IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

APRENDIENDO A LLEVAR LA CRUZ

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Dios esta cerca de los que sufren
Hoy andamos y vivimos en melancolías, pero Jesús dijo: Yo amé el dolor, yo cuando estaba sufriendo no estaba en rebeldía con
mi Padre. Jesús muriendo estaba amando.
Hoy para el hombre el poder está en el exterior, vienen tiempos peligrosos, donde se pierde el oído para oír al Espíritu Santo que te
amonesta y te pone bajo aflicción para que puedas gemir.
Hay personas que quieren cambiar pero no pueden porque tienen un ídolo en su
interior, que se llama su “EGO” su “YO”, y esto es lo que no te permite tirarte al suelo y
arrancar las porquerías que están en el alma, que es el corazón, porque no aceptas la
lima del alma, no aceptas nada.

Dios tiene túnicas que son lavadas con la Sangre, y no se las pone a las personas que se
rebelan contra la Palabra o el Pastor, antes se tienen que arreglar con Dios.

El Cielo es Eterno y sólo los santos de limpio corazón entran, y para poder entrar se
tienen que arrancar las maldades y los pecados de raíz, y eso significa renunciar, Jesús
dijo: ¿quieres ser mi discípulo? pues renuncia.

Si quieres ser hijo de Dios, límpiate de toda contaminación de carne y de espíritu.
Despojémonos de todo peso de pecado que nos asedia.
La cruz era la predicación en los días de Jesús, fue la predicación de muchos, y fueron
eliminados, porque los ricos se marchaban de la iglesia, una vez que Jesús habló claro,
se le fueron 5000 personas.

El evangelio tiene que ser locura, pero hoy en día es una novela, un teatro, un pasatiempo,
no hay orden, no hay “Marías Magdalenas” ni “Marías” la hermana de Marta, ni como
iglesias ni como personas, que no van a la iglesia por oír, y a llevar lo que se oye a la
práctica.

Tenemos que amar el sufrimiento que es la cruz, si no nunca vas a conocer a Jesús,
Jesús venció no nosotros, cuando uno viene a Jesús y se bautiza en agua es para decir
“soy muerto”.
Tienes que  vencer a tu ídolo, y dejar de amarte a tí mismo, tienes que ver que Jesús es
preferente en TODO, la fe que Dios nos ha dado no es para buscar las cosas de aquí,
sino para mirar al Cielo, es el pasaporte para entrar a la Eternidad.

El Señor permite las cosas para santificación y purificación, ama la cruz, ama el
dolor, para que te formes como Él.
Jesús nunca uso su divinidad, para aferrarse a la protección del Padre, nunca lo hizo.
Una persona se guarda obedeciendo al Padre, cuando obedeces a Dios tienes su
protección, pero eso no significa que Él no permita que tengas enfermedades o
accidentes, por ejemplo, Él lo usa para tu santidad, para que consigas grados.
Dios está más cerca de los que sufren por Él, pero está lejos de aquellos que sufren por su “Ego”.
No busques que la gente te apruebe tus pecados y tus errores, que te den un título, el título para Jesús fue la cruz, murió como un
maldito, para quitarte a ti la maldición.

Tenemos que aprender por el uso a escuchar la voz del Espíritu que habla a través del pastor y a Dios que habla al corazón,
tenemos que discernir la voz auténtica de Dios. Para poder ganarte la confianza de Dios es aprendiendo de Él y conociendo que Él
es Dios, y no hay otro fuera de Él, esta es la primera enseñanza. Él dijo aprended de mí que soy Manso y Humilde de corazón. Y
venid a mí los que estáis cansados, cargados y trabajados por el pecado que nos agota y nos confunde, con la mansedumbre de
Jesús, ÉL nos quitará y nos vaciará del peso de tu EGO, del mundo que tienes dentro.

La forma de vestir de la calle, dice que tú no tienes ninguna decisión con ÉL, que no buscas santidad ni el amor de Dios, ni la gracia
de Dios. Hay que buscar primero el Reino de Dios, tu estilo de vida y tus imaginaciones te alejan de Dios, si quieres ser un ser
receptivo tienes que aprender a los pies, que hoy es la iglesia, y Él es la cabeza.

Para muchos el tiempo con Dios es sólo el rato con la lectura, pero se equivocan, los fariseos también conocían la Palabra muy
bien, y no conocieron a Jesús que era el Verbo.

Entenderás la cruz de Jesús, cuando empieces a renunciar, y llevar tu cruz, así entenderás lo que dicen las Escrituras, nadie puede
entender este Libro si no lleva cruz, van a vivir la Biblia literalmente pero sin vida.
Hay mucho para vivir, Cristo tiene mucho que darte, te da la paz, te da el amor y te da la felicidad con Él, sin Él no hay felicidad.

ECLESIASTES 8:1-9

Hemos sido sabios en Cristo para los que caminan con Él, para los que están integrados de corazón, la integración con Cristo es un
injerto real no superficial. Para estar con Cristo tenemos que ser soldados con Él, como se hace con el hierro.

El hombre que no es sabio habla mucho, pero el sabio se frena, habla sólo cuando le llega su tiempo, hay analfabetos en
Cristo, que oyen la Palabra pero no la retienen, no tiene cabida, es rechazada, sin sabiduría no podemos obedecer a Dios.
Hay personas que cuanto más son bendecidos, y van para atrás, y a otros que sólo se les deja caer una gota, y les sale un gran
agradecimiento.
Tenemos que ser agradecidos con nuestro pastor a Dios.

El hombre quiere que se le vea, busca su propia adoración a sí mismo,  sus propias virtudes, y ahí no hay nada, está muerto,
hay que morir para vivir en el espíritu. El que trata de salvar su vida con su razonamiento morirá, pero el que la pierda…. El que
pierda sus derechos… el que renuncie… el que pierda reconocimientos, grandezas, posiciones… el que pierde todo esto por Jesús
hallará la vida.

Un cristiano para ser teócrata, tiene que vivir solamente en el Reino de Dios, no tiene que llamarle a este mundo “reino” aunque esté
en este mundo pero no eres de este mundo, sino del Reino de los Cielos. Hay discípulos que no aparecen en los púlpitos, pero son
teócratas,  que están deseando estar con Él, hablan con Él en el corazón, todo el tiempo.
Si entras en la sabiduría tu rostro tosco que no tiene luz te iluminará, tienes que oír en el corazón, se mudará tu rostro que no cree,
la sabiduría de Dios es para que escapes del diablo.

Tienes que amar la cruz, porque el Señor está cerca de los que sufren en Él no por nuestras rebeldías, Él está cerca de los que
mueren a eso.
Dios te va a probar todo lo que dices. Si no tienes lucha espiritual tienes tu vida abandonada, tu corazón abandonado.