IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

EL PAN DEL CIELO ES PAN DE VIDA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
La verdadera vida viene del cielo
Debemos estar en todo tiempo conscientes de quienes somos y a quien servimos. Cada uno mire como sobreedifica
examinándose cada día. Estamos llenos de acontecimientos en todo el mundo: terremotos, inundaciones y incendios... El hombre
se salta la ley y piensa que no pasa nada, pero las catástrofes vienen porque es un problema espiritual.
Amós 8:10-11 RVR1960
Cuando cambias tu actitud hacia Dios y pones tu mirada en el mundo, en Moab,
entonces Dios te castiga. No hay peor humillación que ver como se muere de hambre.
Y no hay peor miseria que te mueras espiritualmente de hambre. Vamos a recibir
humillaciones por no querer atender y no hacer caso a los avisos de Dios.

En Marcos capítulo 6 Jesús predicó y dijo que Él era el Mesías y ni aun así le creían, y no
pudo hacer milagros allí por causa de la incredulidad.

Tienes que estar continuamente vigilándote y manteniéndote en santidad hasta
que Él venga porque tú eres tu peor enemigo. Y ya, no solo por ti sino porque puedes
contaminar a otros. Jesús decía vosotros sois de vuestro padre el diablo y sus deseos
queréis hacer. Ya no tenían más oportunidades.

De toda palabra ociosa que salga de la boca del hombre dará cuenta. Debes tener
en mucha estima a los ministros de Dios. No te creas que eres mejor que los demás.
Mucho pueblo va a ser humillado, como tú mides te van a medir; el mal que tú haces te
vendrá a ti por eso tenemos que mirarnos y cuidar de no creernos superiores a nadie.

Las personas que no tienen disciplina bíblica no están bajo el evangelio de
Jesucristo para poder servir a Dios. El pueblo por falta de disciplina, de morir a sus
deseos perece. No se trata del que quiere ni del que corre sino del que Dios quiere.

El dolor y el sufrimiento en Dios nos marca, deja huella. Los rebeldes no dejan marca
ni huella. La huella es el peso de gloria que queda en ti. Mirad menospreciadores que
estáis despreciando mi palabra, ahora vas a tener hambre y sed de su palabra y no lo
hallarás por haber menospreciado. No debes estar en la casa de Dios por intereses,
porque de la mucha necedad habla la boca. Las actividades no es un llamado sino un
complemento para que Dios te pruebe.

No se puede olvidar la teoría y menos la práctica, necesitas las dos cosas. Por ello
necesitamos el conocimiento de la palabra pero también la práctica, la comunión con
Dios. No te afirmes en tu conocimiento porque se envanece pero el amor, la gracia y la
paz edifican.

En proverbios dice: el que te prepare fosa él caerá en ella. Nunca le prepares a nadie
ninguna tumba, porque será la tuya. Hay mucha gente errante, hay muchos hijos que
pasan hambre en su propia casa, esto es porque ya no son hijos.
Amós 8:12-13 RVR1960

«E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán. En aquel
tiempo las doncellas hermosas y los jóvenes desmayarán de sed.»

Los jóvenes de hoy quieren un 5% de palabra y un 95% de entretenimiento ( porque no es alabanza). Debes practicar lo que comes,
eso es disciplina bíblica. Dios permite que valores por el sufrimiento que has pasado. Cuando entra la fe, entra el hambre y la sed y
te cambia la vida. El hambre puede más. Sino tienes hambre estás en problemas.

Es tiempo de discernir lo espiritual, que estamos bajo el maligno y que usa gente destructora. No se trata de ser bueno o malo
sino con quien estás. Debes sentirte dichoso de poder recibir esta palabra cada día.

Lo que llevamos dentro es lo que sale, como hicieron con el becerro y con todo lo que recordaban de Egipto. Muchas veces Dios
nos desvía de tesoros que pensamos que son buenos para nosotros, pero que realmente serian nuestra tumba, como hizo con
Moisés que lo sacó de Egipto y de estar con el faraón disfrutando sus posesiones.

¿Porque Dios se los llevó al desierto donde no tenían nada? Para que sólo dependieran de Dios. No había agua ni comida, y
Jehová era su provisión, no dependían de nadie únicamente de Dios. El maná del cielo contenía todo lo necesario, y nadie se ponía
malo, y el agua salía de la roca.

En Hebreos dice por cuanto nos hemos hecho tardos para oír somos gente inexperta, y necesitamos tutor, que es el pastor. Con
amor, con misericordia y verdad se corrige el pecado.

Cuando hablas mal de el maná, que es la palabra, te caerá todo lo malo porque es hablar mal del pan de vida. Así mismo no puedes
criticar la comida que recibes del pastor. En el desierto a la gente les picaba las culebras y morían por hablar mal del maná, pues
perdían la cobertura. La gente que se salta las leyes espirituales así les va.

El error más grande que hicieron en Egipto es decir: ¿ podrás tú poner mesa en el desierto? Poniendo en duda la obra de
Dios, era un pueblo que se quejaba continuamente.

Antes de reinar tienes que sufrir. No hay gloria sin sufrimiento. Debe reinar Cristo en el corazón como rey. El prepucio de nuestro
corazón no cae a menos que no lo cortes. El velo que debe caer es la incredulidad y las dudas; de esta forma entonces se enciende
una pasión dentro de ti.

El maná era la vida para ellos, tenía la unción de vida, estaba cocinado por los ángeles, ¿cómo se les ocurre decir que se les secan
sus almas? El problema radica en que la comida del cielo no halla el mismo anhelo interior que los deseos de la comida de la tierra,
los deseos del pecado, la comida idólatra. Hay que sacarla y arrancarla antes, pues sino estás atado a ella. Por eso Dios los tenía
en el desierto para hacer morir esos deseos y transformarlos.

La iglesia de hoy quiere llenar el alma de lo material, pero lo que viene del cielo no es material sino que es todo lo dulce en el
espíritu. Jesús se llevará a la iglesia y no te darás cuenta, lo harás segundos después por no haber atendido a su palabra y buscar
lo espiritual.

Jesús dijo: vuestros padres comieron el maná y perecieron pero Yo soy el pan de vida que viene del cielo que os puede redimir. El
pueblo se redimía en obedecer los mandamientos y sino eran castigados. Cuando viene Jesús dice que Él es el fin de la ley y nos
da paso directo. Jesús dijo: Yo soy el maná de vida, el que cree en mi no morirá.

No te quejes del maná pues sino te estás quejando de Jesús. Cuando Jesús dice comed mi carne y bebed mi sangre se
refería a sus mandamientos, a su sana doctrina. Pero hemos hecho un campo de libertinaje y creamos nuestros propios
mandamientos. Dios resiste a los soberbios y le da gracia a los que se humillan. Estamos en un tiempo de mentes muy retorcidas,
tiempos difíciles.

El aceite nuevo es el Espíritu. Para nosotros los frutos son la palabra traída por el pastor igual que aquí era oír a Moisés. Sin
mansedumbre no puedes escuchar. Debemos ser personas de paz, y para ello debemos aprender de Jesús y de tu pastor. Dios
nunca pierde siempre gana, es invencible. Incluso en la cruz lo que parecía una derrota fue una victoria pues satanás fue juzgado.

Nuestro rocío es el Señor Jesús y desciende para ti, para que lo comas y te alimentes y tengas una cena con él en tu alma.

Números 11:10-16 RVR1960

No estamos para dar lecciones sino para recibirlas. No estamos para exhortar sino para ser corregidos por el pastor. Debes ser
consciente en tu espíritu, alma y cuerpo. Sed santos en toda vuestra manera de vivir.

«Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los
campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.
Rut 1:1 RVR1960

Moab es el mundo fuera de la ley espiritual, lleno de idolatría, y al final todos murieron, y solo quedó Noemí que decide salir de allí.

Rut 1:1-7 RVR1960

En esta iglesia hay pan del cielo que trae el señor a través del pastor. No lo menosprecies. Coger la cruz es negar tu ego, tu yo, tu
imperio y sino no vas al cielo. Si abandonas la casa de pan por el mundo te espera la muerte. Ir al mundo es perderlo todo.