SENTIR LA PRESENCIA DE DIOS

APRENDAMOS A BUSCAR LA PRESENCIA DE DIOS, PARA ELLO HACE FALTA HAMBRE
Tenemos que aprender a buscar la Presencia de dios, para ello hace falta intensidad y hambre.
Después de los temas que se han ido tocando en estas programaciones de hermanas ya hemos hablado un poquito
del amor de Dios y la unidad. Todo esto va envuelto en una nube de la presencia de Dios. Con los cinco sentidos que
Dios nos ha dado es para discernir todo lo que nos pasa. Generalmente es muy fácil sentir su Presencia cuando todo
alrededor es una balsa de aceite, pero decir que estamos sintiendo la Presencia, ¿habiendo disensiones entre las 
hermanas? No puede ser en absoluto.

Debemos por el Espíritu Santo llegar incluso a corregirnos sin temor de ofensas (si no, no sería por el Espíritu Santo).
Humanamente hacemos cosas para imitar que tenemos la presencia, pero esto no lleva a ninguna parte.
Si de verdad ofendemos en palabra o en hechos a alguien, la verdadera Presencia hace que rectifiquemos y
nos tiremos al suelo para pedir perdón. Hoy el pueblo de Dios en general, no practica el pedir perdón, es más,
incluso se le ha olvidado, reconocer sus falta. ¿Cómo de esta manera intentan hablar del Amor de Dios, de la
comprensión?

Ante los ojos de Dios, nuestra vidas están expuestas y el día que estemos ante su Persona, Él nos preguntara ¿Qué
es lo bueno que no hiciste? ¿No perdonaste? Al perdonar desde lo profundo del corazón, es cuando sentimos de
verdad su Presencia. Sin ese perdón no se alcanza la Unidad de las mujeres en el Pueblo de Dios en general.

Todos decimos amar a Dios con todo el corazón (incluso las religiones más importantes) pero lo que nos
puede hacer diferentes a los hijos de Dios es la capacidad de perdonar como Jesús. Obedecer su Palabra es
la base de una vida congregada y decidida a servirle. No viene la presencia tan fácilmente y sin perdón. Sentir un
temblor o un escalofrío no define ni lejos la Presencia. Sin cambiar mi actitud y mis ofensas, mentimos si decimos
que tenemos su Presencia. Los demás lo pueden decir según nuestro ejemplo y testimonio.
Oír estos temas y no meditarlos en el corazón es como preparar una comida deliciosa y sólo olerla y no probarla.
Empezar a reconocer lo vacías que estamos, es lo mejor para pedir perdón nosotros primero.

El Amor de Dios no actúa por libre, es exclusivo del Perdón sin condición. El Perdón de Jesús dice “Ellos no
saben lo que hacen…” nos pensamos que a nosotros nos hacen más que al Señor.
La Presencia que se siente al mirar al Dios Vivo es incomparable. La Presencia y el Amor de Dios miran a la derecha
donde está el prójimo necesitado.

Mientras uno mira al Cielo sino mira al prójimo no agrada a Dios.
Los sentimientos, las penas son muy traicioneras y no hemos de obedecerlos.
Para sentir su presencia hay que tener la boca cerrada y no considerar los sentimientos que nos rodean.
Su Presencia es pura y se marcha cuando nuestro corazón no reúne los requisitos.
La misma Presencia de Dios no te hace hablar, te hace estar en la prudencia del silencio. Él es justo y no quiere que
nos defendamos a nosotros mismos, porque nos equivocaremos seguro.

El Amor de Dios nos limita, es decir, no nos permite muchas cosas. Este nos enseña a caminar en la vida
cristiana pero cambiando todo lo viejo. No quiere su Amor dar paso a rebeldías, envidias etc. del pasado.
Si no cambio de verdad no puedo hablar de su Presencia, de experiencias en visiones, todo eso es falso, falso.
Con la Presencia, podemos llegar al final de los días, aunque afligidos, pero con su Presencia.

El Dios bueno hace que en medio de la tribulación y la persecución sintamos el Amor de Dios y su Presencia, como
en el caso de los Pastores, tienen sus espaldas cosidas de cuchillos de murmuración, pero el Dios del Cielo se
encarga de traer Paz a sus vidas.
La Presencia te prepara para recibir la persecución. No es la misma que tienen los ministerios que el pueblo. En
el caso de los Pastores de Samaria, un ángel del Señor le avisó por visión a la Pastora de que venía una prueba muy
fuerte a casa, le dijo que estuviera firme y preparada. Esta experiencia, la asustó en principio pero luego le ayudo a
estar preparada para recibir el golpe.

Para mantener su Presencia de continuo, Maru no permite nunca, nunca, que le hablen nada malo de ninguna
congregación. Si me hablan mal de otra iglesia, seguro que también lo harán de la mía después. Cada pastor dará
cuenta de la iglesia que está guiando.
Una congregación sin el Amor de Dios y sin la Presencia crea confusión en la sociedad.
Cuando hay una obstinación en las mentes, es muy difícil entender el camino. Los sentimientos deben quedarse al
lado del camino y mirar a la meta solamente.

Su Presencia debe acompañarnos siempre. A veces incluso en lugares que visitamos hemos sentido una mala
presencia (del diablo) y esto nos perjudica y debemos salir de ahí.
Las personas Ungidas por su Presencia desprenden una dulzura y una paz que contagia. La Presencia se trasvasa
de los Pastores a las personas sensibles al Espíritu.

Las cosas del Espíritu siempre merecen un respeto con temor. A veces el contraste de su Presencia con los
sentimientos de las personas crea un contraste muy fuerte; pero nunca debe provocar miedo.
La Presencia es sobrenatural y no hace desfallecer pero no se puede comparar con nada natural. Su Presencia es
más que una experiencia es el contacto de lo divino con lo terrenal.

Bendiciones.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER AL MENU DE MUJERES CRISTIANAS