IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

PARA DESPERTAR EN DIOS HAY QUE MORIR AL PECADO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Sin arrepentimiento no hay cielo
La palabra nos enseña que el prestar atención es más que los sacrificios del necio. Oyes mucho pero a Él no le oyes. Sin
sacrificio no hay premio, Dios no te va a sacar adelante porque vives acomplejado.
Los médicos que son restauradores del alma primero han de tener la suya restaurada. No todos pueden echar demonios, sino que
es algo que se ha sido concedido y delegado por Dios. Hay personas que se ponen en lugares que Dios no les ha dicho.
Si crees sin estar arrepentido no eres salvo. El que creyere será salvo, pero no a
nuestra manera sino a la suya. Dios trae almas y las pone a cargo de la Iglesia (que es el
mesón o la posada) para que las cuidemos, y el pastor es el mesonero. Fuera de la
posada se cometen pecados. Cuando no cuidas tu casa, luego vienen espíritus peores.
La oración del pastor te puede librar porque es el que tiene que cuidar las almas, ya que
Dios se las ha dejado a su cargo. De las personas que se rebotaron, y no permanecieron
en la posada, el pastor ya no dará cuentas por ellos. Dios ha concedido al pastor el
cuidado de todos los le ha puesto que estén a su cargo. Y el pastor responderá por los
que han permanecido en la posada, pero no por los que han saltado y abandonado por
rebeldía.

Saúl convirtió su pecado en un ídolo. Y muchos del odio y de la envidia han hecho un
ídolo. Quien entra al infierno ya no sale. Así que, nuestra alma lo vale todo si la rindes y la
quiebras a Cristo. El trabajo del pastor es como el de Gedeón, guiar al pueblo. Y quemó
todas las estatuas e ídolos obedeciendo a Dios.

El pecado más grave es la obstinación y no reconocer que hay pecado en ti, que no
te ves que fallas.
Saúl representa al cristiano que lleva 20 años sin Dios y hace lo que quiere. Dios quiere a
alguien que haga lo que Él quiera, no lo que nosotros queramos. Que sea conforme a su
corazón, como David que tenía un corazón conforme a Dios. David se pasó toda su vida
rehabilitándose, pidiendo misericordia porque era hombre de guerra, y así no podía
edificar templo.

Los evangélicos están en el primer proceso de salvación. Saúl lo perdió todo, y pasó
a David. Saúl estuvo 20 años persiguiendo a David, cuando Dios ya lo había destituido,
pero él quería seguir en el puesto aferrado y no quería reconocer que Dios ya no lo quería
en el reino, que lo había desechado por su idolatría y por desobedecer. Dios busca vidas
que crean y se hayan purificado, que se vistan con ropas santas y vivas para que Él las
tome.

Esto es lo que vivimos hoy, personas que Dios las ha desechado porque amaron más
otras cosas, como la fama, antes que la palabra pura de Dios. Cuando vas detrás de
Dios por intereses, no hay entrega y no hay nada... por eso muchos pastores se buscan
el oírse a ellos mismos, y no han sido buscados por Dios, no han puesto su mirada
arriba. La lectura es una cosa y la palabra espiritual en el corazón otra. Sólo Dios puede
llevarte la palabra al corazón.
El predicador sólo es una trompeta, una atalaya, nada más. Dios es el que produce y obra con su Espíritu Santo. Es como el viento,  
es serio.

Contradecir la palabra es un pecado de muerte pues es una blasfemia contra el Espíritu Santo.

Si no vives los procesos y los superas no puedes llegar a los niveles espirituales porque tu mente te traiciona. Mira a Saúl, 20 años  
destituido y él estaba aferrado a su puesto cuando Dios ya no contaba con él. Dios sólo quiere un corazón que le ame y obedezca, y  
diga sus verdades con la boca. Con un simple rebote Dios te cierra la puerta, pues no acepta la rebelión ni la ira.
El pastor es una autoridad espiritual puesta por Dios.

No ocultes tus pecados y tráelos a luz ante Dios, y arrepiéntete. No seas como el hijo pródigo y pierdas tus vestiduras. No  
cometas más pecados que te dejarían aquí. Vuélvete de tu mal camino.
Una vez en el infierno ya Jesús no te va a sacar de allí. Ahora es el tiempo de poder arrepentirte y cambiar para que Dios pueda  
tratarte y puedas ser salvo.

Pero no adornes el pecado porque por mucho que lo disfraces huele a muerte.
Sino vives los procesos de despertar y los pasas no pasarás al otro lado.

Dices que estás vivo, pero estás muerto. Te secaste y quedasteis sin carne como un hueso seco.
El lugar deleitoso es estar con Cristo. Dios trae las almas a la iglesia para ponerte bajo la custodia del pastor para que vivas y  
superes los procesos a su lado, y te ayude. La vida de pecado te deja sordo y ciego.

Dios nos unió con una cuerda al pastor pero en medio hay un lazo, y si tiramos mucho y tensas el nudo no se puede desatar y  
hay que cortarlo. El pastor tiene agarrada la cuerda suave desde su lado, porque es amoroso como un padre pero si tiramos fuerte y  
metemos nudos nuestros, la cuerda se suelta de su lado, ya que no aceptamos la palabra, por tanto, cometemos un gran error.

Efesios 5:14-17
“Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. Mirad, pues, con diligencia cómo  
andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos,  
sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”

La primera fase de la Iglesia es que duerme y ha de despertar. Debe tomar el aceite de la palabra.
Otros se han ido a lo barato, a la prosperidad y a los hechiceros. A la iglesia que no le ha entrado la luz del rapto no está preparada,  
porque hay pecado y duerme. El pecado se hace dulce y cómodo. Vives feliz en tu mundo sin capitán y tu conciencia no te reprende  
de tu mal hacer.

Romanos 13:11
“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra  
salvación que cuando creímos”

Cristo está próximo y debemos estar despiertos, si estás despierto se ven los frutos pero si duermes te alimentas de tu pecado y no  
hay frutos.

1 Tesalonicenses 5:6
“Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.”

No se refiere a dormir físicamente sino espiritualmente. Cuando crees que estás bien porque todo te va bien realmente estás mal  
espiritualmente; sin embargo, cuando padecemos por las pruebas de Dios es cuando estamos bien. Si duermes estás muerto en el  
Espíritu. Una persona despierta está atenta y se acerca a Dios. Los que duermen se quedan porque no están preparados. Por actos  
que cometemos y no nos arrepentimos nos quedamos.

No puede haber adoración si está todo dividido y roto. Adorar es una vida muerta al mundo, muerto a lo que me rodea y vivo sólo  
para Dios. El adorador no puede tener ídolos. La adoración trae amor, y esto sucede cuando vas a las dimensiones espirituales y  
has dejado al viejo hombre.

Ídolo es todo aquello que te hace vivir y estar más por eso que por Dios. Todo lo que sea preferente a Dios es un ídolo.  
Debemos tener cuidado con los pecados por ignorancia que son los que el pastor te va a declarar para que te corrijas. Los que tú  
conoces ya sabes que debes quitarlos, pero los más peligrosos son los que desconoces.

Las obras no pueden ser preferentes a Cristo sino secundarias, lo primero es la palabra de Dios.
No puedes ser discípulo de Dios si primero no te sujetas al pastor como condiscípulo suyo.

Velar es estar haciendo lo bueno, orando. Dios va a probar a su Iglesia para ver quién es quién le sigue sin nada a cambio.  
Debemos superar el proceso de los pecados para poder traspasar el velo y conocer al Cristo resucitado. Y no puedes vivir lo  
espiritual sino mueres a lo viejo. Sino velamos nos embriagamos del mundo. No te salgas de la gracia sino todo lo contrario métete  
dentro de ella.

S. Marcos 11:26
“Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.”

Si no reaccionamos al mensaje leído vamos a pasarlo mal. Los consagrados son una minoría como en el pueblo de Israel en el  
desierto, sólo Josué y Caleb estaban consagrados.

Al adorador le gusta rodear a Jesús con su cariño. Y Jesús llora de ver el pueblo que se esta perdiendo. Si la gente creyese en que  
hay infierno no pecaría, y su actitud cambiaría. No prometas lo que no vas a cumplir porque tienes una vida artificial sin Dios.  
Debemos pagar el precio para ir a la eternidad. Si creyéramos en la eternidad viviríamos de la eternidad y cogeríamos todos los  
consejos del pastor.