IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

EL ARREPENTIMIENTO

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Tenemos que escudriñar la Palabra
Jesús reprendió a Pedro, porque le estorbó no dejando que los niños se acercaran a Él, no le tembló la voz cuando le dijo, si
no te vuelves como un niño no tienes entrada, tenemos que cambiar nuestro carácter, nuestra personalidad, sacar el orgullo y la
altivez, para que nos podamos volver humildes. Los miembros de las iglesias, se toman la Palabra de Dios “corriente”, como los
fariseos se tomaron a Jesús. Cuando una persona no tiene arreglo, ya no lo tiene, está desechado, la altivez y el orgullo te mete de
cabeza al infierno.
No se puede entrar al Cielo sin amor, y no se puede entrar con el amor de la carne, del
mundo. Para curarlo, hay que arrepentirse, tomar una decisión y morir, déjalo todo, si no,
dijo Jesús,  no eres digno de mí.
Jesús no vino a buscar justos, ya que no había ninguno sólo Él, Él vino a buscar
pecadores arrepentidos.
Jesús les dijo a los judíos, vuélvase cada uno de su maldad, arrepentíos y bautícese cada
uno en el nombre del Señor, y luego recibiréis la promesa del Espíritu Santo: el poder para
orar, interceder, clamar y resistir al diablo.

Tenemos que tener una vida de intercesión por los santos, por el Pastor.

Los primeros procesos es de renunciar al principio, haciendo morir lo terrenal, y hay
muchos pecados, la verdad es la que hace libre, pero hay que morir al “yo”, para poder
ser libre.
Dios no puede estar dentro de un corazón idólatra.

Jesús le dice al mesonero (el pastor), aquí te entrego a esta persona, cuídamelo, y todo lo
que te gaste ponlo a mi cuenta, y los trastornos que te traen, cuando yo venga te lo
pagaré. Pero si esta persona no se somete y salta de la posada, no se salva, está
perdido.
Los que no entienden la Palabra que trae el Pastor, que callen, y cuando llegue a
su casa, escudriñe las Escrituras.
Después de muchos años la gente todavía duda del pastor.

Dios hace pasar al Pastor por pruebas, para que pueda escuchar mejor la voz de
Dios, y poder orar con seguridad y confianza y poder interceder por nosotros. Dios le
hace pasar por estas pruebas para que el pecado no nos engañe.
No nos pasemos por justos, porque a Dios lo que le convence es el arrepentimiento, y el
arrepentimiento lleva al amor, y hay un fluir de lágrimas y ese fluir busca consuelo y el
Consolador que es el Espíritu Santo nos renovará los vestidos y el espíritu de nuestra
mente.

Jesús significa Salvador, y Cristo significa ungido, el que nos salva y nos unge,  la unción
no se puede llamar nueva, Él es el Alfa y la Omega, Dios de los Cielos y de la Tierra.
Ser bendecido es ser luz y sal y crecer, eso es ser hombre de bendición.
Nuestra obras son como trapos de inmundicia.
Dios no mira las obras, Él mira si tu corazón es recto, si no es recto, puedes hasta regalar tu vida y  morir por otro y no te
salvas.  Un corazón recto es un corazón que se rectifica, se redarguye y empieza luego a recriminarse por una simpleza de nada,
no permite que ninguna mancha caiga en sus vestidos. En los Cielos entran los que tienen los vestidos blancos y sin arrugas.

El Pastor, es el chivo expiatorio, que se ofrece en el altar, para que Dios nos  bendiga, él se sacrifica para que cuando él ore, Dios lo
escuche.

Cuando Dios te mete en una prueba es para que te pueda dar más. Eso depende de nosotros, las personas que humillan su
corazón Dios los defiende.

La Sangre de Jesús en la cruz, ha sido el engendramiento, para llamarnos hijos engendrados por la Palabra, nosotros hemos sido
engendrados por la Palabra.

Las personas que han abortado  y no se han arrepentido, van al infierno, porque han matado a lo que Dios ha dado vida.
Hay muchas personas que llevan años en la Iglesia y no son salvos porque no engendran, porque no tienen FE, si no cree en el
sacrificio de Jesús no se salva.

Vamos a la Iglesia, para poder salvarnos, no le hacemos un favor al Pastor por asistir a la Iglesia, nos lo estamos haciendo a
nosotros mismos.

Hay que pelear la gran batalla para llegar al cielo sin pecado.
Las personas que quieren ignorar el mensaje no son salvos porque quieren obedecer a su manera, la salvación es obedecer a su
Palabra.

1 JUAN 5: 18
18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el
maligno no le toca.”

Los pecados de antes de convertirte ya no cuenta, porque fueron borrados, pero los pecados que cometemos los tenemos que
confesar, para que la sangre del Justo nos justifique e interceda por nosotros delante del Padre.
Porque el Padre es la ley.