Cada uno debe esforzarse para escapar por nuestra propia vida. Es bueno tener ambición espiritual, para
anhelar con celo todos los títulos disponibles para nosotros. Él dice: “Hagámonos tesoros en el cielo” quiere decir que
no nos debemos justificar en nuestra debilidad. Yo mismo soy el tesoro a guardar en su cielo. Todo aquí abajo perece
o se corrompe, pero lo que en el cielo acumulamos de Dios eso será nuestra gloria.

Por dos veces el Pastor de Samaria ha soñado con un reloj que marcaba las doce menos cinco, esto significa que
allí en Gloria, el tiempo se estaba acabando. (Esto sucedió hace más de quince años) Ahora ya ni siquiera hay reloj
en su Cielo. La hora ha llegado para que en cualquier momento acontezca el rapto.

En este tiempo es urgente que el Padre resuelva esta situación y la santidad se vea reflejada en sus hijos. Hoy por
hoy no existe una Iglesia bien dispuesta. Él la va a preparar caiga quien caiga. No es suficiente cumplir los ritos de
la “religión que nos hemos acomodado”.

La simpatía y la gracia de Espíritu Santo que hemos recibido, se verá cuando estemos a punto de partir.
Si no nos humillamos, rompemos el círculo de la unidad y donde quiera que vayamos transmitiremos egoísmo y
orgullo.
La fe no viene a hacerme próspero, sino para hacerme avanzar allí en los reinos.

Dependiendo de las congregaciones unas están viendo ya la hora cumplida y otras creen que aún falta mucho. Si el
Señor no regresa ya a por su novia, es porque Él ve que aún no hay “gracia” para recibir al esposo. La Iglesia que
posea la plenitud de plenitudes, será la escogida para alumbrar al mundo y ser el testigo fiel. El poder de Dios es
Ilimitado. Nuestra fe se corrige por medio de ser integro en el llamado de Dios.

La Iglesia de Cristo no espera al anticristo. Nuestra fe está puesta en el rapto de la Esposa.
El que tienen oídos para oír, cambie en actitud y cada vez será más sabio en lo celestial.

Las Iglesias hoy están vacías de Dios. No puede ser más difícil la hora que nos ha tocado vivir. Debido al poco
tiempo que queda, nadie puede saltar ahora del Barco y quedarse esperando que otro tiempo llegue y los salve. La
salvación solo proviene de Dios.

La Palabra derramada en nuestro corazón, es para no ser sorprendidos en esa hora tan difícil.
La vida de un justo, debe reflejar la santidad, no podrán ser señalados por nadie.
Tomar la vida de un justo no es cosa de adquirirla en cuatro días, es toda una vida de consagración.

Si llevamos muchos años y aún no se nos ha concedido el arrepentimiento de pecados ocultos, lo intentaremos
suplantar con otras cosas, pero acabaremos trastornados y apartados de su Amor.

La única influencia que tenemos aquí para que se nos denuncie nuestro pecado, es el Pastor de la congregación. Se
ha multiplicado tanto la maldad, que incluso, predicciones ocultas que

Había para la gran tribulación, ya están aconteciendo hoy día. No hay temor de Dios en muchos de los que profesan
servir al Altísimo. Ningún egipcio por mucho que corrió, alcanzó cruzar el mar rojo como lo hicieron los israelitas.
Dios no tiene hijos plebeyos, son hijos del Rey y se merecen pasar una disciplina excepcional.

Hasta ahora muchos han llevado vidas cómodas, pero Él nos va a poner en estrecho y lo primero que Él ve es que no
aceptamos su Palabra y le produce angustia en su corazón.

Cuando la fe está viva podemos experimentar revelaciones que se nos permite ver, pero mayormente esto sucede
por la fe de nuestros pastores. No acudir a escuchar si Palabra es como escupir a la cara de Jesús.

Si Jesús está en mí, habrá fe. Si Él está, tendré luz propia. El pecado anuló la luz propia de Adán. Nosotros
decidimos en que reino ponemos nuestra fe.
Las experiencias que algunos hermanos están teniendo mundialmente, sirven para marcar un antes y un después a
la hora de servir a Dios. Una experiencia de Gloria marca una vida completamente.

El Pastor en Samaria está para resucitarnos en nuestro interior. Dios detesta todo lo que se fundamente en orgullo. ¿
Qué es tomar el pan y partirlo? Es compartir la palabra que nos resucita y nos hace uno en Dios.

Qué bueno es no tener que ser forzados para creer algo de Dios. Si el cielo es real ¿Cómo no nos va a
compartir su creación celestial? La fe que naufraga no despertará nunca el interés de nadie.

Si yo llevo una vida de pecado, el ángel que Dios puso a mi lado no podrá protegerme e incluso se marchará. La fe de
esfuerzo no fracasa porque no tiene interés propio.

Todos los que se identifican con aquellos que tienen experiencias del cielo, quiere decir que Dios los tiene a ambos
en su gloria. A estos les sucederán pruebas y tendrán aflicciones que muchos otros no podrán soportar. Pero si salen
victoriosos tendrán recompensas especiales.

Los Pastores deben dar cuentas de aquellos que están siendo lavados por la Palabra. El interés de los santos
es verle a Él.
Jesús tenía que preguntar de vez en cuando ¿Creéis lo que os estoy anunciando? No siempre hallaba fe.
Nosotros por la fe de uno solo, estamos recibiendo muchos resultados. Una iglesia con carácter no deja las almas en
las manos de satanás.

Dios vino a este mundo a salvar a aquellos que eran conforme a su semejanza.
MI propiedad en origen es mi voluntad. Si pasan los años y yo tengo un impacto de fe con mi creador, le daré mi
voluntad a Él.
El espiritual en la iglesia debe ser guía del que no lo es. Sea hombre o mujer, en Dios no hay varón ni hembra por ello
al que de los dos, Dios la halla capacitado se deben someter el uno al otro (hablando en el matrimonio).

Samaria quiere Dios que sea un árbol que atraiga a muchos a las alas de Él.
El cielo hay que buscarlo desde el corazón, y no desde nuestro ojo natural.
No tendrán límites aquellos que quieran vivir esta última gracia derramada.

Romanos 5:2

por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la
esperanza de la gloria de Dios.

No es solamente fe, es necesaria la gracia para estar firmes. La gracia es todo lo sublime de Dios. Gracia no es:
practicar todo tipo de pecado u que no me vendrán consecuencias, eso es falso.

La gracia de Dios es nuestra amnistía para no ser acusados más por el diablo.
No todos tienen la gracia de llevar a otros a la libertad de Cristo, si yo me acerco a la congregación pero no me
humillo desde el corazón, su gracia no me alcanzará.
La gracia nos pone un dibujo en nuestro rostro y hace que las impresiones del pasado puedan desaparecer.

Nuestra vida espiritual decidirá nuestra vida en el cielo o en el infierno.
Para participar del fruto debemos trabajar primero y con intensidad. La ley natural dice: “eres lo que ves” pero en Dios
somos lo que Él dice que somos.

Es fácil caer en trampas y no trabajar por lo que a vida eterna permanece.
La fe y la gracia nos quitan los errores, las imperfecciones, las caídas, etc.
El Señor siempre peleará para que no nos falte la fe. Hemos sido creados para soñar acontecimientos divinos. La fe y
la gracia crean ambiente de milagros.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

DIOS VA A CREAR UNA NUEVA IGLESIA

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Seamos integros en Dios y mantegamos la fe