Con la unción somos creativos. Si estamos con la palabra y la unción es desatada de sus manos y la sabemos
arrebatar.

Ezequiel 47:3-4 y 9.

3: Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midió mil codos, y me hizo pasar por las
aguas hasta los tobillos.

4: Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil, y me hizo pasar por
las aguas hasta los lomos.

9: Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; Y habrá muchísimos
peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en ese rio.

Si no hay unción, o no creo en ella, no palparé la gloria, no discerniré en mí ser real interior, nada.

La unción es el rio de Dios, que es salud para su pueblo. Ningún creyente puede vivir la vida cristiana sin
experimentar las maravillas de Dios.

Necesito la unción, incluso para agradar a los demás. Él nos hace experimentar para hacernos entrar a lo eterno.
Sentir amor de Dios, es sentir la satisfacción.

La unción sobre los ungidos trae, revelaciones que se ha tenido que pagar un precio muy alto.
Los judíos compungidos por la unción, cuando Pedro les predicó en el pórtico de Salomón fueron llenos de la unción y
del poder.

No podemos entrar en el altar de Dios, de cualquier manera, debemos pasar por el lavamiento del alma primero, para
que nuestro espíritu sea lleno de gracia y gloria.

Lo contrario a uno que vive solo por sí mismo, es uno vive a la manera de Dios.
A la manera de Dios es vivir por y para Cristo. Es real que Dios quita el talento que nos dio, en un principio.
La unción nunca vendrá para hacernos poderosos. Ella viene para purificarnos y para poder entrar en el corazón de
Dios.
El varón de Dios, es el único que nos puede introducir en la gloria selecta de Cristo.

El poder del amor de Dios, es lo que nos desata y nos une a Cristo.
Lo que nos tiene que interesar de la unción, es vivirla. Mi equilibrio tiene que estar en las manos de Dios. Las pruebas
nos ayudan a confiar.
La unción nos introduce en el rio de Dios. La frase estrella del hombre viejo es “solo importo yo”

Ezequiel 36: 26-27

Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de
piedra, y os daré un corazón de carne.

Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los
pongáis por obra.

La fe no es saber, la fe es creer lo imposible, es por gracia mi salvación, no por otros méritos.
Cuando me humillo le agrada a Dios.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

EL PODER DE LA UNCION DE DIOS

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Necesitamos la unción de Dios en nuestras vidas