LA ENVIDIA ES UN FACTOR MALIGNO

EL SEÑOR QUIERE QUE NOSOTROS SEAMOS SU REFLEJO,
que a través de nosotros el mundo pueda ver al Padre; si practicamos la palabra reflejamos al Padre. Hoy se ve en
las personas el reflejo de lo malo, pero pocos se esfuerzan por reflejar a Dios.
De todos los que se llaman dioses (Buda, Mahoma etc) ninguno resucitó al tercer día; solo Jesucristo resucitó,
ninguno de esos dioses han dejado señal de que eran Dios; Jesucristo si hizo, y dejó señales que era Dios.
Jesús murió en debilidad, pero resucitó en gloria.

Jesús escogió a Pedro; para hacer pruebas de fe con él, en el corazón de Pedro no había fe, pero Dios derramó la
palabra rema en su corazón, para darle fe. Si lo que escuchas no es palabra rema no puedes cambiar.
Dios castigará a aquellos que dicen que creen, y dudan de Dios y su palabra, a los tibios Dios los vomita. La duda es
como un cáncer terminal; te mata y te lleva al infierno.
Las personas se están preparando para una de estas tres cosas:

1- preparados para el arrebatamiento.
2- preparados para entrar a la gran tribulación.
3- preparados para ir al infierno.
Cada uno decide donde ir.

La iglesia verdadera tiene que ser restaurada. Tiene que haber una limpieza profunda en nuestro corazón, para
poder irnos en el rapto.

Joel 2:12
"Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad
vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente,
tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo."

La envidia contamina tu corazón, y te mata.
Cuando dejas de recibir; y ves que otros están recibiendo, empiezas a tener envidia.
Los hermanos de José lo vendieron por envidia.

Génesis 37:11
"Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto."

La vida de José, fue una sombra de lo que iba a vivir Jesús.

La envidia es un factor maligno.

Dios habla con personas que tienen un corazón quebrantado, él no habla con cualquiera.

Estamos en procesos, para poder pasar a ganar grados.
Los grados en el antiguo testamento eran del uno al diez, en el nuevo testamento son del uno al cien.

Mateo 19:29
"Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi
nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna."

Nuestras obras tienen que reflejar a Jesús; sino tienes una vida de oración no puedes reflejar a Jesús.

La envidia es inventora de males
La envidia, y los celos son codicia; ésto es lo que te impide avanzar, es un pecado continuo en los creyentes. Los
envidiosos esperan que los demás tropiecen. La envidia trae enfermedades.

Hebreos 11:3
"Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho
de lo que no se veía"

El que vive una vida religiosa, vive en idolatría, es una vida sin arrepentimiento. Dios quiere corazones quebrantados,
y humillados, Dios no trata con la carne.

1Juan 3:12
"No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas,
y las de su hermano justas."

Jesús fue acusado, y crucificado por envidia.

Salmo 69:4
"Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; Se han hecho poderosos
mis enemigos, los que me destruyen sin tener por qué. ¿Y he de pagar lo que no robé?"

Dios no ve con agrado la ofrenda de los envidiosos.
La envidia mata, roba y destruye; ésto se puede hacer literal o espiritualmente.
Cuando un envidioso habla provoca desastres. Por envidia se puede destruir una alma.

Job 5:2
"Es cierto que al necio lo mata la ira, Y al codicioso lo consume la envidia."

Para estar preparado tienes que ganar grados; vivir de gloria en gloria.

La envidia y los celos son una transmisión de muerte.
Las personas que viven en paz y con fe, sus deseos se le conceden.
La envidia es traicionera; los hijos del rey David lo traicionaron para robarle el reino. Toda persona que Dios levanta es
objeto de envidia.

Salmo 106:16
"Tuvieron envidia de Moisés en el campamento, Y contra Aarón, el santo de Jehová."

Hemos alcanzado el fin de los siglos, el futuro es hoy. Después del rapto entramos al milenio.

El pueblo de Israel tenía envidia de Aarón, porque él era un esclavo como ellos en Egipto, pero él alcanzó grados,
y Dios lo puso como sacerdote, superando a los demás.

Cuando  no rindes cuentas al pastor que Dios te puso, Dios te saca y te pone en una leproseria.
La gente mira sus capacidades, y se creen más que Dios.

Joel 2:12-13, 15-19
"Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad
vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente,
tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno,
convocad asamblea. Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que
maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia. Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes
ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las
naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?  Y Jehová, solícito por
su tierra, perdonará a su pueblo. Responderá Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y
seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones."

Hoy nadie se despierta por Dios. En la iglesia primitiva lo tenían todo en común, no tenían envidia.
El apóstol Pablo padeció mucho por la envidia.
Muchos predican pero no tienen el evangelio de Jesucristo, sino que te quieren engañar, para robar todo lo que tienes.
Jesús no sacó a Pedro de un seminario; Jesús derramó la palabra rema en su  corazón, y lo probó. El seminario de
Dios son las pruebas.

La salvación no tiene galardón; te salvas por creer en Jesucristo, los galardones se consiguen por la purificación del
alma.
Jesús no fue líder del sanedrín, ni de los sacerdotes; él era líder de doce hombres, él no vino a presumir de liderazgo.
Hoy todos quieren un liderazgo para presumir.

Los grados que tenemos que conseguir son espirituales, no carnales.
Felipe y Esteban eran diáconos, pero tenían grados muy altos.

1 corintios 9 :1-2
"¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? Si
para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el
Señor. "

Los campeones que van al cielo son los que claman y  gime delante de Dios.

¿ Qué dejas para conseguir grados?

Eclesiastes 4:4
"He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo.
También esto es vanidad y aflicción de espíritu."

Cuando reflejas a Jesús, despiertas envidia, y recibirás ataques y críticas.
La obra de Jesús era excelente, y eso provocó la envidia de los fariseos, por eso  lo crucificaron.
Jesús vino a quebrar los ídolos de los corazones.
Queda muy poco tiempo para el arrebatamiento, el tiempo que nos queda es para clamar y gemir. El rapto no es para
gente esplendida, sino para los que se humillan y creen.

Los pecados del alma tuercen el espíritu; ahí es cuando muchos empiezan a ser engañados por los demonios.
Lo más bonito es escuchar la palabra del Espíritu, pero la gente prefiere escuchar a los mentirosos. Eva creyó más a
la serpiente que a Dios.
El principio de la sabiduría es el temor a Jehová. Muchos se hacen pasar por sabios, sin el temor de Dios; el temor a
Jehová nos aparta del mal, y nos ayuda a guardarnos de los mentirosos.

Debemos ser despertados para poder aprender.
El pastor es el posadero, debemos andar en un mismo espíritu con él, para que todas las bendiciones no se vayan
para él, sino que también lleguen a nosotros.

Job 29:13
" La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, Y al corazón de la viuda yo daba alegría."

Tenemos que ser vaciados de todo desecho que haya en nuestra vida.
Debemos alegrarnos con los que prosperan.
Dios quiere que le conozcamos con el corazón; tenemos que amarlo más que todas las cosas.

¿ Que seguridades tienes para irte en el rapto ?
Si dices que crees en Dios ya tendrías que haberlo demostrado. Debemos marcar la diferencia con el que no ama a
Dios, sino tienes grados no marcas ninguna diferencia.
Hasta que la semilla no muera, y de fruto, no se puede ver la diferencia.
Jesús marco los grados al cien por cien.
Debemos ser santos como él es Santo.

Mateo 27:17-18
" Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo?
Porque sabía que por envidia le habían entregado."

La envidia se puede ver claramente en las personas.
La envidia de Judas, no fue perdonada; porque era maligna, y vendió a su maestro. Después de su traición, los
demonios le hablaban, y lo guiaron a la muerte.
La envidia de los hermanos de José fue perdonada, porque no causo muerte.

Salmo 73:2-3
" En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos.  Porque tuve envidia de los arrogantes,
Viendo la prosperidad de los impíos."

No debemos pecar, creyendo que somos demasiado justos, trata a los demás con la misma consideración que te
gustaría que te traten.
Con misericordia y verdad se corrige el pecado.
IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI
>>VOLVER A ESTUDIOS BIBLICOS