IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

DESHECHA LA MALDAD DE TU CORAZON

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Un cristiano tiene que adorar a Dios
La creencia no tiene estilo, debe ser guiada por el Espíritu Santo y hace falta un corazón tocado. El enemigo bloquea la mente
sin que te des cuenta y tiene poder sobre cosas materiales, no en vano le dijo a Jesús: "si me adoras te doy todos los reinos de esta
tierra"; si Jesús le llega a adorar en el monte de la tentación satanás hubiera adquirido más poder y Jesús hubiera perdido la batalla
contra él, pero le contestó: "sólo al Señor tu Dios adorarás ".
Actualmente la mayoría de los creyentes no adoran a Dios, no saben lo que es
adorar; tienen voluntad para hacer cosas materiales y vivir en lo material, pero para Dios
no tienen voluntad. Tienes que tener voluntad para aprender y esforzarte en Dios y
experimentarlo personalmente, si hoy no le quieres adorar no serás librado del día malo.
Lo que Jesús comenzó fue una nueva especie, nuevas criaturas que dejaron su pasado
atrás, las cosas viejas pasaron, la vana manera de vivir y ahora las cosas con Jesús son
hechas nuevas. No hemos recibido una sombra si no una realidad, nuestra vida es Él y en
Él está nuestra vida. Si mueres a lo viejo reinarás en lo nuevo del cielo, si sufres reinarás
con Cristo.

Vive bajo convicción para ser redargüido y corregido. Aprende de Jesús que es
manso y humilde de corazón. Lucifer al principio era perfecto y bueno, era una luz pero se
volvió malo. Debes tener cuidado que de repente no te vuelvas como un espíritu malo, de
la noche al día se te puede girar tu mente y dejar de adorar a Dios. No puedes dejar de
admirar a Jesús; Pablo revela el evangelio de Jesucristo en que hemos sido trasladados a
otro lugar, cada día vas trasladando cosas al reino de los cielos.

Pablo fue puesto para predicar a los gentiles (nosotros), somos testigos de la verdad, de
la resurrección, de la gloria. Dios no nos ha quitado nuestros sentimientos y emociones
porque lo necesitamos, pero debemos tener cuidado de no buscar protagonismo. Vigila
de no caer como lo hizo Lucifer, este tenía el poder de la música y tenía a ángeles a su
servicio, era un lucero que cayó pasando a ser una estrella de cinco puntas porque
buscaba el protagonismo y quería ser mayor que Dios.

Aunque creas que estás muy sano en tu interior, nunca podrás estar delante de
Dios como sano ( los sanos no tienen necesidad de médico), sólo aquellos que se
sienten necesitados de Dios son limpiados. Tu alma tiene que tener necesidad de estar
delante de la presencia de Dios.

En el matrimonio las caricias de la mujer satisfagan al varón y el varón trate a la
mujer como vaso frágil, sin ser brusco con ella tratándola con delicadeza y cuidándola
equilibradamente, pero sin llegar a mimarla hasta el punto en que sólo domine ella. La
mujer es ayuda idónea, no que solo lleva ella el delantal, se trata de llevar un equilibrio. En
las parejas a veces hay tiricia y NO hay flexibilidad y sensibilidad. Las parejas se deben
saber tratar, según el trato que se tiene el uno al otro la bendición les alcanza, la gracia es
darse, más bienaventurado es dar que recibir, porque cuando das, el Señor está detrás
preparándote una bendición, Dios no es olvidadizo.
Las personas que viven en el don de la armonía con los demás no tienen enemigos, en la iglesia no puedes tener a nadie por
enemigo. Si no fluyes es porque tu corazón NO es recto y tiene manchas.

Cuando se tiene manchas dentro no se puede fluir, si hay miembros malos hay que sacarlos, Judas en un momento cambió su
corazón y traicionó a Jesús, su codicia al dinero después le quemaba en las manos, no estropees tu vida por una avaricia y una
maldad, el don es no hacer mal a nadie, es decir la verdad (aunque por ello recibas daño Dios te protegerá), el don es no dejarse
llevar por la maldad, evita todo aquello que no trae paz. Dios te llenará cuando hagas méritos.

Nunca te alejes del amor de Dios clavado en tú corazón, préstale siempre atención y que ningún resquicio de maldad corrompa
tu amor a Dios, deshecha cualquier maldad repentina que pueda entrar en tu corazón, envidias, celos... la adoración a Dios es
servicio y no busca la fama ni el protagonismo, ¿Para que te entrenas? Tu entreno debe ser por amor, el cambio viene por lo que
meditas y saboreas, por como te entregas a los demás, por lo agradecido que eres.

La adoración a Dios es sin condiciones, ¿a quien adoras? no hagas de tus hijos un dios, porque al final ellos se separan de ti
creyéndose algo, debes ser sencillo con ellos.

No toquéis lo inmundo y seréis hijos e hijas de Dios (2 Corintios 6:14-18).

Lo mejor es cuando guardas tu corazón de aquello que sabes que lo va a manchar, apártate de todo lo que sabes que puede
torcerlo. Tu fanatismo debe estar en la palabra, no para decirle a la gente que eres fanático si no para que en tu corazón haya
pasión por practicar y vivir en su palabra.

Romanos 12:16-19 -

Te tienes que asociar con los humildes, aquel que sabe controlar su carácter y su actitud. No creando grupos para separar la
iglesia, sino viviendo en la gracia sin creerte que ya lo sabes todo.

Hoy día la gente es vencida por la envidia y la codicia. Jesús quiere ponerte su ropa y te quiere proteger, pero debes honrarle.
Eres parte de la creación viviente de Dios, no puedes juntarte con cualquiera, no toques aquello que deshonra a Dios, no te creas
sabio en tu propia opinión.

Si el pastor te dice que algo es malo y no debes tocarlo es importante que obedezcas, por ejemplo los tatuajes que pertenecen al
sistema de la brujería, producen enfermedades que salen con el tiempo.

Mantente siempre en la cabeza, para humillarte, obedecer, ser sensible, amar... que Dios te ayude a vencer el cansancio y
agotamiento, los maduros no notan el cansancio, cada vez quieren más de Dios. Honra a tu pastor que vela por tu alma. Al que
honra hónrale.