IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

LOS CRISTIANOS RADICALES

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Un cristiano radical se entrega de verdad
Hay personas que buscan ser el centro de atención, y a Dios no le gusta que nadie le haga sombra.
Ser un radical es ser un Elías, un Jeremías, un Ezequiel…
El pecado es muerte, y la paga del pecado es muerte, y nos hace raquíticos, nos roba la salud, te roba la familia, el pecado divide.
En la Iglesia nos diferenciamos por la luz, en el cielo nos reconocen por la luz de cada uno, sin santidad no hay luz.
Satanás siempre promete lideratos, carreras, hasta puede dar un premio nobel, el
mejor bailarín, el mejor cantor, como a Elvis Presley que lo sacó de la Iglesia.

Conocer el corazón de Jesús es lo más importante, Él quiere que le conozcas, Dios
habla de muchas maneras.
Dios vive dentro de nuestro infinito que es luz, hemos nacido de la carne, de la oscuridad,
pero en Dios hemos nacido de luz, porque  somos los Hijos de Luz, porque todo lo que
viene de Dios ilumina, no somos hijos simpatizantes, pensando que los demás tienen que
contar con nuestra opinión.

A Dios no le gusta que nadie haga nada si no es voluntario, lo que hacemos en la
Iglesia debe ser de buena voluntad, sin estar esperando que nos lo agradezcan, porque lo
que tenemos que agradecer es el sacrificio de Jesús.
Cuando dé tu mano derecha que no se entere la izquierda. Hay quien da y no quieren que
se entere nadie. Estas personas que dan Dios se lo dará en salud, y Dios los guardará, Él
prueba los corazones.

Nadie hace nada que Dios no gratifique, dice Dios yo vendré y yo pagaré con
retribución a cada uno en esta vida, porque el que haya dejado a padre, madre por mí
recibirá en este tiempo 100 veces más, es la garantía que él no nos dejará nunca, pero
tenemos que ser radicales, un radical es el que lo deja todo por Jesús.

La vida de Pedro, no es como la que tenemos  hoy, él tenía oído para oír al Padre, y en
pentecostés le llenó el Espíritu Santo, él era un radical, tenía a Cristo clavado en el
corazón, sus palabras clavadas, su voz, sus pensamientos, Pedro tenía celo.

Las reprensiones las tenemos que hacer con misericordia y con amor.
Muchas son las caídas del justo, pero de todas ellas Dios lo librará, Dios no libra al injusto
porque no es radical, porque no es defensor de la Palabra.
Tenemos que decirle a Dios que cuente con nosotros, tenemos que acercarnos a Dios,
con sacrificios de alabanza y corazón sincero.

Tenemos que agradecer a Dios e ir a la Iglesia aunque sea arrastrándonos, porque
está escrito, si tú levantares a Dios tus manos y le adorares y te humillares tu pasado y
tus ruinas serán como aguas que pasaron, no tendrás temor de la oscuridad del enemigo,
las 12 de la noche, serán como las 12 del mediodía.
Saúl se burlaba de Samuel, no clamó a Dios cuando se equivocó, no creyó a Dios, no lo amaba, no lo buscó. No como David,
que siempre estaba clamando a Dios.
Para irse en el rapto es necesario amor y santidad, y con esto se empieza a evolucionar. Los radicales anhelan ser santos.

Dios nos habla cuando somos débiles, tenemos que honrarle.
Tenemos que hacer a nuestros niños fanáticos de Cristo, primero Jesús.
El tema preferido del Padre y del Espíritu Santo es que hablemos del Hijo, porque el Hijo es también el Padre y el Espíritu Santo y
nadie puede saber nada del Padre si no vemos primero a Jesús. El Dios de todo el universo es Cristo Jesús.
Una cosa es que Dios te llame para prepararte y  disciplinarte e instruirte, pero otra cosa es que Dios te envíe, Dios antes de
enviarte prepara y disciplina, porque hoy vemos gente que se convierten y al día siguiente son pastores.
Nos tenemos que proteger en la Presencia de Dios.