IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

CUIDA TU SALVACION

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Tienes que velar para cuidar tu salvación
La vida Dios la da y Dios la quita, es tan solo un préstamo. El alma la puedes perder, una vez que se pierde no es recuperable.
El pecado es atrayente, es cómodo y, religiosamente hablando, lo tapas con un poco de incienso echando las pequeñas cenizas por
encima para conformarte, eso NO es la salvación, la salvación es guerra y lucha espiritual, el enemigo hará lo posible para que
dejes a Jesús y te vuelvas a su maldad.
No es de todos la fe, pero Dios le da la oportunidad a todos, depende de ti el trabajar
por tu alma, no descuides ese don de salvación que Dios te ha dado, tienes que cuidarlo y
regarlo.

Un mayordomo no es dueño de la finca en la que trabaja, pero tiene que cuidarla, es
quien tiene las llaves de la casa y sabe las claves de la caja fuerte donde se guardan las
joyas y las piedras preciosas de su amo. Así mismo Dios ha puesto como mayordomo al
pastor en la iglesia que es conforme a su corazón, quien cuida del rebaño y está
pendiente de regar tu alma mediante la palabra, tienes que estar atento, creer y obedecer,
imita la fe de tu pastor y Dios bendecirá tu alma. El buen pastor no tiene una fe natural, es
fe de Dios que viene del cielo (Marcos 11:23-24).

Isaías 44:6-8 - Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo
soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. ¿Y quién proclamará lo
venidero, lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que
establecí el pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir. No temáis,
ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois
mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.

Como dice nuestro Señor: nunca hubo Dios antes de Él ni lo habrá después, y los
pastores ungidos somos sus testigos. Como siervo soy insaciable y ambicioso de Dios,
me piso el pie a mí mismo para no elevarme ni vanagloriarme.

Cuando tienes de todo no echas de menos las cosas, pero si por ejemplo te falta la
salud echarás de menos encontrarte bien, si eres una persona sensible te desmayas
porque no tienes salud. Mostramos apariencia de ser fuertes y que lo podemos todo, pero
la realidad es que preferimos huir de ello y somos cobardes. Crear un hombre de Dios no
es en lo físico, formar un alma es muy costoso; de los doce apóstoles, nueve de ellos al
principio tuvieron a Jesús por algo corriente hasta que se les quitó la venda (Señor,
muéstranos al Padre y nos basta, y Jesús dijo: ¿tanto tiempo con vosotros y aún no me
habéis conocido? quien me ha visto a mi ha visto al Padre) Juan 1:8-9.

Si no tienes interés por Jesús seguirás teniendo vendas y no podrás entender
nada. Para entender es necesario que te sea quitada la venda. Lo que sale del cielo es
porque has orado teniendo fe y crees en lo que no ves sabiendo que se hará realidad,
esto se le llama efecto fe.
Ahora ¿qué sucede? materia y eternidad están juntas entre el cielo y la tierra, lo he visto y he estado allí escuchando la trompeta, de
que Cristo viene, sonando en el espacio tan fuerte que parecían millones de trompetas. Hay una separación de nubes hasta el
Segundo Cielo donde no existe el tiempo, Dios está viéndonos, nos apunta y está vivo.

Dependes de tus decisiones, un cristiano sin decisiones no cuenta, serás del montón de los cuales todavía tienen vendas en sus
ojos y no hacen caso de nada. Daniel 12:3 dice: los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento. Los entendidos
son los que alcanzan sabiduría del cielo, los que entran en la lima sacando lo sucio para quedarse transparentes y entrar a la
eternidad.

Unos serán despertados para ir a la eternidad y otros para el Seol. Nunca dejes de escuchar la palabra que te confirma tanto
las cosas del cielo como las del infierno, pero cuidado de no tomarlo como cualquier rutina.

Los que alcanzan metas en Dios traspasarán el cielo. Todo lo que hagas es lo que recibirás ya sea malo o bueno (Romanos 2). ¿
Qué te impide creer? ¿Por qué seguir más lo malo que lo bueno? porque seguir lo malo es fácil, pero seguir lo bueno es difícil para
los que tiene un corazón malo. Tienes que imitar lo bueno, el pastor es el modelo que debes imitar para ayudarte a ser también el
modelo que Dios desea (Hebreos 13:7)

Hay pecados ocultos que, si les haces caso y te dejas llevar por ellos, salen a la luz y te empujan a que abandones a Dios, es el
pecado oculto que le pertenece a satanás y lo activa. Le pasó a Judas que traicionó a Jesús y a Demas el colaborador de Pablo.
Cuando alguien deja de creer y se vuelve antipático es que lleva un pecado oculto.

¿Porque mató Caín? por envidia. Cuidado con la envidia que hace que ataques a los demás y seas codicioso, el corazón es
mentiroso y falso y solo Dios puede conocerlo. Judas vendió a Jesús por el dinero, el pecado oculto es como el cáncer, a algunos
se les manifiesta y a otros no. Si se te manifiesta no puedes ni imaginar lo que puede salir de ti, por eso cada uno es responsable
del otro rectificando, debes observarte y corregirte para evitar que puedas actuar mediante algún pecado oculto que te haga
reaccionar mal y lo lleves a la práctica.

1 Corintios 4:15 - Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré
por medio del evangelio. Dios te engendró por hijo y el pastor por medio de la palabra quien te pastorea y te cuida, no se trata de
tener muchos pastores, tan sólo el que te engendró según la voluntad de Dios.    Jesús es el obispo de tu alma y el pastor es el
auxiliar, por eso cuando viene el doctor los auxiliares se apartan y se quedan en tercer y cuarto plano. Todo el que entra a la
congregación, sin que lo haya traído Dios, tiene que procurar injertarse reconociendo al pastor para que pueda ser adoptado como
uno más en la iglesia perteneciendo al Espíritu Santo y dejando de recorrer lugares.

1Pedro 2:1-3 Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las retracciones, desead, como niños
recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del
Señor

El pastor te engendra y es quien alimenta tu vida espiritual, los bebés tienen que crecer por la palabra. La gloria es para los
que avanzan y crecen para ir a lo más alto en el cielo, no seas cómodo y despierta, así te alumbrará Cristo, si amas a Jesús
también amas su venida. Fuerte como la muerte es el amor, no hay nada más maravilloso que amar, porque el amor cura. Ama y
serás amado, tienes que cambiar muchas cualidades para amar, porque tus calidades humanas no son las mismas que las
espirituales. Tienes que transformarte para poder llegar a lo espiritual.

¿Has experimentado la benignidad de Jesús? Él gustó la muerte por todos nosotros, tuvo que vencer la muerte metiéndose dentro
de ella. No hay nada mejor que Él, tienes que gustar de su benignidad, gustar es NO caer en tibieza, es saborear la palabra y ser
caliente. Jesús te convirtió en piedra viva (gentil) que tiene que ser transformada en diamante, y para ello tienes que desear
escuchar la palabra y avanzar. Dios hace sabios con entendimiento, vida, alegría y gozo  mientras renovamos el Espíritu de nuestra
mente creciendo.

(1 Pedro 1:3-4) Si te separas de la corrupción Él te hace participante de su naturaleza divina, tendrás sus pensamientos, notarás
como se siente estando en el cielo y si tienes fe se te añadirá virtud. La iglesia es un cuerpo espiritual en el cual las cualidades
humanas se dejan a parte. Si no vences los procesos tus fuerzas son justas, Dios NO quiere que te aferres a fuerzas
sobrenaturales para reaccionar mal y vengarte si alguien te hace daño, tienes que añadirle a la fe mansedumbre espiritual.

Tienes que crecer como un niño hambriento y desesperado por el alimento espiritual que te salva, la fe que busca a Dios
es una fe que cree y que NO tiene temores porque sabes que Él te saca adelante. Cuando se está en fe no hay temor ni miedo
porque meditas la palabra hasta que se hace mella dentro de ti.

Las estaturas te las da la fe que has ido incorporando en tu interior, dormirás confiado y te levantarás sabiendo que el
acompaña tu salida. El justo vive por fe y es un proceso. ¿Para quien vives? para tu jefe, tus amigos, tu familia... primero es Dios, Él
es tu respirar, tu pan y lo tienes que anhelar. Sal de los procesos que te hacen tener envidias, ego, orgullo y altivez, son cosas que
te hacen creerte importante convirtiéndote en amador de ti mismo, sin afecto natural, sin amor de Dios ni amor natural.

Sométete y sujétate, entra en el río de gracia y del amor de Dios, no seas de complejos por las miradas de los demás, déjate llevar
por su Espíritu. Debes ser el árbol plantado junto al río para que tus raíces no se sequen y tus hojas no caigan. La vida espiritual no
es natural, es de fórmulas y entonces brillarás, entenderás y serás sabio en Dios, las personas se acercarán a ti para escucharte.
Las cualidades de Dios son las buenas, nuestras cualidades naturales no son los frutos.

El arrepentimiento convence, abre tu corazón para que entren los ríos del Espíritu, te limpien y entres en el calor de Dios Padre.

Fe para creer, una fe que cree sin haberle visto. A Elías se le conocía por la fe, era su corona y la gente temblaba cuando venía,
llegó a correr más que el carro del rey, fue arrebatado por un carro de fuego del cielo guiado por ángeles y desapareciendo de la
vista de Eliseo. Que la fe hable de ti, que eres una persona de fe, que no te apoyas en tus cualidades de señorío, que vives
esperando la voluntad de Dios. Cuando eres una persona de fe eres prudente con mansedumbre. Jesús se maravilla de tu fe,
puedes dejar huellas en los demás.

No hay nada más grande que crecer para Dios, no te limites y vive con el Espíritu de la santidad, nadie te puede separar del amor
de Jesús, hazte adicto a su amor, no salgas de él.

Cuidado con el vicio de decir: "Dios me ha dicho", Él habla poco. No descuides lo que oyes, no cometas locuras por la vanidad, la
codicia, la avaricia y de tus propias cualidades, dale gloria a Dios y déjate llevar por las cualidades del Espíritu. Antes de recibir
ayuda de satanás mejor es morir de hambre y verás que serás llevado a lo más alto.

No todos conseguirán llegar, en el rostro se verá el entendimiento que entra en ti si te esfuerzas en alcanzarlo, Dios te despertará.

Dios te bendiga.