YO ME APLICO LA CRUZ

TOMAR LA CRUZ ES COGERSE DE LA MANO DE JESUS
Desde la unidad y la paz vamos a alcanzar muchas más victorias que desde otra base cualquiera. Durante el
transcurso de estos programas el Señor nos está bendiciendo tantísimo, y siempre le daremos gracias por ser un
Dios Bueno.

Los temas que podemos aprender como mujeres de Dios, son innumerables, pero siempre estará a la sombra de la
cruz en el Calvario.
Toda la enseñanza de Jesús es infinita, pero practicar la enseñanza es primordial. Si la maestra, en este caso, soy
más de práctica que de teórica, entonces las alumnas deben ser también de práctica. Todos los frutos que son del
Espíritu Santo y los que deseamos cultivar en nosotros necesitan la sangre del calvario para que crezcan. Si solo
vemos la cruz y su Sacrificio como algo ajeno a nosotros, no aprovechamos nada de lo que El sufrió.

El Señor ya nos lo dijo, que cada una debemos tomar nuestra cruz. Sin ella seguro iremos muy ligeras pero no
?alcanzaremos la meta. El sufrimiento de la cruz es válido para hacernos libres.

El sufrimiento de Jesús es el que nos ayuda a ver la meta que está delante. Llevar la cruz no es como quien
mira un monumento o algo histórico. La cruz se debe aplicar también al respeto entre Padres a hijas. Cuando una hija
le gira la cara a una madre, quiere decir que la cruz no está ahí. Una madre por muchos desaires que aparentemente
haga, nunca debe recibir desprecio de sus hijos. Como en muchos casos hay hijos que han experimentado violencia
en sus hogares, desde pequeñitos, (padres o madres alcohólicos ,abusos de todo tipo, etc) si ahora son cristianos
que toman la cruz, sabrán condenar el pecado o la situación pero a la vez abrazarán a esa madre o  ese padre .
Hoy en día se les habla a la juventud y lo que no se ve por ninguna parte, es el agradecimiento o amor a sus padres
(hablamos en general). Esto es porque van muy ligeros al caminar sin haber tomado la cruz suya en particular. Jesús
no corría cuando subia hacia el calvario.
La cruz se ve rápidamente cuando contemplas jóvenes que se esfuerzan en querer cambiar.

La cruz es lenta de cargar, Jesús la abrazó.
Si hay respeto y amor, no nos importara darnos a los demás, desde el siervo a la mujer que limpia el local de reunión,
deben cumplir todos los mismos requisitos de fidelidad.
Cuando la mujer ofreció el frasco de alabastro en los pies de Jesús, todos la juzgaron, pero hoy en día se hace lo
mismo. Cuando alguien le regala una chaqueta al pastor los que juzgan, piensa entre sí ¡pero si a su marido le hace
más falta, porque la tiene rota!
Siempre habrá gente carnal que no toman la cruz para aplicársela.

Una mujer que sabe aplicarse la cruz ve las semejanzas que suceden igual que en los tiempos de Jesús. Le
dicen siempre “sí a Jesús”.
A Jesús le regalaban perfume, lo criticaban, si al pastor le regalan un traje, lo critican también,,, Debemos aprender y
no errar en esto más veces.

Una vez estaba en una reunión de pastores congregados aparentemente para destituir a otro pastor. Todos
empezaron a acusarle y a denunciar que no tenia palabra, que no hacia bien las cosas,  pero cuando me llegó el
turno a mí y tuve que contestar, solo dije: delante mío lo puso el Señor y delante mío tendrá que ser Dios quien lo
quite, ya que yo no soy nadie para hablar mal de un hijo de Dios. Yo respeto a los demás porque ?me aplico la cruz
quien lleva cruz no deja salir sus propias opiniones.

Los que lloran es porque no se ven perfectos y necesitan cambiar para parecerse a Jesús. La cruz nos quita
la libertad de pecar. Tomar la cruz es cogerse de la mano de Jesús siempre. ¡Animo y no desmayéis que el triunfo de
Jesús es nuestro también!!
   
Bendiciones a todas las hermanas y amigas.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER AL MENU DE MUJERES CRISTIANAS