientras nosotros
nos estamos llenando de tu abundancia, guardándola y plantando ese fundamento para lo por venir, levantándonos en ese
fundamento cristiano bíblico a través de tu palabra divina para alcanzar las bendiciones que están por venir todavía. En el nombre de
Jesús. Amén.”