LOS PECADOS DE LA CARNE

NO ES COMO LEES LA BIBLIA, SINO COMO TE HABLA LA BIBLIA
La biblia por el Espíritu te habla al corazón, y ahí es cuando recibes la palabra rema.
Los ríos internos vienen por el Espíritu, y los recibes cuando alcanzas niveles espirituales altos.
Todo lo que emprendas requiere un proceso y ese proceso te lleva a evolucionar y alcanzar grandezas.
Para ir al cielo necesitas cumplir un protocolo.

En el cielo hay puertas espirituales, Dios permite que se vean en sueños o visiones. Entre el cielo y la tierra hay
fronteras donde se separa el sistema tridimensional de la cuarta dimensión.
Dios creó todas las cosas desde la cuarta dimensión.

La blasfemia contra el Espíritu Santo es un pecado de muerte. Se blasfema contra el Espíritu cuando se
condena su obra. No podemos dar por bueno lo que están haciendo los apóstatas. No podemos hacer un balance de
salvación, ni juzgar quién se salva y quién se condena, pero no podemos aprobar la apostasía, porque la apostasía es
volverse contra Dios, y no serán salvos.
Podemos ver el nivel de maldad en el que viven algunas personas. La maldad de los de Sodoma y Gomorra subió a la
presencia de Dios, y fueron destruidas.
En los días de Noé había una apostasía muy fuerte, donde los hijos de Dios se volvieron todos contra Dios y hacían lo
malo; y dijo Dios no he hallado a ningún justo en toda la tierra, sino a Noé y a su familia.

El alma necesita tres componentes para ir al cielo: fe, amor y santidad, sin esto no hay rapto. El Señor nos
ayuda y con su gracia nos hace adelantar, pero no puedes permanecer en la duda; porque sino no podrás avanzar.
Si tienes fe, amor y santidad tienes las puertas del cielo muy anchas.
Los hijos de Dios son guiados por el Espíritu.

Hay personas que Dios les permite la salvación en el último minuto. Dios permite infartos, embolias y accidentes, y
les trae arrepentimiento.

La palabra es, las maravillas de Dios.
Hay dos tipos de pecados, los espirituales y los de la carne.
El amor de palabra no tiene valor.

1 Juan 2:5
"pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que
estamos en él."

El amor de Dios no se puede mezclar con la carne, los que tienen amor se perfeccionan.

Mateo14:22-33
"Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un
fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! 
Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y
descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y
comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y
le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento."

En la barca no se ejerce fe, tienes que salir de la barca para poder experimentar fe.
Su estilo de vida tiene que ser de fe.
La mano de Dios está para aquellos que se atreven a saltar de la barca, que toman riesgos. Tu fe está en que Dios te
va a sacar, que no te dejará hundir.

Debemos ser Cristianos como lo eran, los cristianos  primitivos.

Hebreos 11:1-40
Ahora nuestra lucha es mental.

Salmo 66:12
Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza; Pasamos por el fuego y por el agua, Y nos sacaste a abundancia.

Sino saltas de la barca no verás gloria, saltar de la barca es poner tu vida al servicio de Dios, y vivir retos
por él.

1corintios 3:1-5
"De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.
Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales;
pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque
diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?  ¿Qué, pues, es Pablo,
y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el
Señor."

Estos son los pecados de la carne, y vemos la diferencia entre un espíritual y un carnal.

Dios nos purifica, y nos hace fuertes atravez del dolor.

2 corintios 4:16
Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se
renueva de día en día.

Sal 103:5
El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila

El hombre interior se rejuvenece por la fe y la luz de Dios.
Cuando vives en santidad, tienes más luz.
Debemos hacernos merecedores de la salvación, debemos amar y respetar la palabra.
No debes vivir una vida de autojustificación, debes vaciarte del orgullo, porque sino no podrás irte en el rapto.
Debemos hacernos como niños.
Jesús abolió todos los pecados en su carne, nosotros debemos abolir nuestra carne.
Dios no te pide mucha fe, Dios te pide que uses la que tienes.

Dios no nos llamó a buscar la prosperidad material, sino a buscar la prosperidad espíritual. Todo lo que hay en la
tierra es de Dios, y se lo da a quien él quiera.

Josué 1:8
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y
hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

La palabra no defrauda, tu defraudas la palabra, y el pecado es leer la palabra con frialdad. El oído del alma oye la voz
del  Espíritu, pero cuando tu alma rehúsa consuelo quiere volar lejos.

Salmo 55:6-8
Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría. Ciertamente huiría lejos; Moraría en el
desierto. Selah  Me apresuraría a escapar Del viento borrascoso, de la tempestad.

Galatas 5:16-26
Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el
Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.  Pero si
sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio,
fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones,
herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto,
como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del
Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, Pero los que son de Cristo han crucificado la carne
con sus pasiones y deseos.  Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. No nos hagamos
vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

El que práctica estás cosas no será arrebatado, estás son obras de la carne.
Necesitamos ahora más que nunca; la fe, el amor y la santidad.
La religión crucifica a Cristo, tienes que tener cuidado de no llevar de nuevo a Cristo a la cruz.

Hay un gran combate entre  la carne y el espíritu, sino entras en el proceso de la transformación, siempre tendrás
oposición de la carne.

Salmo 14:1
Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien.

Tienes que desarrollar el nuevo nacimiento. Tenemos que vivir en santa disciplina, los abusos se pagan.
Hay que discernir y probar los espíritus.

Necesitamos el fruto del Espíritu para poder entrar al cielo. La redención de Jesús, nos trajo la nueva vida en el
Espíritu.

Gálatas 4:1-3
"Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino
que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños,
estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo."

Dios ha puesto tutores para que nos enseñen. Tienes que estar atento a la enseñanza de tu tutor, él abre el canal del
Espíritu. El Espíritu Santo es nuestro maestro; cuando te relacionas con él, te llenas de amor.
Los frutos vienen por el Espíritu, pero si estás en la carne contradices al Espíritu.
Los pecados de la carne te remontan al pasado, y la memoría te lleva al pecado.

Santiago 1:15
"Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a
luz la muerte"

El que dice que es de Cristo tiene que andar como él  anduvo.
La Biblia es un libro de gloria; debes vivirla y experimentarla.

Gálatas 6:1-3
"Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de
mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de
los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña."

Los espirituales no ponen excusas.
Una persona corrompida no puede restaurar a otros. El espiritual tiene que tener fruto. Sino tienes el fruto del Espíritu
no puedes corregir a otros.

Debes vivir en sujeción, sumisión, amor, fe y santidad.

Mateo 12:31
"Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les
será perdonada"

No hay perdón para los que murmuran o blasfeman contra el Espíritu Santo. Tienes que tener cuidado con lo
que hablas, para no cometer blasfemia contra el Espíritu Santo.

Para irte en el rapto tienes que darlo todo, tienes que perder tus derechos.
El pecado produce herida, la palabra desinfecta y cura. El Señor nos demanda todo, no tenemos potestad sobre
nuestro cuerpo.
Se puede llegar a lo más alto por la gracia en el Espíritu.
La espera del rapto nos purifica.

1Juan 3:3
"Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro."
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER A ESTUDIOS BIBLICOS