IGLESIA CRISTIANA EVANGELICA
SAMARIA
martes a las 19:00 h
viernes a las 19:00 h (culto de oración) 
sábados a las 18:00 h
domingos a las 11:00 h y a las 18:00 h

IGLESIA SAMARIA. TERRASSA
C/ Moncada 664 Terrassa (Barcelona - España)
Telf. (+34) 93 731 11 81
samaria@iglesiasamaria.org
MUSICALES DE SAMARIA
HORARIO DE CULTOS
LA PASION
POR TI Y POR MI

EL EFECTO DE LAS REDES SOCIALES

>>VOLVER AL MENU DE JOVENES CRISTIANOS
Dios nos ha regalado un tiempo precioso que no debemos perder
“TIENES UNA SOLICITUD DE AMISTAD DE DIOS PENDIENTE”

¿Qué es lo que nos llama tanto la atención de las redes sociales?
¿Serán la infinidad de contenidos de todo tipo que podemos ver a todas horas y  durante todos los días del año?.

¿Por qué pasamos tantas horas conectados al facebook, twitter, google plus, etc...?
Llevo mucho tiempo haciéndome esa pregunta. No nos damos cuenta pero quizás es una de las causas con la que perdemos más
el tiempo. Un tiempo muy, muy valioso que Dios nos ha regalado y que precisamente Él no quiere que desperdiciemos. Cuantos
momentos tenemos al cabo del día en los que miramos un rato el facebook, otro el instagram, escuchamos un par de canciones en
youtube y luego nos entretenemos charlando por watssap con alguien que, al fin y al cabo veremos a la mañana siguiente...

¿Sería posible que en uno de esos ratos a lo largo del día en los que miramos el móvil o el ordenador, nos pusiéramos en
contacto con Dios? Él está en linea todo el tiempo. No tiene hora de última conexión porque siempre esta conectado. Sin embargo
nunca nos acordamos de hablar con Él.
Cuando tenemos problemas acudimos a todos en busca de ayuda o de consejo, olvidándonos de aquel que resuelve hasta los
problemas más grandes y difíciles.

Muchas veces he estado ocupada por todo menos por lo que tenía que estar; quiero decir, haciendo lo que yo he querido y a mi
manera, sin contar con nadie. En esos momentos me han sucedido cosas muy serias y nadie, ninguno de mis amigos a estado a la
altura del un consejo o un buen apoyo (lo digo sabiendo que tengo buenísimas amigas). También he buscado salida en Internet,
(blogs, foros etc) ya sabéis, por aquello de la privacidad que uno necesita en según que momentos. Y por el contrario lo único que
he obtenido ha sido una serie de respuestas ajustadas a toda clase de individuos pero muy lejos de lo que yo necesitaba.
Por supuesto que a Dios no le preguntaremos sobre una receta de cocina, ni por un remedio contra la caída del cabello... pero...
Dios tiene un trato personal que nadie puede darte. Esto es algo muy serio. Nuestra vida y nuestro futuro están en juego y no
debemos dejarla a merced de las redes sociales. Mi vida, nuestra vida, hemos de conectarla con Dios directamente. Es una
conexión, que si tu no la desconectas siempre estará encendida.

Internet no es siempre malo: Por supuesto que no. Tiene tantas ventajas que no se podría desarrollar nuestra vida con normalidad
sin esa herramienta de trabajo y entretenimiento. Pero también debemos ser conscientes de sus inconvenientes.
Dicho un poco en resumen: Internet es una gran ventana abierta al pecado; en cada sitio web que transitamos nos aparecen
demasiado a menudo, ventanas con contenido muy inapropiado que lleva nuestro corazón a enlazarse con la maldad.
Yo sé que la maldad ha estado siempre en el mundo, pero lo fácil de alcanzar que esta ahora para todos los públicos no siempre ha
sido así.
Aunque es difícil evitar tanta lluvia de contenidos perjudiciales, pero tenemos que saber discernir que es lo correcto y que no lo es.
Los cristianos somos personas dotadas por Dios de un libre albedrío, el cual debemos saber usar.
Como reflexión final me gustaría animaros a aprender a controlar lo que tus cinco sentidos experimentan y no que todo lo externo los
controle a ellos.

“Tenemos a Dios de nuestro lado, pero solo, si estamos del lado de Dios.”