“El fuego que sale del lugar santísimo, viene para introducirnos en la Santidad”
Muchos dentro de las pruebas, entran en quebrantos de queja. Las pruebas irán siempre en relación al nivel que
estas ocupando.
Job estaba en una fase de bendición material que él pensaba que ya era espiritual. Dios primero prepara antes de
someternos a la prueba. Muchos en su mayoría creen que ya están en cierto nivel del reino, pero en el momento que
llega la crisis permitida por Dios, se dan cuenta (si es que no tiran la toalla) de que en realidad están muy por debajo
de ese nivel.

Jeremías 20:9 Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón
como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.

Jeremías aguantaba bien a Dios pero renegaba de sus hermanos, “yo que recibía de ellos menosprecios continuos”.
Nadie puede conocer la prueba que les vendrá en un tiempo futuro, ya que si así fuera no sería prueba repentina.
En este tiempo Dios tiene que acabar las cosas que está empezadas en muchas vertientes distintas.

Muchas veces discutimos con Dios incluso porque pensamos que la crisis que nos acontece, no es la que nos
merecemos. El espíritu de rebeldía que acarreaba Jonás le costó el negocio entero al dueño de la nave que lo
transportaba a Nínive. Hay quienes son tan radicales y tan obstinados que al igual que Jonás, prefiere que lo echasen
al mar (el Seol) que ir y hacer la voluntad de Dios.
Jonás tenía mucho orgullo y aparte era muy variable en cuanto a cumplir la voluntad del Santo.
Cuantos más años en el Señor, mas armonía con su palabra.

Nuestro “yo”, no va a la tumba, si creemos en la circuncisión del corazón, sabremos que una vez durmamos aquí,
despertaremos para su gloria o para su mente.
Salomón no aguantó la nube y salió disparado del lugar santísimo. Dios le ha dado a su Iglesia en Samaria la gracia
de entrar en su Presencia, al mismo altar de Dios.

Los del antiguo testamento decían “Dios hace estar en su presencia”, ¡cómo  no lo hará en este tiempo! Y con su
Espíritu Santo reinando en su Iglesia. El fuego que sale del lugar santísimo, viene para introducirnos en la Santidad.
La Santidad quema el corazón y deja huella de impacto en la parte que se ha santificado.

El Pastor de Samaria siempre está en estado de trance, porque lo que de Dios recibe no tiene límite.
Yo tengo que pelear todo lo que en mis manos quiero obtener. Y no hacer como el profeta Elí, van a la puerta del
templo, allí estaba conformista y olvidó la lámpara del templo.
Los hijos privilegiados son los que llevan la Cruz, éstos saben verle a Él.
Todo es comodidad para alcanzar el paraíso. No habrá ninguna guerra para estos. El Paraíso es misericordia, el reino
es guerra y lucha contra el pecado.

Un comando nunca le da la espalda a su capitán, está dispuesto a recibir el disparo que venía para él. Pablo era un
comando y no dejaba que nadie le trajera congoja: el sabia como le salía al acecho el Diablo.
Guerreros que no se dedican a su persona, sino que todo en ellos es luz.
En la Cruz había miles de demonios que observaban a Jesús a través de los ojos de los fariseos.
Los guerreros tienen la Palabra trabada en sus manos de continuo.
¿Hasta dónde hemos vivido la presión en nuestras vidas? Niños bonitos y bonitas que se pasean en la Presencia de
Dios como si fueran angelitos. A la hora de la prueba todo es muy distinto, todo parece desaparecer alrededor y sólo
estará la soledad en tu compañía.

El altar del Señor no son dos o tres escalones. Muchos piensan que ya han alcanzado la cúspide de su vida
espiritual, que error más grande.
Hay que escoger en Dios y no mirando nuestra vida egoísta. Solo los que se ponen de acuerdo con la verdad, sabrán
donde ponen sus fuerzas.
Debemos querer y amar a las personas por aquel que tienen y no por lo que tienen de lo terrenal.
Jeremías sabía lo que era sentir el celo de Dios en forma de fuego dentro de su corazón. Le obsesionaba la voluntad
de Dios.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

EL FUEGO DEL LUGAR SANTISIMO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Las pruebas son necesarias para refinarnos