IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

APRECIA LA ENSEÑANZA QUE RECIBES

>>VOLVER AL MENU DE PREDICAS ESCRITAS
Dios te da su amor para que lo repartas
Cuando Dios te trae un juicio se te acabó, así que si te comportas como un niño carnal te saldrá caro. La gente aprende porque
Dios actúa no porque tú prediques muy bien. Si vives en las simplezas vas a estar siempre mal. Jesús te dice si me eres fiel en lo
poco sobre mucho te pondré. No lo dice para aquí en la tierra sino para allí en el cielo.
Él quiere que seas rico en gracia.
Cuando Dios viene a salvar quiere hacerlo para toda tu familia. Pero en estos
tiempos la maldad ha aumentado tanto, que Dios tiene que acortar el tiempo por causa de
los escogidos. Asimismo  tenemos las vírgenes insensatas que se enfriaron pero hay
otras cinco que no se apagaron, que se mantuvieron velando.

Cuando los gobiernos se corrompen y se saltan la ley de Jehová (Levíticos 22)  todo va a
peor (varón con varón,…). Nadie se puede hacer asimismo siervo, hay un régimen
espiritual. No se puede llegar a la espiritualidad a menos que nos seas sencillo y con
naturalidad. No viene por tu mente o por ser muy entendido. Todo lo que ponemos postizo
no sirve, la persona de Dios debe ser más natural, es decir, sin añadiduras humanas. La
gente está cansada de palabras.

Sin disciplina no puede haber discipulado. El que quiere ser grande debe humillarse y
servir a los demás. El que se humilla será ensalzado. No podemos hacer común lo que el
siervo trae espiritual. Pablo decía que estaba perplejo porque hacían vana la cruz de
Cristo con su comportamiento. Debes vivir con el ejemplo, hacer lo que quieres que te
hagan a ti.

Hay cuatro tipos de discípulos: el primero es el aprendiz; luego viene el peón que ya
está fortalecido y es más adicto a la palabra; después viene el que tiene una adicción más
fuerte a la palabra ( Jesús decía el que no ama mi palabra no puede ser mi discípulo). En
la casa el líder es el varón y es la persona madura, no importa si es hombre o mujer. En
la Biblia dice que no hay varón ni hembra. El varón es la cabeza en decisiones humanas,
pero en cuanto a lo espiritual no, será el maduro; el corazón más entregado. Una persona
consagrada no vive ni tiene un rostro común. Así que el cuarto tipo de discípulo es el que
está totalmente consagrado y vive por la palabra.

Job no iba a ser más que Jesús en sufrimiento. Cuando la mujer de Job le recrimina todo
lo que había perdido, y le dice: ¿no lo vas a dejar a tu Dios? Job le dice como suelen
hablar la mujeres fatuas has hablado, y ella se fue, porque se había convertido en un
demonio. El líder es el que está más cerca de Jesús, y entiende. Quien estaba más cerca
en la casa de Lázaro era María, y Jesús le dijo: ella ha escogido la mejor parte.

Te hace siervo y sierva el servicio en la Iglesia, estar bajo órdenes y responsabilidad.
Éstos son los que están titulados por el Espíritu no por un papel. Pedro decía: apartarme
a estos para la obra del ministerio. No todos estamos en el mismo nivel. La vida cristiana
es una vida de niveles y dimensiones.
Así que no cojas la palabra que trae el siervo como común. Pasarse de listo se paga. Hacerse demasiado interesante de
entendimiento es peligroso. Quitarse vicios es muy complicado por eso cinco vírgenes se apagaron. Las otras llevaban aceite que
es la predicación, llevaban la palabra en su corazón. El pastor es el gobierno, no pueden haber dos. Dios te trajo a la iglesia para
que el pastor te entrene, es decir, te instruya. No hay que dejar de entrenarse porque sólo hay un rapto, y sino no llevas el aceite, el
alimento espiritual, que es la palabra, te quedas.

Cuando dices que estás formado, debes mirar dónde está la palabra en ti. Si quizás disertas con un “testigo de Jehová” y te
trastornan, puedes perder la fe, porque no tienes la palabra todavía en el corazón. No hagan de las enseñanzas algo común
sabiendo que el tiempo de su manifestación está cerca. Llévate contigo la palabra, cómetela, tienes que digerirla.

Si no retienes lo que comes es como si lo vomitases, nunca vas a crecer. Todavía estarás en la vieja memoria. La fe te viene
por el oír, pero no a cualquiera, sino la palabra del pastor. El pastor es tu guía y él sabe lo que te conviene para alimentarte y
prepararte, pues es el que tiene la licencia para ello. Dios los ha puesto, no el hombre.

Un predicador sino ama la venida es como sino amase a Cristo. Tiene que amar la revelación. En 2 Timoteo capítulo 3 vemos todo
lo que viene de maldad para estos tiempos. Los 4 niveles de la fe son comparables a una mujer que hizo 4 masas de pan, y cada
una de ellas tiene una participación o proporción concreta, y hay que meterlas en el horno para que se haga el pan que alimenta. No
puedes comerte la palabra cruda, hay que cocerla. Si comes algo crudo te comes los gusanos que luego te van a hacer enfermar.
Los judíos tenían una dieta y la respetaban, y no hubo ningún enfermo en los 40 años en el desierto.

Pablo decía: en vano os he predicado porque no le habéis dado el valor a la palabra. Sin santidad no podrás ver al Señor.
Dios no se agrada de los carnales. No hagamos como las cinco vírgenes que se separaron de las prudentes.

Las personas que sirven se remangan, están trabajando. Los consiervos del siervo son copilotos, no manejan el coche, van al lado
ayudándole. Cuidado con los piojitos resucitados, que son personas que se han leído 4 capítulos y ya se creen algo porque se
ponen un traje. El traje, ni el dinero, ni su inteligencia hace a un pastor. Si eres fiel en lo poco Él te pondrá sobre mucho, e incluso
podrás recibir una recompensa como la del pastor.

Pero la lengua es lo más infiel que hay en una persona. Todos los que murmuraron perecieron en el desierto cuando Moisés. La
humildad está en orar, servir y ayudar a los demás.

No digas más aquí tu siervo como dándote importancia de que eres algo, no, lo correcto es decir que vas de parte del siervo
(pastor), presentarte bajo la cobertura del pastor. El ángel de Jehová apartará, separará el trigo de la cizaña. Tu boca te hará caer.
Si caminas con personas que llevan un espíritu de maldición debes tener mucho cuidado porque serás paja y te pierdes, sé trigo.
Sino llevas contigo la buena palabra que tienes que oír, te verás comprando por ahí la unción, y eso no es buena señal.

Eliseo le pidió a Elías una doble porción de la unción, pues Elías era un grande en la fe, se cree que es el que más fe ha tenido. La fe
es la que te hace estar cerca de Dios. Hoy tenemos una fe que no tiene nada que ver con la de Elías, es una fe de amor. La fe real,
es la que el Señor se pone la mano en la boca, asombrado, como cuando dijo al centurión que no había hallado más fe en toda la
región, o como la mujer que le dijo que comía como los perrillos las migajas que caían de la mesa de sus amos. Estamos bajo la
gracia, y no debemos caer de ella, pues podemos hacerlo cuando perdemos el interés por el Verbo, el Rema, la Palabra. Debemos
postrarnos ante Dios. Hoy es tiempo de escuchar más que nunca pues de lo contrario cometeremos errores. Tu aceite proviene del
que lo tiene.

El corazón es perverso y engañoso más que todas la cosas, quien lo conocerá. Por eso el pastor vigila el rebaño. Todo lo que
hagas en el barro no funciona debes hacer un fundamento en firme. Cada vida es complicada, cada uno debe encontrar su base
que está en el corazón. Debes sacar toda la tierra de tu corazón para echar el fundamento. A Eliseo le costó dejar todo para servir a
Elías y así obtener una doble porción. Estuvo sirviendo 20 años a un profeta que era muy duro con agrado. Sólo quedo un hombre
fiel porque no había fe en aquellos días, sólo quedó Elías.

Dios no llena tu lámpara para que se te haga tu aceite rancio. Debemos bendecir a Israel porque es un pueblo que Dios lo tiene en
pausa hasta que se vaya la iglesia. Sino estás en el Espíritu búscalo. Tienen al consolador aquellos que están en otro nivel. Dios a
través de las manos del pastor te ministra la unción para que puedas ser desbloqueado, y avanzar a otra dimensión.

El amor común es el amor natural. El amor de Dios no es natural es algo increíble, es Dios porque Dios es amor. Porque el que
no ama no ha conocido a Dios, pues no ha nacido de Él.
¿Si lo has perdido, se puede recuperar? Sí, hoy mismo, pero no puedes estar entrando y saliendo, debes echar raíz. Para ser un
hijo de Dios serás probado en la obediencia.

En 2 Corintios 7:1 dice limpiaos de toda contaminación de carne y de espíritu. Satanás bloquea la mente y se hace pasar por dios,
te trae un espíritu de buena persona, de ser samaritano. Cada vez que te apuntas algo que ha sido de Dios te va a pasar la factura.
Debes aprender a vivir en la gracia que es humildad y sencillez. Jesús se humilló para que nosotros podamos vivir en la riqueza.
Está todo el mundo encastillado porque no encuentran la Paz. Y La Paz está en Jesús. La palabra debe mandar en nosotros y que
se exprese, es el don de Dios. Las insensatas no conocen el don. Si estás frío es porque recibes la palabra fríamente y no te metes
dentro de la visión del pastor. Imita su fe y verás como ves. Muchos años al lado del pastor y no has aprendido nada. Como Pablo
con Demas. Son piedras de tropiezo que complican la vida y se van a perder porque tienen el poder de hacer el mal y torcer lo
bueno.

Jesús no predicó nunca un mensaje barato. ¿Que le costó la doble porción a Eliseo, ser copiloto del siervo? Estar sirviéndole, se lo
hacía todo, su criado durante 20 años.
¿Y a Job? En el Job 6 vemos que perdió todo lo que tenía físicamente. Era el hombre más rico de su contorno. Y Dios luego le da el
doble y le restituye la familia en el capitulo 42. Y no había hijas más bellas. Job fue restaurado de una prueba no de una caída como
castigo porque Dios quería darle el doble, y le dio la capacidad para olvidar todo el sufrimiento. No tuvo que tomarse ninguna pastilla
para recuperarse.

Siempre hay fariseos que quieren destruir a pedradas lo que Dios ha creado y restaurado. Los juicios le pertenecen a Dios,
no juzgues nada antes de tiempo porque la lengua es un mundo de maldad.

Los que oyen la palabra que viene de la fe son los que se van. Muchos son los llamados y pocos los escogidos. Si te alejas de la
oración, de los deleites del Espíritu Santo, satanás sabe cómo alejarte y entretenerte.

El cristiano es una novia que vive con las botas de guerra puestas. La maldad crea traidores. No vivas de sueños y visiones sino de
la revelación que Dios le da a los espirituales, a los maduros no a los niños. Debemos vivir una vida apegada a Él. Todo el que se
acerca a Él no lo echa fuera. Los hará gente valiente y los llenará de amor para que sean transformados.

Cuando no tienes expresión es que no tienes noviazgo con Jesús. El noviazgo es saber que no quieres hacer lo malo y quieres
apartarte porque no deseas lastimarlo. Debes acercarte a Él para que te ponga el carbón encendido y te queme las impurezas. No
puedes tener un corazón nuevo hasta que Dios coja ese carbón del altar y te queme y purifique. Tendrás aún cosas que no le
agraden, pero Él va a valorar tu esfuerzo por alcanzarlo. Por la gracia, misericordia, amor y perdón podemos alcanzarlo. Nuestro
noviazgo no es natural ni carnal. La gente sensible a lo espiritual capta lo malo.

El noviazgo te transforma al igual que cuando te enamoras de la persona que Dios te pone. Que el justo me reprenda me
hace un favor. En Isaías 1:6 vemos cómo cuando los judíos resistieron la palabra de profeta, Isaías dijo: veo que no hay nada sano
en ellos de la cabeza hasta los pies tienen una hinchazón, una podrida llaga.

El amor es un fruto dulce no amargo. Hoy se ha dejado de predicar el arrepentimiento y el amor de Dios, ¿Quien puede hablar del
Amor De Dios? El que lo tiene. El amor es dulce, es pura gracia. Que bueno es acercarse a Jesús en noviazgo, estar enamorado.
Si la iglesia no se enamora de Jesús, Él no se enamora de ella. Esther halló gracia ante el Rey, eso es enamorarlo. Aprende a
enamorar a Jesús. Haz todo el énfasis en su palabra. Pues si ésta falta no tendrás aceite. Un cristiano de base es de corazón, es
buena tierra. Si te llenas de todo el entendimiento de Dios te vuelves sabio, pero si es conocimiento natural te envaneces.

El Amor es edificante, crea la paz y quita la adversidad. Dios da el amor para darlo a los pobres de espíritu, a los quebrantados,
a los enamorados de Jesús. No se puede jugar con su amor, no le eches las perlas a los cerdos.

El Espíritu quiere que gimamos dentro, esperando la manifestación de sus hijos. El éxito de un cristiano es: “… habla, oh Dios tu
siervo oye”. La letra mata pero el Espíritu vivifica. Los que están más cerca de la verdad siempre mostraran más misericordia, más
humildad y siempre serán más cariñosos. Jesús no entraba en cualquier casa, sino en la de María por ejemplo, y los fariseos
encendidos de rabia querían que reprendiese a todos pero Él en cambio mostraba amor y comprensión, y no los señalaba.

La gente hambrienta y necesitada estamos aquí despidiéndonos ya , nos vamos enamorados.