TU LLENARAS MI BOCA

DIOS NOS MUESTRA CUANDO HAY QUE HABLAR Y CUANDO HAY QUE CALLAR
Sin rivalidad abrimos el cielo para que Dios nos hable al corazón. Donde hay palabras que salen con protagonismo o
rivalidad, yo como pastora lo detecto en seguida.
Hay muchas hermanas que fallan por el hecho de hablar tanto.
A veces hay un cansancio a la hora de escuchar a estas personas. Es un defecto que cuando deben escuchar para
dejar de hablar, no saben detenerse.
No tiene nada que ver, con ser una persona habladora pero que a la vez es prudente.
Si eres habladora pero consideras y reconoces cuando alguien delante tiene preferencia a la hora de expresarse,
entonces actúas correctamente.

Por poner otro ejemplo distinto, hay hermanas que cuando explican alguna cosa cotidiana, lo hacen con un
vocabulario totalmente bíblico y resulta que por citar la biblia literalmente creen que van a impresionar, pero esto
resulta todo lo contrario.
Por eso el Señor nos dice: “abre tu boca que yo la llenaré”. Hay que saber esperar y discernir si es el Señor quien
llena nuestra boca o somos nosotros quienes nos adelantamos.
Él nos muestra cuando hay que hablar y cuando hay que callar.
No tiene nada que ver lo habladoras que podamos ser catalogadas por la sociedad. Se dice que la mayoría de
mujeres son más habladoras que los hombres y también es verdad que algunos hombres rompen esta estadística.
Nosotras nos centraremos en saber que opinan y manda el Señor para nosotras.

Lo cierto es que una mujer que es prudente y escucha más que habla, siempre será más reconocida y
apreciada, aprenderá mucho mejor las lecciones espirituales.
Si escuchamos atentamente lo que hablan las mujeres y hombres de Dios, aprenderemos tanta cosa buena, que a la
hora de compartirlo sabremos expresarlo con la misma fuerza que el Señor quiere.
También es verdad que hay mujeres habladoras pero que son prudentes, y mujeres muy calladas que la única vez
que hablan es para equivocarse y hacer daño.
En muchas ocasiones, me he dirigido a sitios donde tenía que hablarle a un grupo de mujeres, y en mi mente me he
preguntado: ¿Señor, que les voy a decir? Y el Señor me contesta: “tranquila, yo pondré en tu boca mi palabra. Tienes
que ser sencilla y actuar con lo que has aprendido”.

Una mujer prudente no confía en sus propias habilidades, sino que se apoya a la voluntad de Dios.
En mi propia vida yo he pasado de ser una mujer que casi nunca hablaba a tener que intervenir muchas veces,
porque ha habido situaciones en las que el Señor me ha demandado que actúe, eso sí, siempre con amabilidad y con
su justicia por delante.
Para decir lo que Dios quiere, debemos ser decididas pero sabias.
Las palabras que el Dios del cielo pone en nuestra boca siempre serán para edificar y no derribar.
Si alguien nos habla de parte del Señor y nos trae confusión y oscuridad, es porque hay mentira en sus palabras.
“El Señor ama mucho a las mujeres y está cerca cuando estas lo invocan de todo corazón”
   
Bendiciones a todas las hermanas y amigas.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER AL MENU DE MUJERES CRISTIANAS