LA REGENERACION DEL ALMA

ES MUY NECESARIO QUE TENGAS HAMBRE DE DIOS,
La gloria se consigue si has luchado.
En el cielo todo es luz, todo es creado con luz, allí no hay nada material, todo es espiritual.

Cuatro puntos para saber si estás regenerando tu vida:

1- Amonestarse uno mismo.

2- la corrección, las personas empiezan a corregirse a sí mismos, no esperan que otros los corrijan, porque la
conciencia les habla que están haciendo cosas que están manchando sus vestidos espirituales.

3- Se exige al máximo, para que no hayan manchas en sus vestidos, y poder alcanzar todo en el Señor.

4- Cuando te recriminas, por cualquier mala actitud, por pequeña que sea, los que se recriminan a sí mismos están
muertos a la carne.

Debemos saber bajar, y ponernos al nivel más bajo de los hombres; pero sin pecar, para poder ganar sus almas.
Jesucristo se puso en nuestro nivel; pero sin pecar, y  ganó nuestras almas y nos salvó.

Si quieres perder peso de pecado, tienes que entrar por la puerta estrecha, perdemos en la carne, pero ganamos en
Cristo.
Cuando un luchador termina su lucha, acaba rendido, pero Dios viene y lo fortalece para la siguiente batalla.

Es muy necesario que tengas hambre de Dios, es lo principal, sino tienes hambre de las cosas del Espíritu, te
mueres espiritualmente.
Nuestras vestiduras espirituales se pueden perder. Dios no quiera parches en nuestros vestidos.
Él nos ha vestido con el vestido más grande; que es la gracia. Nos quitó las vestiduras de muerte, y nos vistió de
salvación, y con los dones.
Si has perdido tus vestidos, los puedes recuperar; con arrepentimiento verdadero, Dios en su misericordia te
perdona, y te da mucho más, pero tienes que cuidar de no perderla nuevamente.
No todos los creyentes tienen el mismo tipo de vestido; tu vestido se diferencia según el nivel espiritual en que estás.
No debemos criticar a las personas por lo que están haciendo mal, porque luego te vendrá la prueba, y lo pasarás
muy mal.

El hijo pródigo se fue de la casa de su padre; luego regresó, y su padre lo perdonó, pero él no se  volvió a ir,
se quedó con su padre. Si te fuiste de la casa de tu Padre (Dios), y regresas arrepentido, él te perdona, y te da
vestiduras limpias, tienes que cuidarlas y permanecer, si te vas no sabes si serás recibido nuevamente.

Lucas 8:5-8
"El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las
aves del cielo la comieron. Otra parte cayó sobre la piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte
cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella, la ahogaron. Y otra parte cayó en buena tierra, y
nació y llevó fruto a ciento por uno. Hablando estas cosas, decía a gran voz: El que tiene oídos para oír, oiga."

La semilla cayó en cuatro tipo de corazones, no en todos los corazones permanece la palabra.
Cuando alguien se cree mejor que otros, Dios lo humilla.

Daniel 4:29-32
"Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia, habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia
que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Aún estaba la palabra en la
boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; y de
entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y
siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo
da a quien él quiere. Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y
bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las
edades."

El mensaje no tiene nada que ver con la personalidad del hombre, depende de que el mensajero le halla creído a
Dios.

Un diamante adquiere valor si se ha pulido, sino está pulido no tiene valor, el oro obtiene quilates por medio del fuego.
Dependiendo del fuego de prueba en tu vida, es tu valor.

La iglesia es la mujer que Dios escogió, y tiene que ser la mujer idónea y virtuosa.
si caminamos en la dirección de Dios, seremos perfeccionados.
El arrepentimiento, trae regeneración en el espíritu y en el cuerpo, y Dios te da las fórmulas divinas para seguir dando
el blancor a tu vida.
Si después de tu conversión no hay regeneración, tu conversión no ha sido real, y estás acomodado en la iglesia;
pero no eres salvo, la regeneración marca tu conversión.
Una persona regenerada, produce fuerza y luz.
Cuando meditas en la palabra, cumples los mandamientos y transmites luz.
Si todo lo que haces  para salvarte son méritos humanos, estás perdiendo el tiempo; Jesús ya cumplió todos los 
méritos para salvarte, ahora los méritos que tienes que hacer es para regenerar tu alma.
Tienes que cuidar lo que ves y lo que oyes, porque las malas cosas manchan tu alma.

Salmo 51:10
"Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí."

Todo lo que haces en armonía, es de bendición; la amistad viene con la comunión.
La vida cristiana no es solo oír, es una realidad. Tienes que abrir tu espíritu para que la lluvia del cielo te llene, y no te
quedes seco.
No se puede vivir en una mente de fornicación espiritual, tienes que renovar tu mente con la palabra.

Todo creyente empieza en el punto cero, luego empieza a sumar; unos alcanzan el treinta, otros el setenta, y otros el
cien.

Mateo 19:29
"Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi
nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna."

No solo es lo que dejas, sino lo que vas a padecer por el reino de Dios. Tenemos que saber discernir las tormentas, y
las pruebas que vienen a nuestra vida.
Job no peleó contra Dios, él guardó silencio, y bendijo a Dios.
Job estaba en toda su gloria, y Dios permite que pase por está prueba de fuego, las pruebas de Dios es para
purificarnos, y subirnos de nivel.
Un creyente que es un soldado, vive para servir a su Rey; nuestro Rey es Jesucristo, y debemos vivir absorbidos por
su gracia.
Cuando no teníamos a Cristo en nuestra vida, estábamos faltos, no había satisfacción en nuestra vida, teníamos un
vacío que nadie lo podía llenar; solo Jesucristo lo puede llenar.

Juan 4:13-14
" Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua
que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida
eterna."

Cuando uno está lleno de Jesús, se siente completo.
Así como comes, y bebes para alimentar tu cuerpo, tienes que alimentarte de Jesús, los hambrientos de Jesús, son
llenos, y se va toda ansiedad de su vida, sino comes de Jesús tendrás desánimo, y ansiedad. Si bebes su agua ,
Dios pondrá ríos en tu interior, te dará sus fórmulas, y te regenera.

Dios, creó todo desde su trono, por la palabra; la palabra, son fórmulas que él nos da para que hagamos su obra.
Debemos ser absorbidos por su amor, por su palabra y por su gracia, él tiene que ser el primero en nuestra vida. No
somos perfectos, pero debemos caminar hacia la perfección.

En nuestra vida tiene que haber carga por predicar el evangelio.

Debemos sacar la religión, y el folclor de nuestra alma. Sin las fórmulas de Dios no se puede crear nada.

Romanos 10:8-9
"Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe que predicamos: que
si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás
salvo."

La palabra es la fórmula para crear, es la ciencia y la sabiduría de Dios.
En tu corazón se empiezan a fabricar las cosas, por la fe; la fe espera la promesa.

Hebreos 11:1
"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve."

Un pequeño grano de mostaza, se convierte en un árbol grande; la semilla sembrada es pequeña, pero luego
se convierte en algo grande.
La fe es una fórmula; tienes que sembrarla, y esperar el fruto.
Una semilla que se queda pequeña, y no da fruto, no puede aspirar a galardones grandes en el cielo. Lo que siembras
en la tierra, lo recogerás en el cielo.
En el cielo hay lugares mucho mejor que otros, si quieres estar cerca de Jesús, tienes que luchar, y padecer lo que
haga falta, las palabras no valen, tienes que esforzarte, no será fácil, pero tienes que luchar; tienes que ser valiente y
arrebatar el reino, estar cerca de Jesús lo vale todo; no es por los dones, o el sufrimiento que estarás cerca de él; es
por saber conocerlo, amarlo, saber recriminarse y examinar tu vida, y llorar como un niño en su presencia.

Tener hambre es: anhelo, deseo y pasión por Dios; desesperar por él.
Tienes que tener la certeza que vas a alcanzar lo que deseas, los valientes no miran obstáculos; los valientes son
justos, no le dan al enemigo ninguna opción.
Satanás tuvo envidia de Dios, y le brotó el pecado; satanás pudo amar a Dios, pero se rebeló contra él. Jesús no vivía
dentro de satanás; pero dentro de nosotros si vive, y eso es lo que más le molesta a satanás, por eso nos quiere
destruir, porque nos tiene envidia.

Los que no tienen hambre, no pueden entender a Dios.
El amor se mueve atravez de las acciones, no es palabras, son hechos. El amor es una expresión, el amor cubre.
Sin hambre, no convences a nadie; los hambrientos ridiculizan a los mentirosos que venden el Espíritu.
El hambre te da sabiduría, te hace conciente, no te dejará dormir, y estarás velando.

Apocalipsis 3:17-20
"Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un
desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego,
para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus
ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí,
yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo."
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER A ESTUDIOS BIBLICOS