IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

EL AMOR QUE JESUS ESPERA DE TI

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Dios no acepta el amor lógico
Juan 14:7 - Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.
La fe obra por el amor. Jesús es el Padre escondido en Dios y se alimenta de nuestro amor y Él desea que le ames.
Marcar la diferencia es estar cerca de Jesús. Podemos llevar años de cristiano y no conocer todavía a Jesús.
El amor de la lógica Dios NO lo acepta. Lo humano mata y persigue al Hijo de la
promesa. El amor de Dios nos constriñe y no funciona cuando nos ponemos nosotros
delante con el yo.

El amor es lo que más delata a Dios, su amor sublime y profundo. Si no conocemos a
Jesús no conoceremos su amor y mucho menos al Padre. Su amor te sorprende. Te
puede sorprender cosas de este mundo, pero el amor de Dios te parte por la mitad, es
una pasión; el dolor de Jesús en la cruz se volvió dulce por su amor entrañable hacia
nosotros.

Juan 14:11 - Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme
por las mismas obras.

El amor de Jesús te lleva a otra dimensión espiritual, te da vida. Él camina con los que
quieren caminar con Él. El milagro más grande es formar parte de una iglesia guiada por
Dios. El amor de Dios se hace líquido en tus ojos, es cuando llevas la obra de Dios en
sufrimiento. Nadie puede estar en su obra sin sufrir, eso no es amor verdadero. Cuando
sufres sabes que te esfuerzas por Él.

Juan 10:2-4 - Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el
portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando
ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque
conocen su voz.

Dios te demandará si creíste en las palabras de tu pastor. Las cosas del Espíritu no las
puedes digerir por la lógica, sino espiritualmente. Sentirás más a Dios en tu vida cuando
comienzas a creerle y eres hijo de obediencia, serás el primero en madrugar para
buscarle.

Juan 6:45 - Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo
aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí.

Jesús estaba destinado a enseñar a los hombres. Sin amor no se puede hacer obras,
no se puede perdonar. Seremos conocidos por amar, no por tener poder y echar fuera
demonios.
Juan 12:45-50 - y el que me ve, ve al que me envió. Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no
permanezca en tinieblas. Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a
salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el
día postrero. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y
de lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

Si Dios te habla a través de la Biblia no pienses que es casualidad, no te dejes llevar por la lógica, si lo haces es que tienes un
corazón duro. Dios espera tu reacción.

Jesús no se puso por encima del Padre, tuvo que ser tratado como un profeta y tuvo que demostrar su perfecta obediencia y
ganarse su proximidad al Padre.

Juan 1:18 - A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

A Jesús no lo puedes conocer físicamente y por la lógica, sólo lo puedes conocer a través de la adoración.

Cualquier cosa pequeña que pierdas de la palabra es mucho, si realmente eres amante de Dios querrás estar concentrado, eso te
ayuda a amar a Jesús y a vivir en el Espíritu.  En gloria no seremos personas, seremos seres espirituales. Tu concentración lo dice
todo. Dios no te puede confiar nada si sólo piensas en las cosas de la carne. Lo que tienes ahora cuídalo, porque si no Dios te lo
demandará.